Las autoescuelas proponen un modelo público-mixto como solución a la huelga de examinadores

CNAE plantea recurrir al modelo de Portugal si no se convocan nuevas plazas o se cede la gestión a las CC AA

Los paros continuarán en el mes de diciembre, aunque la DGT ha anunciado que garantizará unos servicios mínimos del 50%

Examinadores tráfico
Concentración de los examinadores de tráfico en julio.

Hace ya seis meses que los examinadores de tráfico se declararon en huelga. Desde entonces, se han perdido 200.000 exámenes, más de un millón de horas de trabajo y se han dejado de expedir alrededor de 100.000 permisos de conducir, según las cifras que maneja la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE). La huelga ha dejado en este sector, que engloba más de 8.000 empresas en España, unas pérdidas de 80 millones de euros que han obligado al cierre de algunos centros.

Las autoescuelas solicitan una solución urgente y consideran que hasta ahora ha habido una "falta de voluntad política por el propio Gobierno". La primera propuesta que plantean es la contratación de nuevos funcionarios. No obstante, son conscientes de que los Presupuestos Generales podrían dificultar esta medida, así que proponen transferir la gestión de los exámenes a las comunidades autónomas. Como última solución, sugieren una gestión público-privada, como la existente en Portugal, e incluso privada, como en Alemania.

La huelga parecía que podía haberse desconvocado esta semana, después de lo que parecía un acercamiento entre los examinadores y la Dirección General de Tráfico (DGT). Pero el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, actuó de manera "desleal", según declaró el presidente de La Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra), Joaquín Jiménez, a la Agencia EFE. Los paros continuarán, por tanto, como hasta ahora: lunes, martes y miércoles, aunque la DGT ya ha establecido unos servicios mínimos del 50% en todas las jefarturas de tráfico que han sido recibidos con grandes protestas por los examinadores. De hecho, Asextra ha anunciado que presentará un recurso por la vía de lo contencioso-administrativo puesto que estos exámenes no son un servicio esencial y no se pueden establecer estos mínimos. La decisión de la DGT ha sido, sin embargo, recibida con alivio por las autoescuelas pues aseguran que algunas comunidades ya estaban en dificultades al haber un seguimiento de la huelga del 100%.

Los paros comenzaron a mediados del mes de junio después de que la DGT no aceptara el incremento salarial que pedían los examinadores a raiz de la falta de personal. El Ministerio de Interior reconoció en enero que hacía falta convocar hasta 176 plazas. En la actualidad, el Gobeirno está formando a 20 personas, a las que habrá que sumar otras 32 que provienen del Ministerio de Defensa para hacer frente a los servicios mínimos y 70 nuevas plazas. Pese a todo, tras las jubilaciones que se producirán (60 para el próximo año), en verano de 2018 seguirán faltando alrededor de 100 examinadores, según el presidente de CNAE, Jose Miguel Báez.

Por su parte, la DGT alega que no tiene competencias en aumentar ni autorizar una subida retributiva, pero subraya que ha conseguido una serie de mejoras para los examinadores en el último año: una subida del importe mensual de productividad, la creación de la Especialidad de Tráfico dentro del Cuerpo General Administrativo de la AGE, un plan de promoción interna y un plan de productividad adicional al que ya tiene el organismo que propone una productividad adicional de 125 euros mensuales por examinador. 

Normas