Viajes de lujo, a medida y responsables

Trip Drop es una plataforma que pone en contacto a viajeros y a gente que necesita ayuda

Los turistas prefieren las experiencias humanas, lo auténtico y lo no monetizado

viajes
Bienvenida en un monasterio de Birmania.

La personalización es, cada vez más, la gran demanda de los consumidores en todos los campos. Y las agencias de viaje no deben quedarse atrás, los paquetes preestablecidos comienzan a ser historia y las excursiones a medida son ahora la norma.

Una de estas compañías es Deep Planet, una agencia que se adapta a los gustos de cada cliente para ofrecerle una experiencia única. Los socios, Juan Trueba y Daniel Losada, solo trabajan con lugares que hayan visitado alguno de los dos previamente, así garantizan cuidar hasta el más mínimo detalle. Más de 35 destinos repartidos entre los cinco continentes, donde Tanzania, Birmania y Camboya están entre los favoritos, aunque también ofrecen safaris en Sudáfrica y las exclusivas Maldivas.

El gasto medio por persona ronda los 5.400 euros y el 70% corresponde a lunas de miel, aunque también hay muchas familias que viajan al completo por invitación de los abuelos. De hecho, desde su página web se puede crear una lista de boda para que los invitados contribuyan regalando a los novios alguna experiencia añadida al viaje. Desde hacer tirolina en Costa Rica a descubrir la gran sabana africana en globo, pasando por aterrizar sobre glaciares en helicóptero.

No obstante, uno de los puntos fuertes de Deep Planet es Trip Drop, una página web, creada por Losada, que ayuda a poner en contacto a gente que necesita ayuda y a turistas que están en disposición de darla. La plataforma ejerce como proyecto de responsabilidad social corporativa, y por ahora, se trata de la única agencia que la ofrece como opción en el viaje. Cuando los clientes reservan un viaje con Deep Planet, les hablan de la existencia de Trip Drop, y si quieren contribuir, les ponen en contacto con algún proyecto de colaboración local en el país que vayan a visitar.

Camino de la entrega de material escolar una escuela del Lago Inle, Birmania.
Camino de la entrega de material escolar una escuela del Lago Inle, Birmania.

Se trata de un día diferente en medio de la burbuja que suponen unas vacaciones de este tipo. “El grado de implicación es diferente según la persona, hay quienes están una hora, quienes se tiran el día entero y quienes vuelven más adelante para pasar varias semanas exclusivamente ayudando”, apunta Losada, para quien más que caridad es un intercambio, pues los turistas acaban disfrutando de una experiencia única. “Desde visitando una escuela en Birmania, asistiendo a una boda en la India, o pescando con los locales y cenando lo que se ha obtenido”, añade. Además, son precisamente los habitantes los que conocen lugares que no aparecen en ninguna guía y comparten encantados estos conocimientos.

El funcionamiento de Trip Drop es que o bien los visitantes, o bien los propios locales, escriban qué necesitan y la gente que vaya a visitar lo lleve (o lo compre allí).La idea era sacar el dinero de la ecuación, que el intercambio nunca sea monetario, sino que se lleve directamente el material que se necesita”, explica el fundador de la web. Un punto muy a tener en cuenta, ya que con frecuencia, las ONGs acaban despertando la desconfianza de la población en este sentido. “Es la forma de que si tú quieres dar 10 lleguen exactamente 10”, ilustra Losada, quien contrasta todas las peticiones para verificar que son reales. La ayuda no se limita solo a objetos materiales, sino que hay quien aporta conocimientos: desde clases de inglés a saber arreglar una caldera. En Trip Drop solo trabajan con pequeñas organizaciones locales y proyectos que conocen. Además, como la ayuda se entrega en mano, se aseguran de que llega íntegra a su destino. Así también reciben el gratificante agradecimiento presencialmente.

“Se ayuda a personas, no a causas”, enuncia Losada, quien hace hincapié en que se trata de algo real, “no de ir a hacerse la foto”. Estas experiencias por las que, evidentemente, Deep Planet no cobra nada a los clientes suelen ser las que más les gustan. “La gente busca experiencias humanas, se tiende a las sensaciones que creen recuerdos, a lo no monetizado, a lo auténtico”, reitera. No obstante, Trip Drop es una plataforma abierta y gratuita para todo aquel que quiera consultarla y esté decidido a llevar ayuda, contrate o no el viaje con la agencia.

Normas