Sevilla dice que el mercado tiene "apetito" para comprar paquetes de Bankia

La entidad presentará el 27 de febrero su plan estratégico 2018-2020

El consejero delegado considera que "hay tiempo" para privatizar la firma antes de finales de 2019

Mal recibimiento de los resultados de cierre de año de Bankia por parte del mercado. Sus títulos cayeron este lunes un 4,31% (el valor que sufrió un mayor descenso), en un momento en el que la entidad busca nuevas ventanas (y la presentación de resultados es una) para colocar otro paquete importante de su capital entre inversores institucionales. Varios expertos, consideran, sin embargo, que a lo largo de los próximos días la respuesta del mercado será más positiva, lo que se reflejará en el valor de sus títulos.

Sevilla dice que el mercado tiene "apetito" para comprar paquetes de Bankia ampliar foto

La presentación de su plan estratégico a tres años (2018-2020) el próximo 27 de febrero puede ser también un impulsor del precio de las acciones de Bankia, y una nueva ventana para vender, explican las mismas fuentes, lo mismo que cuando finalice la absorción de BMN.

Estas fuentes añaden que la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri es una de las que se verán más beneficiadas por la subida de tipos de interés, tendencia que ya comienza a percibirse en las cuentas de Bankia del último trimestre.

Bankia ganó 816 millones en 2017, un 1,4% más, pero los costes de la integración de BMN asumidos al cierre del año redujeron esa cifra a 505 millones, provocando una caída del 37,3%en el resultado final. Esta operación, de hecho, supuso que Bankia arrojase unos números rojos de 235 millones de euros en el cuarto trimestre estanco como consecuencia de los 312 millones de euros que resta a la cuenta los gastos de integración de BMN.

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, afirmó a este respecto que era un “sacrificio” para obtener mejores resultados a largo plazo. Sevilla, de hecho, se mostró ayer convencido de que la integración de BMN será rápida y el 19 de marzo ya se habrá completado la unión de las plataformas tecnológicas de las dos firmas. Pero sus declaraciones no calmaron al mercado, ya que la acción siguió cayendo pese a las explicaciones de Sevilla. La razón, según algunos analistas, es que el mercado esperaba unas ganancias (sin tener en cuenta BMN) de 832 millones.

Además, todos los márgenes de la cuenta de resultados de la entidad descienden con o sin BMN. El margen de intereses cae un 9,6% con BMN, que Bankia justifica por los negativos tipos de interés, que provocaron nuevas depreciaciones de la cartera hipotecaria y un descenso del rendimiento de los bonos de Sareb (conocido como banco malo). No ayudó para su impulso la aportación de 368 millones de euros, un 52,6% más que un año antes, de los resultados por operaciones financieras como consecuencia de las plusvalías en la cartera de renta fija.

La entidad, además, explica que en el último trimestre “se observó un incremento del margen de clientes hasta el 1,55%, derivado del aumento del tipo medio al que se concedieron los créditos (hipotecas sobre todo) y del descenso del coste de los nuevos depósitos”. De esta forma, entre octubre a diciembre el margen de intereses crece un 0,9% respecto al trimestre anterior, lo que refleja “el impacto cada vez menor de la evolución de la curva euríbor sobre las hipotecas”. Su política comercial de aplicar comisiones cero a los clientes (y que mantendrá con su nuevo plan estratégico) ha impulsado la entrada de nuevas nóminas, con 107.000 clientes más en 2017.

Bankia captó un volumen de nuevas hipotecas de casi 2.000 millones, un 133,5% más. Un 40% de ellas fueron para nuevos clientes. La nueva producción de crédito al consumo creció un 14,6%, y la nueva financiación a pymes, un 30,2%. Así, la cartera crediticia, incluyendo a BMN, se situó en 123.000 millones, un 2% menos, con una morosidad del 8,9 % y una cobertura del 50,8 %.

Su ratio de capital CET1 fully loaded, que anticipa los futuros requerimientos de Basilea III, se situó en el 12,33%, frente al 13,02 % de cierre de 2016, como consecuencia de la absorción de BMN. La entidad mantendrá el dividendo en 11,024 céntimos por acción, así eleva la retribución anual al accionistas a 340 millones y al 41,7% del beneficio.

Sevilla consideró ayer que “el mercado tiene capacidad y apetito para absorber importes más relevantes que lo que se ha hecho hasta ahora” de Bankia –el FROB cuenta con algo más del 60% de su capital, tras vender en diciembre un paquete del 7% (ya vendió otro en febrero de 2014) por 818,3 millones de euros. El Estado tiene hasta finales de 2019 para llevar a cabo su privatización, aunque podría ampliar esta fecha como ya lo hizo hace dos años.

El número dos de Bankia considera que hay “tiempo razonable” para que el Estado, a través del FROB, desinvierta su participación. “El FROB tiene un mandato, un compromiso de la privatización plena de la entidad a finales de 2019 y está trabajando en principio con ese horizonte”, afirmó. Ha dejado la puerta abierta a que se puedan realizar desinversiones del FROB a través de ventas a inversiones institucionales que no sean colocaciones aceleradas.

Preguntado por la comisión del Congreso que investiga el origen de la crisis, consideró importante que logre extraer conclusiones y tome medidas para evitar que se repitan los errores del pasado.

Y tras las críticas en ese foro del expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, contra el nuevo equipo gestor, el número dos de la entidad defendió las ayudas solicitadas y recordó que fueron validadas por Europa (FMI y BCE). Rato aseguró que Goirigolzarri había pedido muchas más ayudas de las que necesitaba la entidad para su saneamiento. En concreto, pidió 17.900 millones. Sevilla recalcó que "no se puede acusar a nadie de nada. Nadie hace provisiones por deporte, sino porque hace falta hacerlas". "Es un capítulo que se cerró en su momento con todos los sellos para Bankia y el resto de las entidades", ha concluido, tras añadir que en estos años Bankia ha realizado todavía provisiones para su cartera de crédito y adjudicados de 4.200 millones de euros.

Sevilla echará de menos a Guindos si va al BCE

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, ha reconocido que echará de menos "como ministro" al titular de la cartera de Economía, Luis de Guindos, si finalmente ocupa el cargo de vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE) y ha apuntado que sus méritos profesionales "son conocidos por todos".

"No podemos valorarlo más que de manera positiva. Seguro que le echaremos de menos como ministro, pero tener mayor presencia española en Europa es una gran noticia", ha apuntado Sevilla durante la presentación de los resultados de 2017 de Bankia.

El Gobierno tiene de plazo hasta el próximo 7 de febrero para presentar una candidatura a la vicepresidencia del BCE, como explicó recientemente el propio De Guindos, que se mostró convencido de que el puesto será para España.

"Lo que puedo decir es que España va a presentar una persona para la vicepresidencia del BCE, tal y como adelantó el presidente Rajoy, en los próximos días", explicó antes de participar en la reunión de ministros de Economía y Finanzas de la eurozona (Eurogrupo) el pasado 22 de enero.

Los sindicatos mantienen las movilizaciones en el banco

La dirección de Bankia ha mantenido los 2.291 despidos planteados por la fusión con BMN por la existencia de "un entorno económico desfavorable a corto y medio plazo que justifica su propuesta", de acuerdo con un comunicado remitido este lunes por la tarde por CCOO.

Mientras el banco ha rehuido hacer comentarios sobre los comunicados sindicales, CCOO ha insistido en que no entiende que se pretenda transformar  un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) organizativo por la fusión con BMN en uno económico, sobre todo después de elevar a 340 millones el dividendo de 2017.

CCOO ha presentado en esta reunión un informe con propuestas para reducir el número de afectados del ERE en los servicios centrales, para que se limiten a 155 trabajadores.

Además ha rechazado la amortización de 362 empleos por excedencias con reserva de puesto de trabajo y la desaparición de 847 empleos de la red de oficinas por conceptos como "cercanía", "digitalización" y el mapa de asignación de recursos "MAR", por lo que se prevé el sacrificio de 145 oficinas sin un proyecto de expansión territorial.

Por ello, CCOO exige, ante este informe y las buenas noticias económicas
de Bankia, "que la empresa retire su propuesta y recupere el camino de la sensatez y la negociación".

UGT ha comentado en otro comunicado que en esta reunión se han dedicado a hablar fundamentalmente de los resultados de Bankia del año pasado y que apenas han dedicado tiempo a la estricta negociación del ERE.

Este sindicato ha considerado que el resultado del banco se ha logrado con "el trabajo duro de toda la plantilla, muchas veces trabajando con una dotación de personal muy inferior a la óptima, y con un esfuerzo profesional y personal muy importante", por lo que se pregunta si en estas circunstancias la entidad no debería tratar bien a la plantilla.

UGT coincide con CCOO en que el ERE propuesto por la dirección de Bankia es organizativo y rechaza su "propuesta indignante, tanto en número de salidas, como en condiciones económicas", por lo que ha reclamado
"condiciones dignas tanto para aquellos compañeros que desean abandonar la entidad como para aquellos que quieren seguir".

La entidad ha indicado en la presentación de resultados que es optimista sobre las posibilidades de negocio que dará BMN y el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ausente en la presentación de resultados, será el encargado de desvelar el 27 de febrero el plan estratégico del banco para 2018, 2019 y 2010.

Normas