Carbures busca socios en India para dar el salto al gigante asiático

Estudia una 'joint-venture' con una compañía del país

Es el séptimo país en que la compañía industrial extiende sus operaciones

Carbures busca socios en India para dar el salto al gigante asiático

Carbures prepara el salto a un nuevo mercado. En este caso nada menos que el segundo país más poblado del mundo con 1.2000 millones de clientes potenciales: India. Para ello un comité formado por varios directivos de la empresa española han realizado sendas reuniones con diversas compañías del país para cimentar una joint-venture.

Por el momento, la favorita es Hal. La compañía está participada por el Estado indio y engrosa la industria aeroespacial del país. Dedicada al mantenimiento y reparación de aeronaves, cuenta en su cartera de clientes a Airbus, Boeing o las fuerzas aéreas indias.

La razón para que la empresa dirigida por Rafael Contreras opte por buscar un socio local está en la ley Offset. Una norma que obliga que en todo contrato en el área de defensa de una cuantía superior a los 3.000 millones de rupias (39 millones de euros) el 30% lo realice una empresa del país.

Esta burocracia provoca que el sector de defensa sea un terreno expedito para la empresa española. De cerrarse el acuerdo, Carbures sería la primera compañía española en entrar en este sector. Pese a ello, el ICEX señala las posibilidades potenciales gracias a un plan del Gobierno para abrir el sector a la inversión extranjera. En lo que va de año, las compañías españolas han exportado más de 700 millones de euros.

Para el que algún día fue un mero proyecto universitario, India sería el séptimo país en el que desembarca su proyecto internacional. Carbures inició su expansión internacional en 2011. Entonces fundó su división en Estados Unidos y firmó una joint-venture con una compañía china. Desde entonces, han desembarcado en tres países más: Francia, Alemania y México.

Los planes de expansión a India refuerzan la apuesta de la compañía por su división principal, la aeroespacial. Esta supone un 50% de su facturación y casi 38 millones de euros en ventas, donde Airbus desempeña el papel de cliente casi único.

Otro 44% corresponde con la división de movilidad, donde Carbures desarrolla piezas para automóviles con fibra de carbono a través de su filial Machine. Este área supuso una facturación de 38 millones en 2016 y la compañía trabaja con el objetivo de llegar a los 40 millones en 2018. El 6% restante (y poco más de un millón en ventas) responde a una todavía incipiente división en obra civil. Lo hace a través de Pipsa, una empresa que adquirió en México.

Carbures afronta ahora sus planes de expansión internacional en la fase final de un proceso para refinanziarse y mitigar una acuciante deuda. En virtud de ese proceso, en diciembre de 2016 el fondo de capital riesgo Black Toro se convirtió en el primer accionista del grupo industrial. Convirtió entonces 45 millones de deuda en acciones, lo que le valió para hacerse con el control del 49% de las acciones. Nanotures adquirió 10 millones de accions nuevas y Neuer Gedanke (compañía controlada por Conteras) otro tanto, un 8,64%. La operación se completó con la capitalización de 193.000 acciones de pequeños acreedores. La deuda neta se redujo de 103 a 56 millones.

Posteriormente, la dirección de Carbures suscribió un nuevo crédito. En este caso con el grupo Aristráin, en manos del controvertido accionista de Arcelor Mittal. Inyectó un 25 millones a través de un préstamo con el objetivo de capitalizarlo en acciones, entrar en el accionariado y ocupar un asiento en el consejo de administración en un año como máximo. Desde entonces, Carbures ha nombrado un nuevo consejero delegado, Borja Martínez Laredo. Y después hizo a Jorge Moreno su nuevo director financiero.

De ‘spin off’ universitaria a incipiente multinacional

Los orígenes de Carbures se remontan a un grupo de etsudiantes de la Universidad de Cádiz que en 1999 fundaron un spin-off derivado de un grupo de trabajo con Airbus como principal cliente. Desde entonces se han expandido por siete países de tres continentes donde cuentan con al rededor de 16 fábricas.

En marzo de 2012 Carbures debutó en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB). Desde entonces, la acción ha caído un 92% hasta los 48 céntimos por unidad. Algo que no es óbice para que sea la segunda compañía de este mercado por capitalización bursátil con cerca de 100 millones. El principal varapalo vino en 2014, cuando PwC expresó dudas sobre sus cuentas y la acción estuvo suspendida cuatro meses.

Normas