Lee esto si alguna vez te has preguntado cómo funciona Spotify

El líder de música en la red sale a Bolsa y desvela a la SEC como funcionan 'sus tripas'

Gestiona 150 millones de cuentas y soporta un tráfico de 5 petabytes diarios de música

Nunca ha ganado dinero desde su fundación y asegura que nunca pagará dividendo

Lee esto si alguna vez te has preguntado cómo funciona Spotify
EFE

Si es uno de los 159 millones de usuarios que utilizan el servicio de música por streaming Spotify es posible que alguna vez se haya preguntado cómo un programa informático es capaz de almacenar, ofrecer y reproducir, con una altísima calidad de sonido, cualquier canción, cualquier tipo de música sin interrupciones y en tiempo real. 

Pues bien los cofundadores de la app de música más grande del planeta han intentado dar una explicación aproximada de cómo idearon y cómo funciona la empresa en el folleto que han registrado en la Securities and Exchange Commision (SEC), el regulador bursátil estadounidense.

Los propietarios de Spotify han decidido convertir la empresa en pública y comenzar a cotizar para captar un máximo de 1.000 millones de dólares, de los que ninguno entrará en la empresa. Todo se lo repartirán sus accionistas. 

Esta decisión les ha obligado a desnudar la compañía. Una empresa que tenía a gala su hermetismo, ha necesitado convertirse en transparente y explicarles, a sus futuros nuevos accionistas cómo funciona. Lo ha hecho través de un documento de más de 250 páginas en el que se desgranan desde datos financieros hasta información técnica sobre una arquitectura informática que permite a sus usuarios, donde quiera que estén y en cualquier soporte que utilicen fijo o móvil, poder disfrutar de su música y sus grupos preferidos.

Quizás uno de los datos que más llama la atención es el detalle de la capacidad de almacenamiento informático que aseguran soporta su gigantesca base de datos. La compañía explica que posee un conjunto de datos amplio y diversificado que "proporciona información importante sobre el consumo de contenido y el comportamiento del usuario. Y detalla que a 31 de diciembre de 2017, este conjunto de datos es de más de 200 petabytes, en comparación con 60 petabytes que utiliza Netflix, según datos de noviembre de 2016".

Adicionalmente detalla que a diario los usuarios consultan aproximadamente cinco petabytes (en comparación con aproximadamente tres petabytes consultados diariamente en Netflix. Para hacerse una idea de la dimensión de la que puede ser la empresa del planeta con mayor capacidad de almacenamiento informático, baste decir que, según expertos, un petabyte equivale a más de 13 años de televisión en alta calidad. Solo en datos procesados durante un dí­a por Google se llega a la enorme cantidad de 20 petabytes de información. Para mayor ejemplo, las más de 10.000 millones de fotos que se han colgado en Facebook ocupan cerca de 1,5 petabytes, 

A partir de ahí explica que dado que los usuarios tienen que iniciar sesión para acceder a nuestro servicio, "rastreamos comportamientos como la reproducción de canciones, qué música se comparte, cuánta música recomendada se selecciona, cuál se omite y en qué archivos se participa activamente a través de los botones de votos".

El documento depositado en la SEC aclara que "más de 150.000 millones de este tipo de eventos se registran diariamente, dedicamos recursos sustanciales para analizar y manejar estos datos con el fin de obtener información útil con aprendizaje automático e inteligencia artificial", explica.

Y desvela que tenemos "la capacidad de personalizar y adecuar el contenido que transmitimos al medir las preferencias de un usuario individual en relación con unos 40 parámetros". Afirma que sus algoritmos están diseñados para anticipar las preferencias de un usuario utilizando factores tales como la demografía y el comportamiento de escucha en el pasado. "Además —continúa— podemos combinar el contexto situacional, como la hora del día y la ubicación, para hacer mejores recomendaciones de contenido a un usuario individual en función de su actividad actual. A medida que recopilamos y procesamos datos y entendemos mejor a nuestros usuarios, creemos que nuestra tecnología comprenderá mejor y responderá a las preferencias de nuestros clientes, mejorará aún más la experiencia general del usuario y nos diferenciará más de nuestros competidores".

El documento continua detallando que toda la música que gestiona está en la nube. "En 2016, comenzamos a migrar al servicio de nube de Google para la mayoría de nuestras necesidades de computación, almacenamiento, ancho de banda y otras. Y ya desde el 31 de diciembre de 2017, la mayoría de nuestras necesidades informáticas se atendieron desde nuestra infraestructura en la nube.

Sin precio de mercado, su valor ha llegado a 23.400 millones de euros

El folleto advierte que actualmente no existe un mercado público para la compara venta de nuestras acciones ordinarias. "Sin embargo, nuestros títulos acumulan ya un largo historial de transacciones privadas", explica el documento. Según la información disponible, la horquilla de precio de venta por acción ordinaria para tales transacciones privadas durante el año terminado el 31 de diciembre de 2017 fue de entre 37,50 y 125 dólares respectivamente. En los dos meses trascurridos de 2018 las compraventas se han cerrado entre 90 y 132,50 dólares.

Así de acuerdo con el mismo documento, la valoración más alta de la empresa según estas operaciones habría alcanzado la cifra de 23.450 millones de dólares, pero ahora será el mercado, el primer día del listing, el que decida cuanto se puede pagar por una acción de Spotify.

Se declaran una app móvil, desarrollada para aquellos que están en movimiento, integrando los últimos avances en interacción humano-máquina para la fluidez de la pantalla táctil. Y sin compromisos de plataforma, funciona igual con S X, iOS, Android, Chrome OS, Fire OS, Windows, Windows Phone, BlackBerry, Linux o Symbian.

En paralelo detallan que los datos que llegan a sus servidores de la experiencia de sus abonados "se procesan como mínimo cada 24 horas, lo que facilita a nuestros científicos analizar los comportamientos y refinar los algoritmos de búsqueda y selección. Procesos similares también se utilizan para actualizar automáticamente nuestro sistema de recomendaciones de música", explica.

Cuestión aparte es la relación de Spotify con el mundo de las discográficas, un asunto que detalla a lo largo muchas páginas relacionados con el sistema de pago de royalties. Unos acuerdos que la misma empresa califica de "extremadamente complejos", pero que según subraya le han supuesto un desembolso desde que comenzó su andadura de 8.000 millones de euros a artistas, sellos discográficos y editoriales.

Pero sin lugar a dudas, una de los aspectos mas llamativos es la lucha que declara mantener contra los robots. Cadenas de ordenadores que desde cuentas legales de la propia app intentan y en algún caso han logrado pinchar de forma masiva en determinadas canciones para desvirtuar el pago de los royalties por audición a determinados artistas. Los párrafos que dedica a este tema crucial para el presente y el futuro de Spotify son deliciosos:

"En el pasado —explica el folleto—, hemos sido y seguimos estando afectados por intentos de terceros de manipular artificialmente los conteos de flujos. Estos intentos pueden, por ejemplo, estar diseñados para generar ingresos para los titulares de derechos o para influir en la colocación de contenido en listas de reproducción creadas por Spotify o en listas de música de la industria.

Estas transmisiones potencialmente fraudulentas también pueden implicar la creación de cuentas de usuario o artistas que no sean de buena fe. Por ejemplo, una persona puede generar usuarios falsos para transmitir canciones repetidamente, generando ingresos cada vez que se transmite la canción; o puede utilizar usuarios falsos para transmitir contenido específico para aumentar su visibilidad en nuestros cuadros o de terceros.

Utilizamos una combinación de algoritmos y revisión manual por parte de los empleados para detectar transmisiones fraudulentas.

Sin embargo, es posible que no tengamos éxito en detectar, eliminar y tratar todas las transmisiones fraudulentas. En 2017, detectamos casos de operadores de robots que creaban nuevas cuentas de usuario falsas aparentemente para los propósitos anteriores.

Si en el futuro no detectamos, eliminamos y tratamos con éxito los flujos fraudulentos y las cuentas de usuario asociadas, puede resultar en la manipulación de nuestros datos, incluidos los indicadores clave de rendimiento que subyacen, entre otras cosas, a nuestras obligaciones contractuales con los titulares de los derechos y anunciantes (lo que podría exponernos al riesgo de litigio), así como dañar nuestras relaciones con anunciantes y titulares de derechos.

Además, una vez que detectamos, corregimos y divulgamos flujos fraudulentos y cuentas de usuario asociadas y los indicadores clave de rendimiento que afectan, la confianza de los inversionistas en la integridad de nuestros indicadores clave de desempeño podría verse menoscabada. Estos podrían tener un impacto material adverso en nuestro negocio, resultados de operación y condición financiera".

Normas