Santander España se trasladará a su nueva sede cuando acabe la adhesión al ERE

Ocupará el edificio en el que iba a instalarse Banco Popular antes de ser intervenido

La entidad no ha concretado cuándo comenzará el traslado de la plantilla

Banco Santander
Getty Images

El Banco Santander España prepara el traslado a su nueva sede, un edificio de nueva construcción ubicado en la madrileña calle de Luca de Tena, en el que se iba a instalar el Banco Popular antes de ser intervenido y comprado por el Santander, el pasado mes de junio.

Así lo anunció el pasado miércoles la presidenta del Santander, Ana Botín, en la rueda de prensa de presentación de los resultados obtenidos por la entidad en 2017, cuando ganó 6.619 millones de euros, un 7% más, tras destinar 897 millones a cargos extraordinarios, entre ellos la integración del Popular. La presidenta no concretó cuándo comenzará el traslado de la plantilla de la filial española, actualmente ubicada en la que fuera la sede histórica de Banesto, en la madrileña Gran Vía de Hortaleza.

El nuevo edificio, de unos 120.000 metros cuadrados y construido por el estudio de arquitectura Ayala, tiene capacidad para unos 3.000 empleados, aunque el número final que lo ocupará se conocerá cuando termine el plazo de adhesión al ERE que integrará los servicios centrales de ambos bancos, el próximo 5 de febrero.

Según los últimos datos, el ERE afectará finalmente a 1.100 personas, frente a las 1.500 propuestas por el banco al inicio de las negociaciones, y las salidas serán voluntarias. El acuerdo permitirá a los empleados de 55 o más años prejubilarse con el 80% del sueldo, mediante renta mensual y con aportaciones al plan de pensiones siempre que tengan una antigüedad de al menos 15 años en la entidad. De lo contrario, el prejubilado recibirá una indemnización de una sola vez y una prima de 2.000 euros por cada trienio completo cumplido en el banco.

Para los mayores de 50 años con más de 15 de antigüedad, las salidas se producirán con una indemnización también del 80% del sueldo por 8 años, hasta un máximo de 380.000 euros, igualmente con 2.000 euros por trienio de antigüedad y una prima adicional que va entre 19.000 y 30.000 en función de los años dedicados al grupo.

En una nota interna a la que tuvo acceso EFE, el consejero delegado de Santander España, Rami Aboukhair, aseguró que el acuerdo contempla "las mejores condiciones de salida posibles" para los empleados del banco.

Según los resultados del ejercicio 2017, el Santander logró en España un beneficio neto atribuido de 1.080 millones, que fue un 57% más que el año anterior, pese a la incorporación a sus cuentas del Banco Popular, que registró unas pérdidas de 37 millones tras cargar 300 millones para cubrir los costes de integración. 

La actividad comercial de Santander España aportó al grupo un beneficio de 1.180 millones, a los que hay que sumar los 241 millones que ganó su área de financiación al consumo (SCF), al tiempo que hay que restar los 303 millones de pérdidas del área inmobiliaria y los 37 que perdió el Popular, lo que da como resultado los citados 1.080 millones de ganancia neta.

Normas