Las empresas de transporte público abogan por captar usuarios bajando precios

Ven posible aumentar en tres millones sus clientes con mejoras en la red

Tres de cada cuatro ciudadanos consultados optan siempre por su vehículo privado

Autobús de la EMT
Autobús de la EMT

La contradicción está servida. El 81% de los españoles consultados para el informe Descifrando al no viajero (elaborado por la Asociación de Empresas Gestoras de Transportes Colectivos Urbanos, ATUC, y el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía, IDAE) afirman que el transporte público es la mejor solución a los problemas medioambientales y de congestión de tráfico de las ciudades. Sin embargo, tres de cada cuatro españoles directamente no lo usa nunca. “El público no está de acuerdo con retirar plazas de aparcamiento para el carril bus, por ejemplo. Prevalece la comodidad individual sobre el bien común”, afirma Antonio Rodríguez, responsable de movilidad de ATUC. Es bueno, sí, pero para otros.

 El informe, que analiza el perfil del no usuario de transporte público y sus razones para no utilizarlo, asegura, sin embargo, que sería posible conseguir aumentar el número de viajeros de autobuses, trenes y metro en tres millones de clientes a través de mejoras en las infraestructuras y de mucha pedagogía. Supondría captar al 42% de estos no viajeros.

“Este informe quiere ser un punto de partida para que los gestores del transporte urbano y las Administraciones públicas unan fuerzas para lograr una movilidad más sostenible y una sociedad menos dependiente energéticamente”, afirman los responsables del estudio. “Los operadores, a través de la implementación de medidas que garanticen un mejor servicio y las Administraciones, ordenando y retomando las inversiones en transporte público después de años de duros ajustes presupuestarios”, detallan.

De entre los consultados hay algunos que no se pueden rescatar para el transporte público, directamente, porque no usan medio de movilidad alguno. Están los que caminan porque su centro de trabajo o estudios está muy cerca de su casa y no necesitan transporte (un 24,7% de los consultados en el estudio) y los que deciden desplazarse andando sencillamente porque lo prefieren (un 28,6%). “Solo podemos tratar de convencer a las personas que citan como obstáculos para tomar el

transporte público cuestiones como la baja frecuencia de paso o el tiempo que tardan en hacer el desplazamiento”, detalla Rodríguez. Uno de cada cuatro preguntados considera que la frecuencia de paso es baja o que tarda demasiado. “No es de extrañar que el usuario ponga el foco en el precio si tenemos en cuenta que más de la mitad de los viajeros potenciales reside en Madrid y Barcelona, ciudades más grandes y con necesidades de movilidad más acuciantes”, dice el informe.

El tercer punto que debería modificarse para que estos no usuarios se subieran al autobús es el precio. Un 27,1% demanda precios más asequibles para empezar a utilizar de manera habitual el transporte público. Y pese a los cambios, aun así, habría un 30% de los no usuarios que seguirían usando su coche por gusto.

“Muchos consideran que el transporte público es lento, pero sabemos que los españoles pierden de media casi un día al año en el coche en atascos. O aseguran que es caro, pero lo es más comprarse un vehículo que se pasa más del 90% del tiempo aparcado”, detalla Jesús Herrero, secretario general de ATUC.

 

Normas