Ibercaja aspira a mantener su independencia y salir a Bolsa en 2020

Diseña un plan estratégico a tres años en el que prevé duplicar su beneficio y ganar 277 millones de euros

Espera llegar a una rentabilidad del 9% y una eficiencia del 55%

El presidente de Ibercaja, José Luis Aguirre, y Victor Iglesias, consejero delegado de la entidad, durante la presentación.
El presidente de Ibercaja, José Luis Aguirre, y Victor Iglesias, consejero delegado de la entidad, durante la presentación.

La presión del mercado y del supervisor europeo para que la banca mediana se fusione parece que no afecta a Ibercaja. La entidad aragonesa ha presentado este sábado su plan estratégico a tres años (2018-2020) en Zaragoza con el objetivo de llegar en tres años a una rentabilidad o ROTE (rentabilidad sobre el capital tangible) superior al 9%, según han explicado su presidente, José Luis Aguirre, y su consejero delegado, Victor Iglesias.

Esta rentabilidad está por debajo de los ratios que han presentado otros bancos españoles para el mismo periodo, y que sitúan este ROTE entre un 11% a un 13%, aunque su ROE, es decir, rentabilidad sin tener en cuenta los tangibles está en un punto o dos porcentuales por debajo, lo que no ocurre en el caso de Ibercaja, entidad en el que el ROE es muy superior al ROTE. En 2017 su ROE fue del 10% y su ROTE del 5,3%, según explicaron sus responsables.

El plan estratégico de Ibercaja también fija suplicar su beneficio recurrente, lo que supone llegar a unas ganancias de 277 millones de euros (en 2017 obtuvo un resultado de 138,4 millones). “El dinamismo comercial que se va a conseguir en este ciclo permitirá avanzar de forma sustancial en las principales métricas de rentabilidad y solvencia del banco. Así, para 2020 hemos elevado nuestro objetivo de solvencia básica hasta el 11,5%, aspiramos a superar el 9% de ROTE, duplicando el beneficio neto de 2017 en 2020, y queremos situar nuestro ratio de eficiencia por debajo del 55% (ahora es del 70%, uno de los más altos del sector)”.

Con estas palancas el banco pretende convencer a los inversores para salir a Bolsa en 2020, límite que marca la ley a las antiguas cajas de ahorros para que sus fundaciones bajen su participación en el capital del 50% (el Banco de España pide menos del 40%). Ahora la Fundación Bancaria Ibercaja suma el 87,8%.

“Hay interés de los inversores por entrar en el capital de Ibercaja. Ya lo había y lo hay en la actualidad”, pero el precio que ofrecen está por debajo de lo que la Fundación valora su participación, explica su presidente. Y agrega que en tres años la economía estará aún mejor, a lo que se sumará la subida de los tipos de interés, con lo que el margen de la entidad se incrementará sustancialmente, por lo que su valor “será más alto”, pese a la posible presión porque se les acaba el tiempo para cotizar si Ibercaja y su Fundación no quieren ser penalizados por su alta concentración de capital en las mismas manos.

Iglesias explica que la rentabilidad a la que aspira Ibercaja está por encima del coste de capital, que está alrededor del 8%, y se encuentra también por encima de la media de la banca europea, que será del 7% en tres años, según las previsiones del BCE. De ahí el interés de los inversores por la entidad, añade. El presidente, además, recuerda que es positivo que la banca cotice, ya que aumentan los niveles de transparencia, lo que influye en la gestión de las entidades.

Pese a la insistencia de los analistas, Ibercaja aspira a “mantenernos independientes. No contemplamos compras, ni ser comprados. El nivel de concentración en España ha sido de los más altos de Europa, solo superado por Holanda y Bélgica”, declara Aguirre, para añadir “el nuevo plan aspira a consolidar a Ibercaja en 2020 “como una entidad solvente, rentable e independiente”. Estas palabras fueron repetidas en la convención de a entidad celebrada este sábado, y a la que asistieron más de 1.500 directivos.

Iglesias ha explicado que en 2020 “Ibercaja aspira a incrementar su capacidad de crecimiento rentable, aprovechando las oportunidades de los nuevos tiempos”.

Otro de los objetivos del grupo incluidos en el plan estratégico es la captación de un millón de clientes digitales y situarse en el “top3” de los indicadores sectoriales más reconocidos de calidad de servicio y reputación.

Otro reto es sumar en estos tres años 320.000 nuevos clientes, entre ellos 15.000 de banca personal y privada y 6.400 empresas.

Reducción en un 45% de los activos improductivos

  • Ibercaja espera terminar el trienio con un recorte del 45% de sus activos tóxicos. Para ello espera, como han hecho ya los grandes bancos, vender carteras mayoristas.
  • En los últimos dos años se ha desprendido de 1.600 millones de activos improductivos.
  • Aspira a llegar a acuerdos con fintech para compartir negocios, sobre todo antge el reto de la nueva norma que obliga a los bancos ceder los datos de los clientes un tercero si el cliente lo autoriza, lo que aumenta la competencia para la banca.
  • Pese al recorte de la eficiencia del 70% para pasar al 55%, la entidad no ha concretado que pueda reducirse con nuevos EREs. Ahora tiene uno en marcha, que finaliza este año, y en el que faltan por salir unos 250 empleados.
Normas