Ideas que alumbran lo invisible

Fundación Aquae e Hidrogea celebran en Cartagena el IV Aquae Campus

Bajo el lema ‘La revolución de las ideas’, reunió a más de 15 ponentes

Innovación social
David Calle, durante su conferencia en el IV Aquae Campus.

A la dislexia se la conoce como trastorno oculto, “porque la inmensa mayoría de las personas que tienen dislexia no lo saben, piensan que son tontos, que son vagos. Cuando eres disléxico no tienes conciencia de que tienes un problema de lenguaje”, señala Luz Rello, lingüista, doctora en Ciencia Computacional e investigadora en la Carnagie Mellon University (Pensilvania, EE UU), y disléxica.

“Para que dejara de ser un trastorno oculto”, en 2015, Rello fundó Change Dyslexia, una empresa social que persigue la reducción global de las tasas de abandono escolar debidas a la dislexia, un trastorno que tiene entre el 10% y el 15% de la población mundial; unos 600.000 niños en edad escolar en España. Ha desarrollado la aplicación gratuita Dytective for Samsung, validada con 10.000 personas, que detecta el riesgo de tener dislexia, y que ya han utilizado 75.000 personas.

Es posible paliar los efectos de la dislexia, que es un trastorno del lenguaje “que no está relacionado con la inteligencia general”, remarca Luz Rello

Luz Rello participó el pasado viernes en el IV Aquae Campus, organizado en Cartagena por Fundación Aquae en colaboración con Hidrogea, junto a más de 15 ponentes, y que giró en torno a los conceptos de visible e invisible, bajo el lema La revolución de las ideas. Investigadores, artistas, pensadores y emprendedores compartieron ideas y proyectos transformadores, en un formato que combinó la dinámica de conferencias breves e inspiradoras con monólogos científicos, diálogos colaborativos, entrevistas y una master class. Todo ello dinamizado con vídeos interactivos, performances, actividades de networking y espacios expositivos.

“Cuando somos jóvenes lo invisible son los talentos y las capacidades de cada alumno, de cada chaval, de cada persona. Y lo que debemos intentar los profesores, es nuestra responsabilidad, y también los padres, es hacer todo lo posible para que estas capacidades y talentos invisibles sean visibles”, destaca David Calle, ponente también del Aquae Campus. Ingeniero de telecomunicaciones, es uno de los 10 mejores profesores del mundo según el Global Teacher Prize y fundador de Unicoos, plataforma con la que impulsa y potencia vocaciones en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

Los vídeos de David Calle a través del canal de YouTube, más de 700, tienen millones de visitas en todo el mundo. “El vídeo tiene un poder que no tienen los libros”, asegura. “El vídeo tiene el poder de las tres íes: interacción, integración e imagen. Imagen, porque una imagen vale más que mil palabras; interacción, porque puedes ver el vídeo cuando quieras, donde quieras, pararlo, rebobinarlo…, e integración, porque puede sumar mucho a la tarea de un profesor y permitir que todos los chavales se pongan al mismo nivel”, afirma.

Una vez visibles, los efectos de la dislexia, “que no está relacionada con la inteligencia general”, remarca Rello, es posible paliarlos. Y para ello, lo ideal es acudir a un profesional, un logopeda, y orientadores en los colegios, recomienda Rello. “Y después de ocho años de investigación hemos desarrollado DytectiveU, una herramienta informática de apoyo que mejora significativamente la lectura y la escritura [con distintos niveles y 35.000 ejercicios], que no puede sustituir a un profesional, sino que es un plus”.

Con Change Dyslexia, Rello también pretende superar las barreras socioeconómicas. DytectiveU tiene un precio social con el que trata de hacer sostenible el proyecto, pero para las personas que no puedan permitirse este coste, ha desarrollado un programa de becas, “para que nadie que lo necesite se quede sin apoyo”.

Calle trata con sus clases online, que son de acceso gratuito, “despertar la pasión por aprender”, para lo que “pongo toda la pasión del mundo y eso lo agradecen mucho los chavales. Trato de inspirar que trabajen duro y no se rindan”. Defiende como insustituible la labor del profesor, “a la que el vídeo puede ayudar mucho, más que los libros de texto”, de los que vaticina su declive. “Hay un montón de asignaturas que se prestan al uso del vídeo. Y luego, lápiz y papel”, recalca. “Los profesores tenemos que tratar de que esa parte invisible se haga visible y que los chavales sean mejores, no los mejores, pero sí mejores. Y cuanto antes descubramos su talento, mucho mejor”.

Normas