La opa de Comcast sobre Sky enseña el camino europeo a las telecos de EEUU

El grupo de cable busca ampliar su expansión en el Viejo Continente

AT&T y Verizon han acelerado la diversificación geográfica y de negocios

Brian Roberts, presidente y consejero delegado de Comcast.
Brian Roberts, presidente y consejero delegado de Comcast. Reuters

El sector europeo de las telecomunicaciones vivió la pasada semana una fuerte sacudida. El gigante estadounidense del cable Comcast anunció una opa por la británica Sky, valorada en 22.100 millones de libras (unos 24-700 millones de euros). Superaba así en 3.600 millones a la oferta presentada inicialmente por Fox. Ahora bien, este movimiento podría no ser el primero. Y es que los grandes grupos norteamericanos vuelven a mirar al Viejo Continente.

En un informe publicado tras el anuncio de la opa, la consultora especializada Analysys Mason indicó que el mercado de Europa Occidental permanece atractivo para los grandes actores estadounidenses del sector de las telecos, dada la debilidad del mercado de EE UU, que habría alcanzado ya su punto de maduración en segmentos como la telefonía móvil y la banda ancha fija.

Estos analistas afirman que los gigantes norteamericanos de las telecomunicaciones han acelerado la diversificación de sus ingresos, para reducir la dependencia del tradicional negocio de telecos, tanto por la vía de entrada a nuevos negocios como a nuevos mercados.

Así, AT&T ha mantenido una intensa actividad en fusiones y adquisiciones desde 2015 con la compra de Nextel con la posterior entrada en México (mercado en el que ha desafiado a América Móvil y Telefónica), de DirecTV y la posterior oferta por Time Warner, presentada a final de 2016, y que todavía aguarda la aprobación de los reguladores (se ha encontrado con el rechazo de la administración Trump). Verizon, a su vez, se ha reforzado en el mundo online con las adquisiciones de AOL y Yahoo, así como de los grupos dedicados a la gestión de flotas y vehículo conectado FleetMatics. La propia Fox está envuelta en la posible adquisición de Sky. De hecho, reiteró su compromiso por Sky tras la aparición de la oferta competidora de Comcast.

Con respecto a Comcast, la compra de Sky permitiría diversificar sus fuentes de ingresos, al posicionarse, no solo en Reino Unido, sino también en Alemania e Italia. Así, el volumen de negocio generado fuera de EE UU pasaría del 9% al 25%, reduciendo la exposición al mercado estadounidense de la televisión de pago. Además, Comcast ayudaría a Sky a financiar la expansión en otros países, entre los que figura la propia España (Sky lanzó en septiembre su servicio de televisión de pago en streaming en el mercado español). La dirección de Comcast destacó el ejemplo de España en el conference call que siguió a la presentación de la operación.

El consejero delegado de Comcast, Brian Roberts, dijo que Comcast utilizaría a Sky como plataforma para su expansión en el Viejo Continente. “Europa es, obviamente, un mercado altamente atractivo y con esta adquisición crearemos una plataforma de liderazgo para el crecimiento”, dijo el directivo, añadiendo que el Viejo Continente proporcionará a la compañía oportunidades de inversiones de crecimiento.

Lo cierto es que en los mercados financieros ya se ha especulado con la opción de un posible aterrizaje de grupos estadounidenses en las telecos europeas, incluso a través de una opa. Por valor de mercado la ventaja norteamericana es muy amplia. En la actualidad, AT&T y Verizon capitalizan 221.000 y 195.600 millones de dólares, respectivamente, muy por encima de las grandes operadoras europeas. Por ejemplo, Deutsche Telekom tiene una capitalización bursátil de 61.800 millones de euros, por 60.200 millones de Vodafone, 41.000 millones de Telefónica, 36.800 millones de Orange y 26.500 millones de BT Group.

No obstante, en algunos casos se pueden encontrar con la barrera de la presencia estatal en el capital de algunas de las operadoras, entre las que figuran las citadas Deutsche Telekom y Orange.

En cualquier caso, la veda ante posibles operaciones parece abrirse a cambios en el capital en los antiguos monopolios europeos. De momento ya ha habido algún movimiento incipiente. Hace pocos días, un consorcio encabezado por el fondo australiano Macquarie Infrastructure (con apoyo de algunos fondos de pensiones locales), presentó una opa por TDC, el incumbente danés, por 5.400 millones de euros.

Interés inversor por Reino Unido

Inversores. La oferta de Comcast sobre Sky ha elevado el interés inversor por el sector de las telecos y la televisión de pago en Reino Unido. El movimiento casi coincide con la renovada intención de Telefónica de colocar en Bolsa parte del capital de su filial O2. Su presidente, José María Álvarez-Pallete, dijo que la compañía está preparando la operación, sin urgencias, para cuando las condiciones del mercado sean ópticas.

Derechos televisivos. Comcast puso en valor la producción de contenidos originales de Sky, así como las alianzas con grupos como HBO, y los derechos televisivos de grandes ligas europeas de fútbol como la Premier League y la Bundesliga.

Normas