BBVA inicia la absorción de su filial en Portugal

El banco operará así en ese país a través de una sucursal

González dice que el Portugal sigue siendo importante para el grupo

Francisco González, presidente de BBVA, y Carlos Torres Vila, consejero delegado de la entidad.
Francisco González, presidente de BBVA, y Carlos Torres Vila, consejero delegado de la entidad.

BBVA ha decidido iniciar el proceso de absorción de su filial portuguesa. La fusión se encuentra sujeta a la aprobación por los órganos sociales competentes y a la obtención de las autorizaciones administrativas pertinentes.

Una vez que se haya concretado esta operación, BBVA dotará a su estructura de "mayor eficiencia y agilidad, pondrá la tecnología al servicio de las personas y mejorará su oferta de valor a los clientes en Portugal, aprovechando el rating del grupo", explica en un comunicado en su web. A partir de ese momento, BBVA operará en Portugal a través de una sucursal que dispondrá de las mayores capacidades de gestión del grupo y podrá acceder con mayor agilidad a sus plataformas y soluciones tecnológicas. 

Actualmente, BBVA tiene en Portugal un modelo de negocio focalizado en dos segmentos de gran valor: premium (banca privada y personal), y banca de empresas y grandes corporaciones. BBVA quiere seguir creciendo con sus clientes en Portugal con una mayor eficiencia en la gestión, ganando en competitividad comercial y mejorando la calidad del servicio.

El banco que preside Francisco González asegura que Portugal sigue siendo un mercado muy importante para BBVA y, con este proceso de fusión, el banco quiere asegurar la sostenibilidad y la solidez de su negocio en el país.

BBVA anunció a finales de 2014 que iba a cerrar la mitad de sus oficinas en Portugal y despedir a 177 trabajadores, la cuarta parte de su plantilla, por las pérdidas acumuladas durante los últimos años.

Además, a finales de 2015 BBVA Portugal dijo que cerraría otras 26 oficinas y despediría a 187 trabajadores, en la que sería la última etapa del proceso de reestructuración que la entidad había iniciado un año antes.

Hace algo más de dos años, BBVA contaba en Portugal con 85.000 clientes, que le convertían en la undécima entidad financiera del país.

Normas