El ‘palo’ de GEM al emprendimiento español: sin novedad, local y sin intención de contratar

Las conclusiones del informe valoran negativamente a los emprendimientos españoles, al analizar la novedad de los mismos, su vocación internacional y sus posibilidades de contratación.

emprendimiento español

El Informe “Global Entrepreneurship Monitor" califica el emprendimiento en España como poco original, focalizado en el ámbito local y sin ambición por generar puestos de empleo. Este estudio, que analiza el estado del emprendimiento por países, es uno de los más prestigiosos y completos de este ámbito a nivel internacional.

El panorama de 2017 no difiere mucho de los resultados del año anterior. “La actividad emprendedora española, en comparación a la de otros países de características similares (economías basadas en la innovación) destaca por su acusada orientación hacia sectores de servicios dirigidos al consumo final, por su exiguo grado de novedad de los productos/servicios que desarrollan las personas emprendedoras, por su modesta vocación internacional, y por la débil ambición para lograr un negocio con al menos cinco empleados en el medio-largo plazo”, señala el estudio.

Además, añade: “en todos y en cada uno de estos últimos indicadores, la cifra española es notablemente inferior a los promedios correspondientes a las economías basadas en la innovación”.

Según los datos aportados por GEM, el porcentaje de emprendimiento español en fase inicial que ofrece productos o servicios completamente nuevos para sus clientes, es uno de las más bajos (5,4%). Esta cifra es equiparable a la de Australia y Países Bajos, pero queda notablemente por debajo de las cifras de países europeos como Reino Unido, Francia, Italia y Eslovenia.

Taiwán, a la cabeza de la originalidad

“Entre los países pertenecientes a economías basadas en la innovación destaca el porcentaje de las personas emprendedoras que manifiestan producir bienes y prestar servicios completamente nuevos en el mercado de Taiwán (37,3%)”, se destaca en el estudio.

En cuanto a términos de facturación, se extrae el dato de que el porcentaje de emprendimiento español en fase inicial que en 2017 factura a clientes internacionales se aproxima a un 25%, muy inferior a la media de las economías basadas en la innovación (alrededor de 60%).

“El nivel de orientación internacional del emprendimiento en España está bastante por debajo al de Suiza, Luxemburgo, Eslovenia y Grecia. El porcentaje de personas emprendedoras españolas con negocios en fase inicial que manifiestan tener la aspiración de contar con al menos cinco empleados a 5 años vista se mantiene alrededor del 12%”, explican en el “Global Entrepreneurship Monitor”.

Normas