Emprendimiento Startups salud Ampliar foto

Madrid y Cataluña, las regiones que más emprenden en salud

El 8,5% de las 3.000 ‘startups’ de España trabaja en el ámbito sanitario

El negocio crece un 53% anual, por encima del ‘ecommerce’, que lo hace al 5%

Explosión de emprendimientos en el sector salud. De las 3.000 startups que se contabilizan en España, el 8,5% se dedica a esta área. Son negocios puramente tecnológicos (internet o aplicaciones móviles), pero cuyos productos y servicios comienzan a favorecer el empoderamiento del paciente y la humanización de la atención sanitaria.

Los datos se recogen en el informe Mapeo de iniciativas y emprendimientos en salud en España, elaborado por Impact Hub Madrid, con el apoyo de la compañía farmacéutica japonesa Takeda, y a partir de las estadísticas de la comunidad Startupxplore.

Pese a que la salud ocupa la séptima posición en el ranking de los sectores más dinámicos, después del comercio electrónico, móvil, empresas, comunicaciones, marketing y consumo web, es uno de los segmentos que más crece entre los emprendedores: el 53% anual en los últimos años, junto con deportes y juegos, y por encima del ecommerce, que lo hace al 5% según el estudio.

Madrid,Cataluña y la Comunidad Valenciana (ver gráfico) concentran el grueso de las iniciativas. Mientras que sus principales impulsores son la industria (farmacéutica, aseguradora) y el sistema sanitario (Gobierno central, comunidades autónomas, hospitales públicos y privados, centros de atención primaria, profesionales y asociaciones científicas). También el propio ecosistema (incluidas pymes innovadoras), universidades, parques tecnológicos, centros de investigación y apoyo europeo.

Entre las grandes empresas tractoras resaltan Esteve, Bayer, Sanofi, Lilly, Celgene, Otsuka, DKV, Boehringer, Ippsen Pharma, MSD, Novartis, Pfizer y Roche. En cuanto a las aceleradoras –enfocadas especialmente en salud–, están Emprende inHealth, Grants4Apps Barcelona, Fipse, Health-U, Impacto Salud, Moebio y Ship2B-Tech4Health. Y entre los programas europeos figuran EIT Health, Fiware y Velocity Health. En España hay 260 iniciativas público-privadas de aceleración e incubación, dedicadas al desarrollo tecnológico o de biotecnología, pero hasta ahora ninguna se ha interesado por el empoderamiento del paciente o la humanización del cuidado, avisa el informe.

  • Tendencias

Según Startupxplore, las cuatro tendencias prometedoras en España son los servicios de consulta y comparadores médicos online; aplicaciones de seguimiento de enfermedades crónicas (alergias, diabetes, obesidad o migraña); ponibles, como camisetas inteligentes para personas hipertensas, relojes conectados al móvil para epilépticos y medidores de azúcar, e investigación (prevención del cáncer o robots de compañía).

Un ejemplo de aplicaciones de monitoreo es Insulclock, promovida por Emprende InHealth (Lilly) y SME Instrument (Unión Europea). Este dispositivo evita que los diabéticos incumplan su tratamiento de insulina, ya sea por descuido u olvido.

La empresa, con sede en Madrid y Galicia, ha levantado 2,5 millones de euros en financiación y cuenta con 19 empleados. Su salida al mercado está prevista para finales de este año y su internacionalización para 2018, cuenta Elisa Flores, responsable de marketing de la compañía. “No tenemos competencia. No hay nadie que rastree el uso de la insulina”, asegura.

Otro es la de consultas médicas Saluspot, cuyo 49% fue adquirido en 2014 por Telefónica y es impulsada por la plataforma europea Fiware. Se trata de una comunidad interactiva (internet o app) en la que puede plantear sus dudas a un doctor, comunicarse con pacientes, buscar facultativos cercanos, pedir citas, centralizar los datos de salud, el historial y la actividad física de forma privada y segura.

O el wearable que evalúa el comportamiento de los músculos. Dycare, que fomentan SME Instrument (UE) y Grants4Apps (Bayer), es un sistema portátil de análisis del movimiento, basado en sensores que miden en tiempo real los datos cinemáticos de cualquier articulación del cuerpo para la mejora continua del paciente.

  • Más colaboración

El estudio, que hace un análisis cualitativo de una muestra de 67 startups, resalta la necesidad de trabajar conjuntamente con todos los actores del sistema para garantizar una mayor rentabilidad e impacto social. En la práctica se trabaja en silos, en ideas que en origen tienen un alto potencial, pero que no llegan al mercado por no haberlas desarrollado de forma colaborativa con otros agentes del ecosistema, advierte Carolina Rubio, coordinadora del cluster for patient empowerment de Impact Hub. “Un emprendedor de tecnologías de la información puede desarrollar una solución muy buena, pero si no lo ha hecho ni de la mano de pacientes ni de profesionales, puede no llegar a un posible comprador”, explica Rubio.

El 22% de las empresas evaluadas ofrece servicios de consulta online con especialistas; el 8% se dedica el desarrollo de sistemas de telecuidado y telemonitorización para terceros; el 19% atiende enfermedades neurológicas, como alzhéimer, párkinson o déficit cognitivo, y el 7% pone el foco en la medicina personalizada basada en la genómica, es decir, para favorecer la prevención de enfermedades.

Para promover la innovación también es importante atraer a los profesionales sanitarios al mundo de los emprendedores, establecer una cultura organizativa que estimule la transformación y ampliar la visión de la industria más allá de productos y negocios tradicionales, concluye. Y apunta hacia la humanización y el protagonismo del paciente para afrontar el envejecimiento, la cronicidad y el gasto sanitario.

Normas
Entra en EL PAÍS