Las apuestas de Deutsche Bank para batir a la Bolsa en 2018

Otorgan un potencial de revalorización del 9% al Ibex 35

La retirada de estímulos del BCE, el factor de mayor inestabilidad el próximo año

Vista general de la Bolsa.
Vista general de la Bolsa. EFE

A falta de un mes para que concluya el ejercicio, las casas de análisis empiezan a preparar sus carteras para hacer frente al nuevo año, un periodo que vendrá marcado por los acontecimientos políticos (elecciones italianas, brexit y comicios de las Cámaras de Estados Unidos) y la retirada de estímulos por parte del BCE. A partir de enero la institución reducirá el volumen de compras mensuales a los 30.000 millones de euros, estrategia que mantendrá hasta septiembre. Conforme se acerque esa fecha la incertidumbre irá en aumento y esto tendrá un efecto directo en el euro y las Bolsas, muy dependientes en los últimos tiempos de las decisiones en materia de política monetaria.

En este contexto las Bolsas siguen siendo el activo que más interés despierta. Así lo ha afirmado Diego Jiménez- Albarracín, responsable de renta variable del centro de inversiones de Deutsche Bank. Y como viene siendo un mantra desde hace dos años, el experto se decanta por Europa antes que por Estados Unidos, a pesar de que hasta la fecha la carrera emprendida por la renta variable estadounidense ha batido todas las previsiones.

Un año que vendrá marcado por el crecimiento sincronizado, con los emergentes tirando del PIB mundial, el Ibex 35 intentará hacer frente a las sacudidas del mercado. Desde la firma prevén que una vez se disipe el temor a Cataluña no sería descartable que el dinero que ha salido de España en dirección Italia regrese. No obstante, Jiménez-Albarracín se muestra cauto con el selectivo español y establece como objetivo los 11.000 puntos, es decir, próximo a los máximos del año. Desde los niveles actuales supone otorgarle un potencial de subida a la Bolsa española del 9%. Para sacar partido a estas subidas la cartera en Bolsa española de Deutsche está compuesta por:

  • ACS: con un peso en cartera del 15%, Jiménez- Albarracín afirma que las constructoras españolas gozan de gran prestigio tras el desapalancamiento acometido en ejercicios pasados. Uno de los catalizadores para la compañía en Bolsa sería la aprobación del plan de infraestructura de Donald Trump, en el que las firmas españolas están muy bien posicionadas para conseguir contratos.
  • Acciona (10%): con un potencial del 23% y recomendación de compra según el consenso de Reuters, la cotizada podría ser otra de las sorpresas positivas en 2018. Hasta septiembre de los descensos registrados por las cuentas de las empresas obedecen a los extraordinarios obtenidos un año antes. De hecho, en el último trimestre se ha puesto de manifiesto la mejora de la generación en España con unos mayores ingresos y la aportación de la división de construcción.
  • Abertis (15%): la cotizada está inmersa en un proceso de opa con dos pretendientes (ACS y la italiana Atlantia). La mejora de la oferta por parte de alguno será recogida en el precio de la empresa de infraestructuras.
  • Colonial (10%): el sector socimi sigue gustando a las firmas de análisis. Además, en el caso de Colonial, que ha lanzado una opa sobre Axiare (ya posee el 13,3%), la compañía debería recuperarse del fuerte castigo sufrido por su exposición a Cataluña.
  • Amadeus (15%): a pesar de que Lufthansa e Iberia rompieron su relación con el proveedor de soluciones tecnológicas y optaron por la venta directa de billetes, Amadeus sigue representando el modelo de negocio nicho en el que las barreras de entrada de nuevos rivales son elevadas. A esto se suma la contratación por parte de la hotelera británica de Premier Inn de las plataformas de reservas y gestión de la compañía, permitiéndole diversificar los riesgos.
  • IAG (10%): en un contexto en el que las recomendaciones del sector son de venta, IAG representa la excepción. El exceso de capacidad y la presión de precios generada por las firmas de bajo coste está erosionado al sector y provocando un proceso de concentración. No obstante la aerolínea, que ha superado ya la penalización de la libra, cuenta con la ventaja competitiva de un modelo de gestión basado en la eficiencia operativa y de costes.
  • Santander (10%): el sector bancario español ya ha hecho los deberes y ahora empieza a recoger los frutos. Desde Deutsche Bank recomiendan comprar Bankia, CaixaBank, Santander y Unicaja.
  • Ferrovial (15%): para Jiménez- Albarracín la construcción de una tercera pista en Heathrow es la clave para la mejora de la cotización y de los resultados de la compañía.

No obstante, aunque la renta variable europea conserve atractivo, desde la firma creen que las mejores oportunidades están en los mercados emergentes, para los que prevén beneficios próximos al 15% en 2018 fruto de las reformas económicas y de crecimiento impulsadas. “Nuestra previsión es que la renta variable en países emergentes tenga un mejor rendimiento que la de los mercados desarrollados en los próximos 12 meses, pero será clave ser selectivo en la aproximación a estos índices”, explica Jiménez-Albarracín.

En lo que respecta a la renta fija, el experto aconseja infraponderar. La subida de tipos en EE UU y los primeros pasos en el proceso de normalización monetaria en la zona euro se traducirá en un incremento de las rentabilidades en el mercado secundario de deuda y la consiguiente caída del precio de los bonos. El responsable de renta variable considera que esto supondría poner en precio la corrección después lo sobrevalorados que están los bonos como consecuencia de las compras del BCE.

Normas