Tres de cada cuatro hipotecas de CaixaBank ya son a tipo fijo

Mantiene que este crédito para viviendas “es su prioridad”

Presume de ser la primera en apostar por el interés fijo en la nueva producción

caixabank
El presidente de CaixaBank, Jordi Gual, durante la inauguración del Foro de Economía y Finanzas, Forinvest, que se celebra en Feria Valencia. EFE/Kai Försterling EFE

Las hipotecas a tipo fijo se han convertido en las protagonistas de este segmento del negocio bancario. La previsión de una subida de tipos de interés en 2019 o a más tardar 2020 ha comenzado a marcar las estrategias de las entidades financieras para los próximos ejercicios, y dentro de ellas, se encuentran los productos tan importantes para sus cuentas de resultados como los créditos para viviendas.

CaixaBank asegura, de hecho, que las hipotecas a tipo fijo son su prioridad. “En CaixaBank priorizamos las hipotecas a tipo fijo en la nueva producción, fuimos los primeros en apostar por ella. En la actual coyuntura de tipos de interés históricamente bajos y con el objetivo de proteger a nuestros clientes, continuamos apostando por la comercialización de las hipotecas a tipo de interés fijo que le asegura al cliente una misma cuota mensual durante todo el periodo de la hipoteca y permite una mejor gestión de la economía familiar. Tenemos hipotecas a tipo fijo hasta 20 años, entre 20 y 25, y entre 25 y 30 años para la compra de primera vivienda”, explican desde la entidad financiera.

De esta forma, CaixaBank, que presume de haber sido la primera entidad española en apostar en los últimos años por las hipotecas a tipo fijo, asegura que ya más del 75% de la contratación de hipotecas para particulares y adquisición de vivienda de la nueva producción es a tipo fijo.

Fuentes de la entidad que preside Jordi Gualexplican que su cuota de mercado en hipotecas se eleva al 17,6%, una de las más altas dentro del conjunto de la banca española. A 31 de diciembre su cartera de créditos a particulares para adquisición de vivienda se elevaba a 83.089 millones de euros. De ellas, la nueva producción de hipotecas de personas físicas al cierre de 2017 sumaban  5.500 millones de euros.

Estas mismas fuentes defienden las ventajas de contratar una hipoteca a tipo fijo: El tipo de interés permanece constante durante toda la vida de la hipoteca, es decir, suban o bajen los tipos de interés en el mercado el consumidor siempre pagará lo mismo.

Por tanto, se garantiza la estabilidad en los pagos frente a la volatilidad del mercado; el cliente tiene la “total certeza de la cuota a pagar durante toda la vida del préstamo”; consigue un mejor control del gasto mensual y tiene la posibilidad de hacer proyecciones futuras certeras de ahorro e inversión.

“Una hipoteca a interés variable en mínimos históricos del euríbor deja al cliente expuesto a posibles subidas de cuota por repunte de los tipos de interés, que pueden comprometer su nivel de vida o incluso su capacidad de pago (el ratio de endeudamiento se puede deteriorar rápidamente)”, explican desde CaixaBank. Los expertos del sector añaden que si en una familia el principal gasto es una cantidad estable en el tiempo, cualquier mejora de los ingresos se traduce en una mayor capacidad adquisitiva”.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, declaró hace algo más de un mes que “incentivar que el mercado hipotecario genere hipotecas a tipo fijo (como en la próxima Ley Hipotecaria) me parece un gran acierto. Creo que en el pasado las cosas han salido bien porque los tipos de interés han bajado y, por tanto, la carga hipotecaria de las familias en un país cuyas hipotecas están referenciadas a tipos variables en su gran mayoría pues se ha reducido, y, en ese sentido, ha salido bien. Tengo que decir que, igual que los tipos de interés han bajado, podían haber tenido una evolución diferente, entonces la carga hipotecaria hubiera subido y hubiera sido un problema muy serio. Por tanto, incentivar que las hipotecas sean a tipo fijo creo que es un objetivo muy importante”.

El ejecutivo considera, además, que “el país, para ser responsable, debe endeudarse, cuando le toca, a tipo fijo y no a tipo variable, en deudas a treinta años, por lo que puede pasar con los tipos de interés”. 

Hipoteca a tipo de interés fijo entre 25 y 30 años: El tipo de interés fijo es del 2,95 % con máxima bonificación (4,15 % sin productos bonificadores).

Hipoteca a tipo de interés fijo entre 20 y 25 años: El tipo de interés fijo es del 2,50 % con máxima bonificación (3,70 % sin productos bonificadores)

Hipoteca a tipo de interés fijo hasta 20 años: El tipo de interés fijo es del 2,10 % con máxima bonificación (3,30 % sin productos bonificadores)

 Se mejora el tipo de interés mediante la contratación opcional de productos bonificadores vinculados principalmente a los ingresos domiciliados, contratación de seguros y ahorro.

Normas