Zuckerberg no convence al inversor y sigue la sangría de Facebook en Bolsa

Sus acciones siguen cayendo tras las primeras declaraciones del fundador de la red social

La cámara de representantes de EE UU pide al CEO que comparezca en condición de testigo

Un usuario consulta Facebook en un móvil.
Un usuario consulta Facebook en un móvil.

La Bolsa sigue sin dar tregua a Facebook. Las acciones de la compañía caían en la apertura un 1,71%, dejando entrever que las explicaciones dadas ayer por su fundador Mark Zuckerberg a través de un post en su cuenta personal de la red social y en una posterior y breve entrevista en la CNN no han convencido a los inversiones.

La plataforma social, golpeada por el escándalo de la filtración de datos de 50 millones de sus usuarios a la consultora Cambridge Analytica, había logrado frenar la sangría bursátil el día anterior (el miércoles cerró con una leve subida del 0,74%), tras conocerse que Zuckerberg rompía su criticado silencio. Pero ha resultado un espejismo. De momento, de poco ha servido que el directivo reconociera errores y prometiera medidas para evitar nuevas fugas de datos.

Facebook ha perdido más de 50.000 millones de dólares desde que arrancara esta crisis el pasado fin de semana. Y parece que queda camino para que se reponga del castigo de los inversores, más después de conocerse que se enfrenta a varias demandas colectivas y que una intensa campaña en Twitter bajo el hashtag #deletefacebook está llamando a los usuarios a abandonar la plataforma cuanto antes.

Mientras tanto, los Gobiernos también piden explicaciones. La ministra de Justicia de Alemania, Katarina Barley, ha convocado a representantes de Facebook en Europa para que den explicaciones de lo ocurrido. Y en EE UU, el Comité de Energía y Comercio y la Cámara de Representantes ha llamado a declarar a Zuckerberg en condición de testigo por la filtración de los datos al considerar que “como presidente” de la empresa, es la persona adecuada para “dar respuestas a los estadounidenses”. El consejero delegado de la red social ya aseguró a la CNN que estaría “encantado” de testificar “si eso es lo correcto”.

Por otro lado, el historiador Niall Ferguson aseguró a la CNBC que este escándalo tendrá un impacto en la empresa, y en un plazo de cinco años, “es difícil que su modelo de negocio permanezca intacto”. “La lección de la historia económica muestra que estas compañías son sensibles a dos cosas: a un cambio en el sentimiento público [en referencia a la pérdida de confianza] y a uno en el entorno regulatorio”, subrayó.

Igualmente, el inventor de la World Wide Web, Tim Berners-Lee, animó hoy al creador de Facebook al afirmar que "aunque no será fácil", puede "arreglar" los problemas que han permitido la filtración de datos de la red social. "Este es un momento serio para el futuro de la web, pero quiero que nos mantengamos con esperanza. Los problemas que vemos hoy son errores en el sistema. Los errores pueden causar daños, pero son creados por las personas y pueden ser arreglados por las personas", dijo Beners-Lee en su cuenta de Twitter. Según el reconocido informático británico, "las empresas deben trabajar con gobiernos, activistas, académicos y usuarios para asegurar que las plataformas sirven a la humanidad".

Normas