Ingeniería

Duro Felguera consigue tres meses de gracia de sus acreeedores

Los bancos se dan hasta el 15 de abril para cerrar la refinanciación

La empresa ha subido en Bolsa un 53% en 2018

Sede de Duro Felguera en Madrid.
Sede de Duro Felguera en Madrid.

Duro Felguera y la banca acreedora han ampliado hasta el próximo 15 de abril la fecha tope para continuar desarrollando el proceso de negociación sobre su deuda, según ha informado este martes el grupo de ingeniería CNMV. La compañía ha suscrito con Banco Santander, Santander de Leasing, Caixabank, Sabadell y Popular una prórroga al acuerdo de espera (standstill) del 30 de septiembre, que vencía ayer día 15 que establecía como fecha máxima de vencimiento el 15 de enero de este año. A la prórroga se han sumado  Bankia, BBVA, Banco Cooperativo Español y Liberbank.

La empresa se ha disparado en Bolsa este año a medida que mejoraban las expectativas sobre su proceso de reestructuración. En lo que va de 2018 gana más de un 51%. Aunque la empresa comunicó a la CNMV que no se habían producido variaciones significativas,está buscando activamente un inversor que aporte los en torno a 150 millones de euros de capital. En paralelo negocia con la banca y ha puesto a la venta la sede de Madrid.

La prórroga llega después de que en noviembre de 2017, tras la dimisión del entonces presidente, Antonio del Valle, los comités de riesgo de la banca acreedora dieran 'luz verde' a la renovación de avales a la compañía por 31 millones. Del Valle está imputado en la Audiencia Nacional por corrupción y blanqueo de capitales, señalado por la Fiscalía por firmar contratos de asesoramiento con empresas del entorno de Hugo Chávez a cambio de contratos.

Al cierre del tercer trimestre de 2017, la compañía registró unas pérdidas de 11,5 millones de euros, frente al beneficio de 1,5 millones de euros del mismo periodo del año anterior. La empresa ha explicado que su actividad, tanto a nivel comercial como operativo, se está viendo afectada negativamente por su proceso de refinanciación. En concreto, señala que la falta de disponibilidad de líneas de riesgo está limitando la nueva contratación y dificultando el avance de los proyectos en cartera.

Normas