Siemens Gamesa planteará en la junta los incentivos para 300 directivos

Retribución valorada en 70 millones por el buen cumplimiento de la estrategia a 2020

Tacke pudiera recibir dos sueldos anuales extras y los otros directivos uno

Siemens Gamesa planteará en la junta
los incentivos para 300 directivos

Siemens Gamesa celebrará su junta de accionistas el próximo 23 de marzo con un punto en el orden del día que está llamado a crear polémica. El grupo propondrá a sus inversores la aprobación de un sistema de incentivos para 300 directivos. Estas retribuciones extras están ligadas al cumplimiento de la estrategia para el periodo 2018-2020, que incluye 6.000 despidos, el cierre de fábricas y un ajuste en costes de 2.000 millones que también afectará a sus 18.000 proveedores en todo el mundo, en algunos casos con recortes del 20% en el presupuesto de compras.

Los gestores beneficiados por esta fórmula serían el consejero delegado Markus Tacke, el resto de altos directivos y otros empleados de Siemens Gamesa y de sus filiales, hasta totalizar los 300 citados. La retribución será exclusivamente en acciones y a recibir durante el periodo 2021-2023. El reparto de títulos se realizará en base a la fórmula de 'stock awards', Cada directivo tendrá asignado un número concreto de acciones que luego se concretará en función de los objetivos de negocio conseguidos.

La cuantía de estos premios estará fijada en base la cotización media de los títulos en fechas posteriores a 2020, cuando concluye el citado plan. Tacke pudiera recibir dos veces su retribución anual y el resto de directivos los ingresos que logran en un ejercicio.

El plan alcanza a 5,6 millones de acciones. Sobre el cierre de la cotización de ayer, ese paquete de títulos tiene un valor que ronda los 70 millones.

Tacke y su equipo presentaron esta semana la estrategia L3AD que incluye importantes ajustes. Entre ellos, el despido de 6.000 trabajadores sobre una plantilla de 25.000 empleados en todo el mundo. La reconversión afecta a 408 personas en España, donde el grupo cerrará además su fábrica de Miranda de Ebro (Burgos), que tiene 134 profesionales. Tacke insistió esta semana en que su clausura es definitiva, porque las instalaciones no tienen capacidad para producir palas de hasta 60 metros de longitud y solo pueden ensamblar equipos de 40 metros como máximo.

Normas