CaixaBank abre el mercado de deuda de 2018 con una emisión de cédulas

Capta 1.375 millones, con una demanda de más de 1.750 millones

Santander UK también ha colocado 1.500 millones de dólares de dólares en bonos

CaixaBank abre el mercado de deuda de 2018 con una emisión de cédulas

CaixaBank ha sido la entidad encargada de reabrir el mercado de deuda tras el parón navideño. En concreto, la entidad ha vuelto a abrir el mercado, ya lo hizo el año pasado, con una colocación de cédulas hipotecarias.

El banco ha emitido 1.000 millones de euros en cédulas hipotecarias con vencimiento en diez años en una operación llevada a cabo por Commerzbank, Natixis, Unicredit, UBS Investment Bank y la propia entidad. La colocación se ha cerrado a un precio de 22 puntos sobre el midswap –el tipo de referencia de este tipo de emisiones–, y un cupón del 1%. CaixaBank ha rebajado así el precio abonado en la primera colocación de 2017, cuando emitió 1.500 millones en cédulas a 60 puntos básicos sobre midswap. La colocación se cerró a 48 puntos básicos por debajo de la rentabilidad ofrecida por la deuda pública a igual plazo, según destacó la entidad.

Además, la entidad decidió reabrir una emisión también de cédulas realizada el pasado mes de julio con vencimiento en 2032. En concreto, ha ampliado en 375 millones de euros, fijando el nuevo importe de esa referencia en 750 millones. En este caso, el precio fue de 32 puntos básicos sobre el midswap.

Las dos emisiones recibieron una demanda que superó los 1.750 millones y contaron con el interés de los inversores institucionales, con más de 90 órdenes recibidas. El 97% de la demanda procedió de Europa.

A cierre de 2017, el banco emitió 9.736 millones de euros en cédulas hipotecarias. Ejercicio en el que colocó también 2.250 millones en deuda sénior, 2.150 millones en deuda subordinada y otros 1.000 millones en bonos convertibles, cocos, destinados a reforzar su capital.

La entidad dirigida por Gonzalo Gortázar ha seguido los pasos en el mercado de deuda a Santander UK, que este martes, primer día hábil de los mercados, aprovechó para colocar 1.500 millones de dólares en bonos en dos tramos distintos. Uno primero a cinco años por 1.000 millones y uno segundo a tres años por importe de 500 millones.

Las entidades están aprovechando el arranque de año para sacar partido a las favorables condiciones de financiación justo antes de que el Banco Central Europeo pondrá en marcha la reducción gradual de los estímulos.

Desde este mes, la institución dirigida por Mario Draghi reducirá las compras de deuda mensuales de los 60.000 millones de euros previos hasta 30.000 millones. El objetivo inicial del BCE es poner fin a estas adquisiciones el próximo mes de septiembre y en el arranque del año se han escuchado algunos mensajes de miembros de la entidad en esa línea. Así, Benoit Coeuré y Ewald Nowotny, miembros del consejo de gobernadores de la entidad, han afirmado que si la economía de la zona euro sigue creciendo como en la actualidad el plan finalizará este año. Desde que se iniciara el programa de compras de deuda en marzo de 2015, el BCE ha adquirido activos por un total de 2,118 billones de euros, de los que 1,748 millones son bonos soberanos.

Hasta mediados de diciembre, el total de las emisiones en España –incluyendo empresas, bancos, instituciones financieras y emisiones gubernamentales, ascendía a 113.685 millones de euros, según datos de Dealogic. Se trata de un 27,3% más que en todo el año 2016, aunque la cifra aún se sitúa lejos de los récords alcanzados en 2006 (264.381 millones).

Normas