Grifols se embolsará 70 millones con la venta de Tigenix a la japonesa Takeda

El laboratorio japonés presenta una opa por 520 millones

La española se dispara un 73% en Bolsa tras la oferta por la totalidad de la compañía

Víctor Grífols, presidente de Grifols.
Víctor Grífols, presidente de Grifols.

Grifols verá recompensada su apuesta por Tigenix, en la que entró en 2013 como un salvavidas. El laboratorio catalán, cotizado en el Ibex 35, obtendrá alrededor de 70 millones de euros por la venta de sus 39,4 millones de acciones a la farmacéutica japonesa Takeda, que este viernes presentó una opa voluntaria sobre la totalidad de Tigenix. Hace cinco años, Grifols pagó 12,1 millones por su participación en la biotecnológica que necesitaba recursos para seguir investigando.

 

Pero el escenario ha cambiado totalmente para Tigenix, que se ha convertido en una de las empresas más punteras del mundo en terapia celular. De hecho, la Agencia Europea del Medicamento dio el visto bueno en diciembre a su medicamento llamado Cx601, la primera terapia basada en células madre alogénicas (proveniente de donantes) que recibe una opinión positiva en Europa. Y ese fármaco –para las fístulas provocadas por la enfermedad de Crohn– espera también luz verde en EE UU.

Takeda, que hasta ahora participaba en un 4% en Tigenix y disponía de la licencia para vender Cx601 en todo el mundo excepto en EEUU, ha decidido ahora hacerse con la empresa. La japonesa tiene la intención de adquirir el 100% de las acciones a un precio de 1,78 euros en efectivo y a un precio equivalente por cada American Depositary Share (ADR), warrant y bono convertible. Esto supone valorar el conjunto de la firma en alrededor de 520 millones de euros.

El precio supone una prima del 82% respecto al precio de cierre del jueves de 0,98 euros por título. Este viernes Tigenix se disparó un 73% en la Bolsa belga (donde cotiza), hasta los 1,70 euros por título, lo que supone una capitalización de 465 millones de euros.

El sector biofarmacéutico se caracteriza por tener un elevado riesgo, ya que muchas investigaciones fracasan, y un elevadísimo coste en investigaciones, pero también una alta rentabilidad cuando una terapia se demuestra que funciona. Por eso es habitual que las grandes multinacionales farmacéuticas, como Takeda en este caso, paguen un elevado precio por hacerse con innovaciones que llevar al mercado.

La compañía tiene como origen a la antigua firma española Cellerix, fundada por la exministra socialista Cristina Garmendia, y que tras la integración con la belga Tigenix pasó a cotizar en Bruselas. Pero tanto la dirección operativa como la investigación sigue siendo desarrollada en los laboratorios madrileños de Tres Cantos. Además, cuenta con una sede en Cambridge (Massachusetts, EE UU) para crecer en ese mercado estadounidense. La empresa cotiza adicionalmente en el Nasdaq americano.

Takeda es el gran laboratorio japonés, con unos ingresos en 2016 por 16.000 millones al año y una capitalización de 38.000 millones.

Por su parte, Tigenix cuenta con el laboratorio catalán Grifols como mayor accionista, con cerca del 15% del capital. Le siguen Cormorant Asset Management (5,8%) y la propia Takeda (4,5%). Gri-Cel, titular de 32,2 millones de acciones, y la sociedad de su grupo Grifols Worldwide Operations, con 7,2 millones de acciones en forma de American Depository Shares, han confirmado de manera irrevocable que acudirán a la potencial oferta con sus títulos.

“Consideramos que la oferta pública de adquisición proyectada por parte de Takeda es un paso positivo para los titulares de valores de Tigenix y refleja el verdadero valor de nuestra dedicación a pacientes durante los últimos años. Creemos que la experiencia de Tigenix ayudará a acelerar la ambición de Takeda en desarrollar terapias innovadoras con células madre”, corroboró Eduardo Bravo, consejero delegado de Tigenix.

La oferta pública es apoyada unánimemente por el consejo de administración de Tigenix, que dará una respuesta formal a la propuesta de la oferta pública de adquisición en un memorándum en los próximos días.

Detalles de la oferta

La oferta estará sujeta a que Takeda y las empresas de su grupo sean titulares de al menos un 85% de los valores de Tigenix con derecho de voto o que den acceso a derecho de voto sobre la base de una dilución completa, así como a tres condiciones. Primera, la ausencia de un efecto material adverso que acontezca tras el anuncio. Segunda, que Cx601 obtenga la aprobación de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y, tercera, la expiración del periodo de espera bajo la ley estadounidense antimonopolio denominada Hart-Scott-Rodino Antitrust Improvements Act de 1976.

Se espera recibir la aprobación por parte de la Agencia Europea del Medicamento para Cx601 durante la primera mitad del año 2018.

Ambas empresas suscribieron un contrato de oferta y apoyo confirmando el apoyo de Tigenix y estableciendo los términos y condiciones de la oferta pública. Cowen and Company ha sido el asesor financiero de Tigenix.

Normas