El Ibex recupera los 9.700 con la esperanza de un pacto comercial entre EE UU y China

El selectivo español lidera los avances de Europa con un alza del 0,6%

Wall Street retoma los ascensos y se subidas superiores al 1%

ibex 35
Operador de la Bolsa de Nueva York AP

Las relaciones entre EE UU y China están en el punto de mira de los inversores y a la espera de que la publicación de resultados al otro lado del Atlántico vaya cogiendo ritmo, los rumores sobre el futuro del comercio entre ambas potencias seguirán dominando el mercado. Las manifestaciones realizadas por el presidente estadounidense a lo largo del fin de semana en las que se mostraba confiado con la posibilidad de que Pekín y Washington lleguen a un acuerdo han servido para abandonar la tendencia bajista del viernes, una sesión de abultadas caídas en Wall Street.

Los inversores europeos amanecieron con este optimismo y en los primeros compases el Ibex 35 llegó a registrar subidas próximas al 1%. No obstante, al cierre el ímpetu comprador perdió fuelle y el selectivo español concluyó con un avance del 0,62%, ascenso suficiente para que el selectivo español recuperar los 9.700 puntos. De las 35 cotizadas que integran el índice de referencia de la Bolsa española, Aena (2%), IAG (1,7%) y Cellnex (1,59%) fueron los valores con mejor desempeño. En el lado opuesto se situaron Técnicas Reunidas (-2,54%), Indra (-1,59%) y Acerinox (-0,87%). 

El sector bancario se sumó a los ascensos en conjunto. Bankia subió un 1,54%; BBVA, 1,34%; CaixaBank, un 1,27; Sabadell, un 0,93% mientras Bankinter y Santander repuntaron un 0,62% y un 0,43%, respectivamente. Los inversores aplaudieron la mejora de la calificación realizada el viernes al cierre de los mercados por S&P, un movimiento que José Luis Martínez Campuzano, portavoz de la Asociación Española de Banca, califica de merecido reconocimiento. "El elevado dinamismo que muestra la economía española en estos momentos descansa en el esfuerzo realizado por la sociedad para superar los desajustes del pasado, obteniendo el mayor beneficio a través de unas condiciones de financiación muy favorables. Y sin los bancos españoles esto no habría sido posible", apunta.

Más tímido fue el comportamiento que mantuvieron el resto de índices europeos. El Dax alemán se anotó un 0,17%; el Cac francés, un 0,1%; el FTSE británico, un 0,15%, Euro Stoxx subió un 0,2% y el Mib italiano, un 0,54%. Peor suerte es la que corrió la Bolsa de Moscú que registró caídas superiores al 11% después de que EE UU haya impuesto sanciones contra una serie de compañías y empresarios rusos por la injerencia en las elecciones y los ciberataques. 

A nivel corporativo el evento más destacado en el mercado europeo es el cese del presidente de Deutsche Bank, John Cryan. El hasta entonces vicepresidente, Christian Sewing, asume la dirección de la entidad con el objetivo de poner fin a tres años de pérdidas. El relevo ha sido recibido con los brazos abiertos. La entidad alemana se ha anotado hoy un 1,16%.

Al cierre de los mercados europeos, los tres selectivos de referencia de Wall Street dejaban de lado la tendencia bajista provocada por la escalada de las tensiones entre China y EE UU así como por el débil dato de empleo de marzo y los temores a una reactivación de las tensiones inflacionistas. Con la esperanza de que la sangre no llegue al río los inversores apostaron de manera decidida por las compras. El Dow Jones sube un 1,44%; el S&P 500, un 1,52% y el tecnológico Nasdaq, un 2% en una sesión en la que Facebook comenzó a notificar a los afectados la filtración de Cambridge Analytica. En los próximos días la publicación de las actas de la última reunión de la Fed, que servirá a los inversores para conocer con más detalle el devenir de la política monetaria de EE UU, y los resultados el viernes de las cuentas de Citigroup, JP Morgan y Wells Fargo se convertirán en las principales referencias. 

Un día después de la Fed, el BCE hará lo propio. La institución ha divulgado las cifras de compra de bonos desde la puesta en marcha del programa de compra de activos el sector público. La tenencia de bonos españoles alcanza los 238.498 millones de euros, ocupando el cuarto puesto. Por delante se sitúan la deuda alemana (473.983 millones), la francesa (387.961 millones) y la italiana (337.208 millones). 

La rentabilidad de la deuda española a diez años permanece sin apenas cambios en el 1,23%, después de que la agencia de rating canadiense DBRS elevara la calificación el viernes pasado de "A baja" a "A" con perspectiva estable. La prima de riesgo también está estable en torno a 72 puntos básicos. 

Normas