P&G reduce su cartera de 200 a 65 marcas para ganar eficiencia

Culmina dos años de desinversiones de enseñas menos rentables

En España ha pasado de medio centenar a una veintena

Fachada de una fábrica de Gillette.
Fachada de una fábrica de Gillette.

P&G, propietario de Dodot, Ariel o Gillette entre otras, ha culminado la reestructuración de su portafolio que en los dos últimos años le ha llevado a reducir el número de marcas de 200 a 65 y el número de categorías a la mitad, de 20 a 10.

Javier Solans, director general de la multinacional para España y Portugal, explicó ayer que esta estrategia de la compañía obedece a un intento de “enfocarse” en aquellas que ofrecen mayor rentabilidad y en las que o bien son líderes o son uno de los principales operadores.

El directivo señaló que pese al gran número de desinversiones, aportaban en torno al 15% de los ingresos y apenas un 5% del beneficio del grupo, uno de los líderes mundiales en gran consumo. Solans señaló que en España la reducción se ha hecho “de unas 50 a 20”.

Para llevar a cabo este plan, la compañía se ha desprendido de algunas marcas importantes. Es el caso del acuerdo con Coty por el que vendió su negocio de belleza, con enseñas como Wella, Max Factor y licencias de perfumes como Hugo Boss por algo más de 11.000 millones, según informó en su momento el comprador.

El directivo señaló que ya no se prevén grandes cambios en el portafolio, aunque están abiertos a la adquisición de algún nuevo negocio si lo consideran rentable. “Este proceso nos ha hecho una empresa más enfocada y fuerte”, añadió.

A esta reducción de su catálogo de marcas la compañía ha enfocado su estrategia hacia la digitalización, tanto en procesos como en ventas, que le ha llevado a facturar 1.000 millones en comercio electrónico el pasado ejercicio. En España el mercado está menos desarrollado, como aseguró el directivo, aunque destacó que en categorías como cepillos eléctricos o maquinillas de afeitar, el porcentaje es más amplio.

Normas