El Estado reduce su déficit a la mitad por el menor gasto y el aumento de la recaudación

La Administración central registra un desfase del 1,1% hasta octubre

Las comunidades cerraron el tercer trimestre con superávit, algo inédito

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. EFE

El Estado redujo su déficit público hasta el 1,1% del PIB en octubre, una cifra inferior al 2% registrado en el mismo período del año anterior. Implica una reducción de los números rojos de 10.000 millones de euros. La mejora de la recaudación explica la buena evolución de las cuentas públicas. El IRPF, el principal impuesto del sistema fiscal, aportó al Estado 65.265 millones, un 5,6% más. El impuesto sobre sociedades, el tributo que grava los beneficios empresariales también aumentó un 5,4% hasta superar los 20.000 millones. El IVA muestra una evolución más modesta. Hacienda ingresó por el tributo que grava el consumo 76.950 millones, un 1,8%. Se trata de una cifra muy alejada de las previsiones presupuestarias del Gobierno, que confiaba en que los ingresos por IVA aumentarían un 7,3% este ejercicio. 

A pesar de estos errores presupuestarios, este será el primer año en que el Gobierno de Mariano Rajoy cumplirá el objetivo de déficit público de forma clara y sin letra pequeña. Es cierto que también se ajustó a la senda de estabilidad el año anterior, cuando cerró con un déficit del 4,3% frente al objetivo del 4,6%. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el límite cuando empezó el año era del 2,8%, que se amplió en abril al 3,6% y acabó en el 4,6% ante la evidencia de que era inviable lograr un ajuste tan severo. 

Para el ejercicio en curso, el objetivo que se ha marcado el Gobierno contempla rebajar el déficit público al 3,1% del PIB. Si bien la recaudación va peor de lo presupuestado, el menor gasto en partidas como los intereses de la deuda permitirá el cumplimiento. Según los datos de octubre, todas las partidas del gasto del Estado se redujeron, con la única excepción de las inversiones reales.

España podría salir ya este año del procedimiento de déficit excesivo de la UE, que implica un mayor control de las cuentas públicas por parte de las autoridades comunitarias. Para el próximo año, el objetivo está fijado en el 2,2%, aunque el Gobierno sostiene que ante la crisis en Cataluña y la ausencia de Presupuestos, el desfase será del 2,3%. Un desvío de una décima que en un contexto de bajo déficit es asumible y resulta un problema. En cualquier caso, el Ejecutivo sostiene que sí cumplirá el objetivo si la situación en Cataluña se encauza y se aprueban los Presupuestos.

El Ministerio de Hacienda también publicó hoy los datos de ejecución presupuestaria de la Administración central, las comunidades autónomas y la Seguridad Social hasta septiembre. Registraron un déficit del 1,97%, lejos del 3,16% del ejercicio anterior. Las comunidades autónomas, que se beneficiaron de las mayores transferencias del Estado, cerraron septiembre con un superávit de 992 millones, un hecho inédito. En año pasado, por las mismas fechas, acumulaban ya un desfase de 2.044 millones. 

Normas