Mapfre invertirá 300 millones en comprar edificios de oficinas en Europa

Firma una alianza con la gestora de fondos inmobiliarios GLL

Buscará inmuebles 'prime' en Ámsterdam, Bruselas, Milán o Luxemburgo.

Antonio Huertas, presidente de Mapfre.
Antonio Huertas, presidente de Mapfre.

La compañía aseguradora Mapfre apuesta por salir fuera de España para invertir en el inmobiliario. La compañía presidida por Antonio Huertas lanzará en los próximos meses un vehículo de co-inversión en el mercado inmobiliario destinado a adquirir oficinas prime (de calidad y en las mejores ubicaciones) en algunos de las principales ciudades europeas, según un comunicado de la propia empresa.

"El objetivo es alcanzar retornos de entre el 4% y el 6% anual de forma recurrente y diversificar la cartera frente a otro tipo de activos financieros. Este paso se enmarca en la estrategia de la compañía de incrementar gradualmente su cartera de inversiones alternativas", señala la compañía, que es propietaria de una importante cartera de inmuebles en España.

Para llevar a cabo la inversión, la aseguradora confía en la gestora alemana GLL, con la que ha firmado un principio de acuerdo para invertir hasta 300 millones de euros. El foco de la inversión se centra en las principales ciudades de Alemania y Francia, así como otros mercados cercanos como Ámsterdam, Bruselas, Milán, o Luxemburgo.

El vehículo está abierto a la incorporación de otros inversores institucionales del mundo asegurador, según la empresa, y estará gestionado por GLL, que es uno de los principales inversores en edificios de oficinas para empresas aseguradoras. Esta gestora cuentan con un volumen de activos de 7.000 millones de euros, y un equipo de más de 110 profesionales, con oficinas en 12 países.

Mapfre cuenta ya con una cartera de inmuebles singulares en España, como el de Plaza de la Independencia de Madrid, la Torre Mapfre en Barcelona, y otros inmuebles emblemáticos en diferentes países, como la Torre Mapfre en el Paseo de la Reforma de México DF, o el One Winthrop Square de Boston. La compañía cuenta con una cartera inmobiliaria de 2.271 millones, con datos a diciembre de 2017.

Tradicionalmente las aseguradoras invierten en el mercado inmobiliario para convertirse en caseros de importantes edificios de oficinas con los que conseguir retornos por alquileres. Están considerados como inversores institucionales, que buscan inversiones seguras, con poco riesgo por el tipo de activo.

La aseguradora tiene invertido sus recursos básicamente en renta fija y variable, que son activos con más liquidez, pero busca una diversificación en la cartera en estas inversiones alternativas inmobiliarias, reforzada además por salir fuera de España.

Normas