Centro logístico de Seur en Getafe.
Centro logístico de Seur en Getafe.

Seur ampliará su flota de vehículos alternativos para cubrir los envíos exprés

Reforzará su red de almacenes urbanos para mejorar el servicio de última milla

Cuenta con 250 coches de propulsión de gas; Ampliará el servicio un 8%

Las ciudades cambian y con ello los servicios de paquetería. Seur prevé reforzar su flota de vehículos con menores emisiones para adaptarse a las crecientes restricciones en ciudades como Madrid o Barcelona.

Alberto Navarro, consejero delegado de la compañía, asegura a CincoDías que en la actualidad cuenta con 250 vehículos de gas natural y plantea elevar un 8% el número de cara al próximo año. La compañía ha apostado por este modelo ante la todavía escasa oferta de vehículos eléctricos que se adapten a sus necesidades de reparto, según explica el directivo. El directivo argumenta que, sin embargo, sí se ha dado con modelos de bicicletas y motocicletas eléctricas con una autonomía suficiente para el reparto de paquetería en una gran ciudad.

Paul Marie Chavanne, presidente de GeoPost, la empresa francesa propietaria del 90% de Seur, señala que la compañía está en contacto con empresas automovilísticas para el desarrollo de modelos de vehículos con menor huella medioambiental para su actividad.

Además, el directivo galo apunta que hay en curso conversaciones con distintos ayuntamientos europeos para buscar alternativas de movilidad que se adapten a las nuevas exigencias de tráfico. El grupo ha situado a la mejora de la logística urbana en una de sus principales líneas estratégicas de cara a los próximos años. El alza de los envíos de paquetes por comercio electrónico y las restricciones al tráfico en el centro de las ciudades abren en las empresas de reparto un reto para el futuro próximo.

Precisamente en esta misma línea y con el fin de reforzar el servicio de la conocida como última milla, Seur ha comenzado en los últimos meses a instalar lo que ha dado a llamar “microhubs”, que son pequeños almacenes de no más de 100 metros cuadrados, desde donde se da servicio a las zonas del centro de la ciudad.

La compañía ya tiene instalados 14 puntos de este estilo en España, siete de ellos en la capital. Navarro señala que Madrid debe contar con 12 centros para poder cubrir toda la ciudad con el servicio exprés de una y dos horas. Madrid, Barcelona y Valencia con las urbes en las que se centrará el desarrollo de estos puntos.

El directivo subraya que se buscan zonas con gran demanda de comercio electrónico, como en el caso del barrio de Sanchinarro (Madrid), considerado como una de las áreas con mayor incidencia de la venta online en España.

GeoPost, filial de envíos urgentes de La Poste –el Correos francés–, cuenta con locales de este tipo en España, Polonia y Londres, y prevé implantarlo en París, donde calcula que precisará de unos 80 locales para cubrir toda la ciudad.

Chavanne explica que hasta el momento está apostando por desarrollar esta red de puntos y su servicio de última milla en solitario. Si bien, abre la puerta a que en el futuro se tenga que optar por alianzas con otras compañías. “Dependerá de la normativa que diseñen los ayuntamientos europeos, que pueden proponer que sean dos o tres empresas las que gestionen la última milla para descongestionar el tráfico”, argumenta.

Un crecimiento paralelo al ‘ecommerce’

Facturación. Seur cerró el pasado ejercicio con una facturación de 636 millones de euros.

Crecimiento del 20%. El auge del comercio electrónico ha hecho que los servicios de empresa a cliente hayan ganado peso en la compañía, hasta los 187 millones en el pasado año, con un crecimiento de entorno al 20%. Supone casi el 30% del balance y Alberto Navarro, consejero delegado de Seur, apuesta por que el peso será mucho mayor en próximos años. De hecho, el volumen de paquetería por comercio electrónico ya supera al de otros negocios.

Internacional. La integración de Seur en GeoPost ha abierto la capacidad de la compañía a los envíos internacionales, que ya supusieron en 2016, 150 millones.

Normas
Entra en EL PAÍS