Pedro Alonso: “Las ejecutivas siguen prefiriendo el tacón”

Pedro Alonso: “Las ejecutivas siguen prefiriendo el tacón”

Este zapatero fundó hace año y medio la firma de zapatos Avenue

Su obsesión es darle confort al zapato de tacón de las señoras

Nada más finalizar los estudios de Económicas en España, se marchó a recibir un curso en la Universidad de Columbia. De ahí, se fue a trabajar como financiero a distintos puntos de Estados Unidos, para recalar después de este periplo en la empresa de zapatos que dirigía su familia en Sevilla, liderada por su madre, Pilar Burgos. Ahí nació Pedro Alonso en 1964, fundador hace un año y medio de la firma de zapatos Avenue. “Después de un tiempo fuera decidí volver a la empresa familiar. Pero le sucedió como a muchas otras empresas familiares, que crecen mucho y les invaden los siete pecados capitales, es decir, la avaricia, la pereza, la soberbia, la ira..., y era muy difícil”, reconoce este empresario, en su minúsculo despacho de la amplia y vistosa tienda que tiene en la madrileña calle de Velázquez, decorado con los mismos muebles que tenía en Sevilla, entre ellos, la clásica mesa Jorge III, con la tapicería en color verde.

Reconoce que mientras que estuvo en el negocio familiar, su gran aportación fue la sandalia de colores. A partir de ahí se planteó empezar de cero y crear una marca nueva, Avenue, cuyo nombre rinde homenaje a su abuela, que regentaba la zapatería Avenida en Sevilla. De todo ello queda rastro en unas fotografía que tiene frente a su mesa de trabajo. El objetivo en esta nueva etapa es calzar, “con un zapato de gran calidad, prémium, a todas las señoras del barrio de Salamanca”. Su obsesión es darle confort al zapato de tacón de las señoras. “Las mujeres ejecutivas siguen prefiriendo el tacón, pese a que las zapatillas deportivas se utilizan cada vez más en el mundo de la empresa. El tacón debe ser cómodo para ser usado durante todo el día”. Otro elemento diferenciador de esta nueva marca es el precio: “Cuando haces las cosas bien no existe el low cost, tienes que utilizar plantas de doble densidad, suela pulida con piedra volcánica, y todo eso tiene un coste”, añade Alonso, quien también ha descubierto en esta nueva era digital un nuevo canal de venta, las redes sociales. “Vendemos mucho a través de nuestra cuenta de Instragram, desde donde recibimos cada día pedidos”. En cuanto al crecimiento, señala que, de momento, será prudente, aunque baraja abrir nuevos locales a lo largo de 2018.

Trabaja rodeado de hormas antiguas, de pieles y de zapatos, con todo tipo de alturas, “se lleva el tacón de 7 centímetros y los stilettos puros, de 12 o 13 centímetros, además de una pareja de cuadros”, que “refleja la masculinidad y la feminidad, la pureza y la espada de sangre”. Porque algo tiene claro: “Cuando los hombres pierden el norte, las mujeres siempre son las que toman el mando”.

Normas
Entra en EL PAÍS