Amancio Ortega
Amancio Ortega, fundador y primer accionista de Inditex.

Amancio Ortega se asegura el control de Inditex hasta 2029

Amplía el blindaje del 8,3% de Pontegadea con el que controla el grupo textil

En una junta extraordinaria de su 'family office', el 21 de diciembre, se modificó la vigencia temporal de los derechos de voto reforzados

Es el paquete de acciones más valioso de España y el segundo o tercero con mayor valor del mundo. Son solo 1.207.118 acciones, representativas del 8,3% del capital. Con ellas Amancio Ortega controla el 53% de los derechos de voto de su empresa Pontegadea Inversiones, el portaaviones familiar que aglutina la participación de control en el grupo Inditex y toda la actividad inmobiliaria de la considerada como una de las empresas de ladrillo mas grandes de Europa, con activos que atesoran 8.000 millones de euros en valor de mercado.

Ese poco más de 1,2 millones de acciones de Pontegadea son el verdadero blindaje que asegura la estabilidad del accionariado de Inditex, y lo son porque desde 2012 cuentan con un derecho reforzado de voto; cada una de ellas tiene 40 votos.

El resto del capital esta repartido por un lado en 10 millones de acciones, representativas del 69,4% del accionariado, con derecho de un voto por título, y por tanto en ellas descansa el control del 11% de los votos de la junta de Pontegadea. Y por otro, en casi 3,2 millones de acciones, el 22% del capital,  pero propietarias del  35% de los derechos de voto, merced a que este paquete cuenta con 10 votos por título.

Este blindaje de la joya de la corona del imperio de Amancio Ortega esta instituido así desde que en 2012 decidiera traspasar las acciones de Gartler, vehículo desde el que Ortega controla la mayoría de Inditex, a Pontegadea Inversiones. En aquel momento se estableció estatutariamente que los derechos reforzados de 40 votos por acción del paquete de poco más de 1,2 millones de acciones tendría vigencia hasta 2024, momento en el que cada una de ellas pasaría a tener ‘solo’ diez votos.

Pero el pasado 21 de diciembre, Amancio Ortega, de 81 años de edad, decidió ampliar la vigencia temporal de los blindajes en cinco años adicionales. Ese día una junta de accionistas de Pontegadea Inversiones, sociedad en la que a la postre solo participan el propio Amancio Ortega y su esposa Flora Marcote, se aprobó que el blindaje tal y como esta concebido en la actualidad no dejaría de tener vigencia hasta el 1 de febrero de 2029, momento en el que Ortega contará ya con 93 años. Según los nuevos estatutos de Pontegadea en esa fecha las acciones de su propiedad que hasta entonces contarán con 40 votos cada una pasarán a disponer de 10 votos cada una.

Según explicaron fuentes de la empresa, hace ya cinco años, el blindaje se estableció entonces para, a la vista de que la propiedad efectiva de Gartler, entidad en la que Amancio Ortega tenía depositada su participación en Inditex pasaba a ser de Pontegadea, mandar al mercado un mensaje claro y nítido de estabilidad.

Es decir, que ya fuera a través de Gartler, a través de Pontegadea o a través de cualquier vehículo que se estableciera como control efectivo de la cadena de tiendas, por las razones que fueran, al final se aseguraba a los inversores de todo el mundo que seguía siendo el propio Amancio Ortega, con ese derecho reforzado de voto en 1,2 millones de acciones, el que seguiría ostentando el control de la gestión.

El resto de las acciones de Pontegadea sin derecho de voto reforzado podrían valer eventualmente para cualquier operación corporativa que se quisiera llevar a cabo con terceros. Circunstancia que desde entonces no se ha planteado...

Normas
Entra en EL PAÍS