Los movimientos corporativos ganan peso frente a la refinanciación

Construcción, energía y farmacia fueron las actividades con más préstamos

La liquidez y los bajos costes beneficiaron a las empresas

préstamos pulsa en la foto

La concesión de préstamos en España mejora gracias al impulso de la economía, el saneamiento financiero llevado a cabo por las empresas durante los últimos años, la reestructuración bancaria y una mayor confianza por parte de los inversores. En 2017, el volumen concedido por las entidades ascendió a 58.677 millones de euros, un 1% menos que en 2016 –ejercicio en el que se produjo una caída del 6,8%–, de acuerdo con los datos recopilados por Thomson Reuters.

El mercado prestatario nacional permanece así en la sexta posición a escala europea, por detrás de Reino Unido, Alemania, Francia, Italia y Países Bajos.

El hecho más sobresaliente es el descenso de las operaciones de refinanciación frente al aumento de las nuevas transacciones. En el primer caso, pasaron a suponer el 64% del total respecto al 75% de 2016, mientras que en el segundo se incrementaron desde el 25% al 36%. “Estos datos muestran un creciente interés de las empresas en buscar crecimiento no orgánico y financiarlo a través de la banca”, explican desde Barclays.

La mejora de las condiciones de financiación y las oportunidades de inversión para las compañías y los fondos han reactivado las operaciones corporativas. Para BBVA, “2017 ha sido el año de la vuelta de las fusiones y adquisiciones y de los procesos competitivos y, en este sentido, los fondos de private equity se han mostrado especialmente activos en distintos sectores, sobrepasando niveles precrisis”.

2017 fue el año de los créditos comprometidos con el medio ambiente

Pese a la positiva evolución, es cierto que el resultado queda algo por debajo de las expectativas del mercado, que esperaba un repunte significativo de los préstamos. Además, la distribución no ha sido homogénea, ya que casi el 50% del volumen registrado se concentró en 15 operaciones sobre las más de 200 producidas. “El importe medio se ha reducido, pero hubo operaciones calificadas como jumbo”, dice Jorge de Sedano, responsable de banca corporativa de Commerzbank.

Las cifras de Thomson Reuters sitúan a Santander de nuevo en la primera posición como entidad con mayor importe de créditos asignados. En el ranking le siguen, por este orden, CaixaBank, BBVA, BFA Tenedora de Acciones y Crédit Agricole.

Construcción, a la cabeza

El sector constructor volvió a acaparar las mayores concesiones. También fue importante la actividad registrada en farmacia/sanidad, energía, utilities, telecomunicaciones e inmobiliario. “El sector inmobiliario sigue la misma tendencia de 2016, irrumpiendo con fuerza gracias al apetito inversor en activos españoles por parte de fondos internacionales”, aseguran en Banco Sabadell.

Entre las empresas protagonistas de las operaciones destacaron Abengoa, FCC, ACS, Acciona, Abertis, Red Eléctrica, Naturgas y Grifols.

La elevada liquidez, el incremento de la competencia y la permanencia de los tipos de interés en mínimos históricos han redundado en importantes beneficios para las compañías. “Dada la liquidez existente y la enorme competencia entre los bancos, las empresas continúan aprovechando la favorable situación del mercado de préstamos sindicados, consiguiendo bajadas en los spreads y cierta relajación de las estructuras de las operaciones”, apunta De Sedano.

En cuanto a las operaciones de extensión de plazos o de negociación de condiciones, que se han seguido dando pero con menor intensidad, se ha producido otro cambio destacable: tiene que ver, más que por “las dificultades financieras de las empresas en sí, con la actuación de sus direcciones orientadas a la mejora de condiciones en un entorno de tipos bajos, que se prevé está finalizando”, subraya David Romera, jefe de gestión de riesgo de crédito de empresas de Ibercaja.

2017 ha sido también el año de la financiación verde –comprometida con el medio ambiente– y donde algunas compañías han protagonizado las transacciones más relevantes del ejercicio. Para Antonio García Méndez, responsable de financiación de deuda global de Banco Santander, “cabe destacar un interés especial de las entidades por obtener la calificación verde en sus financiaciones, como ya ocurrió en el mercado de bonos”. Y en este ámbito, sobresalieron las adjudicaciones a Ence Energía, Red Eléctrica y Tradebe.

Otro aspecto reseñable ha sido la búsqueda por parte de las empresas de financiación alternativa. Por ejemplo, 2017 ha sido récord en el mercado de schuldscheindarlehen (pagaré bajo legislación alemana), tanto en número como en volumen de préstamos, y donde han accedido nuevos prestatarios.

Perspectivas para 2018

Impacto político. Una encuesta de Loan Market Association dice que solo uno de cada tres participantes considera que la economía global y la incertidumbre geopolítica tendrán en 2018 una mayor influencia en el mercado de préstamos sindicados.

Motores. En CaixaBank esperan un fuerte repunte de las peticiones de préstamos empresariales por la puesta en marcha del Plan Extraordinario de Inversión en Carreteras aprobado por el Gobierno y los nuevos proyectos en renovables.

Financiación. En Crédit Agricole prevén que “las empresas sigan buscando y accediendo a fuentes alternativas de financiación, aunque el mercado de préstamos sindicados seguirá siendo la principal vía por su mayor tamaño y menor volatilidad”.

Más fusiones a la vista. En ING auguran más financiación para fusiones y adquisiciones y creen que “los cambios regulatorios, las decisiones sobre tipos de interés y el desarrollo geopolítico y de política monetaria seguirán teniendo un impacto limitado”.

Refinanciación. Carlos Soriano, de Société Générale, augura más operaciones de refinanciación, aunque limitadas, ya que la mayoría de las compañías ha acudido al mercado para reducir precios en los últimos dos años.

Sectores protagonistas. Los expertos apuntan como sectores protagonistas al inmobiliario –con especial mención a socimis y hoteles–, utilities y renovables.

Riesgos. El gran reto para la banca, según Daniel Martín Haas, director de préstamos en Bankia, será “tratar con estructuras más desafiantes, como los plazos largos en la financiación de carreteras, los riegos en los proyectos renovables o la competencia de otros productos como los project bonds.

Normas