España necesita crear nuevas marcas de lujo

Un informe prevé que el sector de alta gama nacional facture 21.000 millones de euros en 2025

Los expertos señalan que se debe fomentar el ‘made in Spain’

Lujo

España necesita fomentar la creación de nuevas marcas de alta gama para poder competir dentro de este sector con países europeos que mueven este sector, como son Francia e Italia. Así lo puso de manifiesto Claudia D’Arpizio, socia de la consultora Bain & Company, que presentó ayer en el Museo Thyssen-Bornemisza, junto a Círculo Fortuny y El Corte Inglés, el estudio Spanish Excellence: Today & Tomorrow, quien insistió en el problema que tiene España en cuanto al número de firmas de lujo y de alta gama. “Hay pocas marcas locales, y se necesita que haya más firmas, como ocurre en Italia, donde la mitad del mercado está copado por marcas locales”, señaló esta experta, después de analizar los datos de 50 firmas locales y unas mil globales, que vaticinó que esta necesidad no será cubierta a corto plazo, a pesar de ser uno de los países preferidos por los turistas chinos para realizar sus compras, y de ser una de las plazas elegidas por las grandes cadenas hoteleras para abrir nuevos locales, como Four Seasons o The Peninsula Hotels, que estrenarán hoteles en 2019.

De hecho, el made in Spain se sitúa por detrás de otros países con un mayor reconocimiento internacional en la alta gama personal: las ventas de marcas españolas en el mundo en 2016 representaron 1.500 millones de euros, frente a los 62.000 millones de las firmas francesas y los 55.000 millones de las italianas.

El sector del lujo y la alta gama es uno de los motores de crecimiento económico, que movió el año pasado en España 9.200 millones de euros, un 9% más que en el ejercicio anterior, según datos de la citada consultora, que calcula que las ventas podrían crecer hasta los 21.000 millones en 2025, siempre y cuando se tomen las medidas adecuadas para impulsar la marca España. “A los turistas les gustaría invertir dinero en producto de alta gama española, pero este sector tiene que tener en cuenta la experiencia de compra”, prosiguió D’Arpizio, quien hizo hincapié en los puntos fuertes de España como destino de salud y bienestar por sus campos de golf o spas, o por su oferta gastronómica.

Las cifras en España son todavía modestas comparadas con otros países de nuestro entorno, como Francia (27.000 millones) o Italia (29.000 millones)”, señaló el presidente de Círculo Fortuny, Carlos Falcó, quien destacó que en economía “no cuenta la foto fija, sino la tendencia”.

En este sentido, explicó que en España el sector creció el 9%, casi el doble que a nivel mundial, donde el avance medio fue del 5 %, y añadió que “vamos a crecer a un ritmo de entre el 9% y el 10% anual en los próximos años”, por lo que en el horizonte de 2025 podría mover entre 19.000 y 21.000 millones, “lo que nos situaría en el núcleo duro de la excelencia mundial”.
De vuelta a las cifras de 2017, las ventas de artículos personales de lujo (que no incluyen coches) creció el 12 %, hasta los 5.100 millones. Aunque este segmento ha crecido rápidamente en los cinco últimos años, España sigue ocupando el quinto lugar entre los principales países europeos.
El 85% de las compras de estos artículos correspondió a turistas, liderados por los procedentes de China, que coparon el 35% del total, mientras que los consumidores nacionales fueron responsables de entre el 15% y el 20% del gasto. El 80% de las ventas se hicieron en Madrid y Barcelona.

El gasto en hoteles y restaurantes de alta gama creció el 7 % hasta los 1.800 millones, según el citado informe, que destaca que aunque este segmento es menos “exclusivo” que en otras ciudades europeas, existen “islas de excelencia” que España puede aprovechar como factor diferencial. Entre esos factores destaca la alta cocina, que movió 149 millones y que incluye 187 restaurantes con estrella Michelin. Los productos gourmet ingresaron 1.500 millones de euros, un 5% más, con dominio de operadores locales y con una importancia cada vez mayor de las exportaciones.

Retos para el futuro

Medidas para potenciar la marca España. Las empresas españolas del sector premium tienen más en cuenta los valores tradicionales de la alta gama, como son la calidad, el prestigio, la exclusividad, el patrimonio, el diseño y la creatividad, como características primordiales, cuando deberían, según el estudio de Círculo de Fortuny, potenciar factores soft como claves del crecimiento, como son el servicio, la innovación, la oferta de productos, la comunicación y la experiencia del cliente.

Apoyo institucional. Se deberían promover medidas en el ámbito normativo y de negocio para apoyar el crecimiento en el sector en los próximos años, como, por ejemplo, acelerar y simplificar el proceso de expedición de visado a turistas de origen chino, mejorar las conexiones con vuelos internacionales y promover la exportación y la sostenibilidad.

Normas