Una hidrogenera en Barbastro (Huesca).
Una hidrogenera en Barbastro (Huesca). Getty Images

Los vehículos de hidrógeno buscan oxígeno

Se espera que en 2030 esta tecnología alimente 15 millones de turismos y 500.000 camiones

Tienen mayor autonomía y se cargan más rápido que los eléctricos

Más de 52.000 unidades de híbridos y eléctricos matriculados en España hasta el 1 de noviembre, un 85% más que hace un año. Este dato demuestra que los españoles estamos cada vez más concienciados con la reducción de la contaminación que produce este tipo de movilidad. Sin embargo, queda mucho por avanzar ya que, aunque la compra de vehículos verdes crece a gran velocidad, solo supuso el 6% del mercado en octubre.

Hace no muchos años, la única elección que debía hacer quien quisiera comprar un coche –además del dinero a gastar– era si apostar por una motorización diésel o gasolina. Hoy el comercial de cualquier concesionario le ofrecerá otras variedades: eléctricos, híbridos, de gas natural comprimido (GNC), vehículos de autogás (GLP), o licuado (GNL), con pila de combustible de hidrógeno, etc. Todos con una denominador común: la reducción o eliminación de las emisiones.

Un aspecto que parece que importa, y mucho, a los conductores, dado que ya es una cuestión fundamental para el 21,7% de los compradores, cinco puntos más que en 2016, según el informe Los españoles ante la movilidad, elaborado por la Fundación Pons, entre otros. Es más, el 71,8% de los compradores reconoce haberse planteado la adquisición de un coche bajo o de cero emisiones.

Los últimos en llegar al mercado y los que en un futuro no muy lejano prometen copar las carreteras y, gracias a sus emisiones cero, no contribuir a la contaminación son los de hidrógeno.
De hecho, Takeshi Uchiyamada, presidente de Toyota Motor Corporation y copresidente del Consejo del Hidrógeno –iniciativa empresarial para potenciar el papel de esta tecnología en la transición energética– cree que el hidrógeno tiene potencial suficiente para, llegado el año 2030, alimentar entre 10 y 15 millones de turismos y 500.000 camiones.

Mirai
El modelo Mirai de Toyota, ya a la venta en los concesionarios.

Según las estimaciones de esta organización, de la que también forman parte otros grandes fabricantes de vehículos, este elemento representa una quinta parte de la energía total consumida para 2050.

Este tipo de vehículos utiliza unas baterías que se recargan gracias a la reacción química del hidrógeno con el oxígeno que se produce, creando electricidad y expulsando agua, por lo que la emisión de CO2 desaparece. Es decir, estos coches, en vez de echar humo negro, expulsan vapor de agua.

De momento, en España el reciente Plan de Apoyo a la Movilidad Alternativa (Movalt), dotado con 50 millones de euros, ha incluido a los coches de hidrógeno entre los incentivados. El Movalt toma el testigo del plan Movea, aprobado este verano, cuyo presupuesto de 14,26 millones para premiar la adquisición de este tipo de coches se agotó en apenas 48 horas.

Además, los vehículos de hidrógeno cuentan con una clasificación 0 por parte de la DGT, la cual les permite circular en todo momento independientemente del nivel de contaminación, una cuestión a tener muy en cuenta en grandes ciudades como Madrid que limitan ya el tráfico en función de la generación de CO2.

Puede que una duda que ya le haya asaltado es dónde repostar. Por ahora, no es del todo fácil, pero lo será cada día un poco más. Actualmente solo hay seis hidrogeneras en España, pero se espera llegar a la veintena antes de 2020. Otros países son más ambiciosos. Alemania, por ejemplo, tiene entre sus objetivos para 2025 un parque de 50.000 vehículos de este tipo, la construcción de más de 500 hidrogeneras y la creación de 10.000 puestos de trabajo relacionados.

Autobús de hidrógeno
El autobús de hidrógeno de Toyota que funciona en Tokio.

Otra ventaja es el tiempo de carga. Los vehículos actuales pueden cargarse en menos de cinco minutos y las autonomías rondan los 500 kilómetros según los modelos, pero uno de los últimos prototipos presentados, el Toyota Fine-Comfort Ride, promete 1.000 kilómetros tras solo 3 minutos de carga de las baterías. El tiempo de recarga es precisamente una de las grandes ventajas frente a los coches eléctricos, ya que en estos, de momento, se tarda horas y su autonomía es mucho más moderada.

No obstante, uno de los grandes retos es mejorar las baterías de estado sólido, que ofrecen mayor autonomía, menor peso y mayor rapidez de carga que las actuales de ion-litio.

Contaminación e hidrogeneras

Energías. Actualmente se utilizan combustibles fósiles para producir gran parte del hidrógeno almacenado en el mundo, lo que conlleva que durante el proceso de electrólisis –el proceso de separar el hidrógeno del oxígeno desde el agua– se contamine.

Repostaje. Nuestro país cuenta ya con seis hidrogeneras: dos en Sevilla, y una en Puertollano, Albacete, Zaragoza y Huesca, y se prevé un mayor impulso en los próximos años amparado por el Marco de Acción Nacional (MAN) de energías alternativas para el transporte, espera la Asociación Española del Hidrógeno (AeH2).

Normas
Entra en EL PAÍS