Educar a jóvenes (y padres) para un buen uso de internet

Google, BBVA y la FAD lanzan el proyecto 'Conectados'

La iniciativa quiere concienciar sobre los riesgos de las TIC

educacion
Getty Images

Os envidio, porque todos vosotros habéis nacido en una época en la que internet y las aplicaciones que utilizáis ya existían. Internet es vuestro medio, os manejáis en él como pez en el agua”. Así se dirigió ayer el director de políticas públicas de Google España, Francisco Ruiz, a un auditorio compuesto por cerca de un centenar de adolescentes de entre 14 y 16 años, durante la presentación del proyecto Conectados, en el campus de Google de Madrid. La iniciativa, puesta en marcha por el gigante de internet junto a BBVA y la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), tiene el objetivo de promover el uso adecuado y responsable de las TIC entre los jóvenes, “de las redes sociales e internet fundamentalmente”, a través de acciones dirigidas a los propios adolescentes, pero también a sus familias y docentes.

“Internet es un medio que ofrece enormes oportunidades, pero solo si es utilizado y gestionado de forma responsable. Ese es el principal reto al que nos enfrentamos, para que se ponga al servicio de todos y no se convierta en un peligro”, continuó el director global de negocio responsable de BBVA, Antoni Ballabriga. Así, Conectados trabaja en torno a tres líneas. Por un lado la investigación, para lograr conocer el impacto real de las TIC en la socialización de los más pequeños. Por otro, la sensibilidad y formación para familias y docentes, ofreciendo pautas y consejos acerca de cómo educar en el buen uso. Y por último, la acción educativa y formativa, “dirigida a adolescentes, con una aplicación lúdica y un concurso en el que ya están participando 6.000 jóvenes”, señaló Francisco Ruiz, y que estará abierto hasta el 31 de marzo.

El proyecto trabaja en torno a tres ejes, dirigidos a jóvenes y adultos

Durante la presentación del proyecto, el auditorio vivió en primera persona una demostración de este juego. En él se propone a los adolescentes el reto de encontrar a Ana, una identidad ficticia que se ha escondido voluntariamente y a la que hay que localizar siguiendo las pistas que ha dejado, tanto en su teléfono móvil como en la huella digital de sus redes sociales. A lo largo de esta búsqueda, como se pudo comprobar en la prueba que realizaron los 100 adolescentes presentes en el acto, los jóvenes se familiarizan con ideas como la importancia de saber manejar los ajustes de privacidad, no facilitar datos personales a desconocidos, no contribuir a difundir contenidos vejatorios, la netiqueta o código de conducta que hay que seguir en internet, el valor de la propiedad intelectual en la red, el respeto a la privacidad e intimidad de terceros o la reflexión sobre la supuesta veracidad de todo lo que uno se encuentra.

Los ideólogos del plan no quieren dejar de alertar de las amenazas de la red si su gestión no es la adecuada. “Internet simplifica los procesos, facilita la comunicación y el acceso a la información. Pero también tiene riesgos, como el problema de no saber gestionar la identidad, el ciberbullying, el acoso o el juego online”, alertó la directora general de la FAD, Beatriz Martín, no sin recordar otros peligros derivados como la exclusión y marginación, el control, las relaciones de baja intensidad o superfluas y el aislamiento de los entornos cercanos. Solo por poner unas cifras, el 92% de los adolescentes españoles busca información en la red; el 70% sigue webs o blogs; un 49% juega online; un 74% comparte información y opinión, y un 72% sube fotos y vídeos.

Hay peligros como la marginación, el juego online o la realidad paralela e inventada

Además, como recordó el vicepresidente de la FAD, Ignacio Calderón, se corre con un riesgo extra, que es la velocidad del cambio. “Este proyecto nace incluso superado por la situación, porque el ritmo de cambio de las nuevas tecnologías es tan elevado que todo se transforma rápidamente. Nosotros, los adultos, tenemos que ser capaces de pastorear estos procesos de cambio tan vertiginosos”.

Quizá por eso, otros que tienen un papel fundamental en lo relativo a la seguridad de los jóvenes son quienes conviven con ellos. Sus padres y sus profesores. Y el citado plan también tiene previstos estos detalles. Así, para las familias se han elaborado tres vídeos informativos que, con ejemplos prácticos y cercanos, pueden servirles de orientación en este ámbito. Además, se ha elaborado un decálogo con pautas concretas, como establecer normas claras para regular el uso de internet y las nuevas tecnologías. Para los docentes, por su parte, se han habilitado cinco vídeos formativos y el acceso a un curso sobre ciudadanía digital y seguridad. El objetivo, explicaron los organizadores, es que a través de lecturas y actividades los profesores descubran cómo integrar conceptos y actividades de ciudadanía digital y seguridad en el currículo escolar.

Normas