tabaco
Trabajador en un estanco español.

Competencia pide que se acabe con el "monopolio" de los estancos

La CNMC pone en tela de juicio la normativa del cigarrillo electrónico

Solicita que se apueste por impuestos indirectos

El Gobierno está obligado a abrir el melón de la Ley Antitabaco para incluir las medidas aprobadas por la Comisión Europea en la última directiva sobre el tabaco. Para ello, redactó un anteproyecto de ley que este viernes ha recibido la respuesta de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

El principal punto de las recomendaciones del organismo es el de pedir que se incluya en la ley herramientas que ayuden a dejar atrás el sistema de "monopolio" en la venta a través de los estancos. En concreto, pide su "remoción" o, cuanto menos, aprobar medidas liberalizadoras en el modelo de concesión, así como en otros apartados como en el tipo de productos que pueden comercializarse en ellos.

Esta es una reivindicación de la CNMC que se ha repetido en los últimos años. El documento presentado este viernes asegura que el actual sistema "no es adecuado para proteger la salud y distorsiona la competencia".

Por otro lado, la nueva norma debe incluir las restricciones al cigarrillo electrónico que ya contemplaba la directiva. Sin embargo, el anteproyecto ha sido criticado por los productores de estos nuevos modelos de consumo de nicotina al entender que va más allá de lo dictaminado a nivel comunitario.

En este sentido, la CNMC recomienda que se busquen "alternativas menos distorsionadoras" en cuando a la restricción de la venta de estos productos a distancia. Esta norma viene a prohibir su venta a través de internet. Sin embargo, Competencia aboga por caminar hacia herramientas que garanticen la verificación de la edad o reforzar la aplicación del régimen sancionador.

Además, apunta a considerar instrumentos de política pública en el caso de los cigarrillos electrónicos como el caso de la imposición indirecta. Apuesta por incluir impuestos esfecíficos que supondrían una reducción del consumo, especialmente en jóvenes, y nutren de recursos a la Hacienda Pública. La CNMC asume que esta medida ayudaría a equipararlo a las reglas de juego de productos del tabaco.

Competencia cuestiona además que se restrinja únicamente a los estancos y a las tiendas especializadas su comercialización. El organismo entiende que esta medida no está fundamentada y además no está incluida en la directiva. También critica la limitación de venta de otros productos en estos establecimientos.

Por último, la CNMC considera que el régimen al que está expuesto el cigarrillo electrónico obliga a las empresas a dar una información sobre ventas que puede suponer aportar una información "comercialmente sensible". Insta a la ley a incluir cautelas pertinentes para paliar los posibles efectos en la competencia efectiva.

Normas
Entra en EL PAÍS