S&P mejora un escalón el rating de la banca española

Mejora a Santander, BBVA, Bankia, Sabadell, CaixaBank y Bankinter

Eleva la nota de la deuda a corto plazo para la mayoría

S&P mejora un escalón el rating de la banca española

La mejora de la nota de la deuda soberana española por parte de las agencias de rating está empezando a tener sus consecuencias. Y una de ellas es que estas mismas agencias han elevado este viernes la nota a la mayoría de los bancos españoles. En este caso, S&P ha seguido la decisión que tomó hace dos semanas de situar en A- con perspectiva positiva a la deuda española y eso le ha impulsado para elevar un escalón el nivel de los bonos de Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Bankinter y Bankia.

A nivel general, S&P señala el impacto positivo sobre la banca del crecimiento económico de España. Y que esto le ha otorgado al Estado "potencial suficiente" para actuar en caso de que surgiesen problemas de financiación. Sin embargo, la agencia asegura que la banca española debe reducir más rápidamente su stock de activos improductivos, al tiempo que fortalecer su rentabilidad.

En cuanto a la entidad presidida por Ana Botín, es la única española cuyo rating supera al de España. S&P lo ha situado en A con perspectiva estable, un nivel por encima del español y cinco por encima del bono basura. En cuanto a la deuda a corto plazo mejora su calificación a A-1 desde A-2. La agencia considera que la integración con Popular continuará de forma suave y no cree que el banco asumirá gastos por los litigios en curso con Popular.

Señala como otro argumento positivo la fuerte diversificación del banco y que la buena marcha de la economía española permitirá amortiguar los problemas derivados de la inestabilidad política en el Reino Unido y Brasil. Se plantea incluso modificar la perspectiva de estable a positiva, en el caso de que Santander intensifique la emisión de su colchón de deuda anticrisis en los próximos meses más de lo esperado.

El rating de S&P para BBVA se sitúa al mismo nivel que el de la deuda española, en A-. Su nivel más alto desde 2012. Destaca su fortaleza en la banca comercial, al tiempo que considera que el papel de la economía española pueda mitigar los problemas en México y Turquía. Liga, por tanto, una mejora del rating más a que suba la nota también a España.

Con respecto a CaixaBank, deja la nota de la deuda a largo plazo en BBB+ desde BBB, pese a la creciente tensión política en Cataluña. Considera que será capaz de reducirla y mantenerse como el primer banco retail español. Sin embargo, abre la puerta a empeorar su nota en caso de que estas tensiones persistan y comprometan su peso en el resto de España. Como aspectos positivos señala la aceleración en la venta de carteras de activos improductivos que podría incluso llevar a una mejora de la nota. Ha situado a Bankinter al mismo nivel que la entidad de Jordi Gual, en el BBB+.

Finalmente, deja en el mismo nivel a la deuda de Sabadell y Bankia, en BBB desde BBB-, dos escalones por encima del bono basura. Con respecto a estas dos entidades, S&P pone el acento en la necesidad de que cumplan sus objetivos en la reducción de sus préstamos improductivos y el aumento de la rentabilidad. Espera que el ROE de Bankia se sitúe en 2019 en el 8,5%, mientras que el de Sabadell se quede en el 7%.

Fuera de la banca cotizada, solo Abanca ha ­conseguido sumarse a la mejora de la calificación. S&P la sitúa en BB, desde BB-, aún fuera del grado de inversión. También como bono basura se sitúa Ibercaja, en BB+, aunque con perspectiva positiva. Un escalón por encima se mantiene la deuda de Kutxabank, así como la de Cecabank. Los bonos de estas tres entidades no han conseguido sumarse a esta última alza de la agencia S&P.

Normas