Hasta el 19 de marzo los clientes de Bankia y BMN no recibirán el mismo servicio

La integración tecnológica que se llevará a cabo en dos meses fijará su plena unión

La entidad rebaja a los 56 años su oferta para prejubilarse

Bankia
José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia

La fusión entre Bankia y Banco Mare Nostrum (BMN) se materializó el pasado 8 de enero con la inscripción de la operación en el registro mercantil. Tres días, después, el jueves de la semana pasada, los accionistas de ambas firmas se convirtieron en inversores de las dos marcas, una vez que los titulares de la segunda se convirtieron o ya en accionistas del primero. Pero no ocurre lo mismo con la plantilla de ambas entidades, ni con los clientes.

Mientras que en la actualidad los sindicatos negocian las condiciones y el número de empleados afectados por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que ha puesto en marcha Bankia, los clientes de ambos bancos no pueden aún operar en las dos redes como si fuera una.

Será el próximo 18 o 19 de marzo cuando Bankia culmine la integración tecnológica de las dos marcas. “Ese día será por tanto el de la verdadera fusión”, señalan en Bankia. Será a partir de uno de esos dos días cuando un cliente de BMN podrá ir a una oficina de Bankia y recibir el mismo servicio, y viceversa. “Ese día estará hecha plenamente la fusión para los 8,2 millones de clientes (6,5 millones provenientes de Bankia y 1,7 millones de BMN)”, añaden fuentes de la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri, quienes han facilitado esta fecha a los sindicatos en el marco de las negociaciones del ERE.

De esa forma, las 1.855 oficinas con las que contaba Bankia cuando anunció la fusión, y las 660 de BMN en esas mismas fechas (aunque han ido cerrado sucursales desde entonces) formarán ya una sola red operativa, “en un tiempo casi récord”, señala un experto del sector, quien recuerda que la media de integración está en 18 meses a 24 meses.

En cuanto a las negociaciones sobre el ERE de ambas entidades, los sindicatos y la dirección de Bankia se volvieron a reunir ayer. En este acto, la entidad ha rebajado hasta los 56 años, desde los 57 anteriores, la edad de prejubilación en el que aplicará para integrar su plantilla con BMN (los representantes de los trabajadores reclaman prejubilaciones a partir de los 54 años).

Pese a ello, la firma que preside Goirigolzarri no ha cedido en rebajar el número de afectados por el ERE, que mantiene en 2.510 trabajadores, un 14,2% del conjunto de la plantilla. De ellos, 1.118 corresponderían a la red comercial y otros 817 a los servicios centrales, entre otros departamentos.

Los sindicatos piden que el número de salidas se reduzca a 1.800 trabajadores, o lo que es lo mismo, algo más del 10% de la plantilla.

Bankia ofrece para las potenciales prejubilaciones a partir de los 56 años de edad un porcentaje del salario bruto aún por determinar hasta los 61 años y con convenio con la Seguridad Social hasta los 63 años.

El proceso de reestructuración también prevé bajas incentivadas para los menores de 56 años con una indemnización de 25 días por año trabajado hasta un tope de 18 mensualidades más una prima de 1.000 euros por cada tres años de prestación de servicio.

Además, Bankia ha rebajado un año, hasta 2023, la fecha prevista para la homologación salarial de las plantillas de ambas entidades, mientras que la jornada laboral de los trabajadores de Bankia y BMN se equipara de inmediato.

Mejores condiciones en 2013

Además de la salida de 2.510 empleados, Bankia prevé el recorte de 200 puestos de trabajo con motivo de la digitalización y la salida de unos 375 empleados que actualmente se encuentran en excedencia voluntaria por la aplicación de otros ERE y que se incorporarán a partir de este año.

El último ERE de Bankia se aplicó en 2013, con motivo del rescate. Entonces salieron unos 5.000 trabajadores. Las bajas incentivadas se indemnizaron con 30 días por año trabajado con un límite de 22 mensualidades. Entonces se incluyó un plan de prejubilaciones para mayores de 54 años con el 60% de la retribución bruta.

Normas