La oposición recela del plan de 5.000 millones con inversión privada para carreteras

Fomento prevé tener adjudicadas los proyectos, por más de 100 millones cada uno, entre 2018 y 2019

La crítica apunta hacia la falta de debate sobre las vías elegidas

El Ministro de Fomento Iñigo de la Serna(c), durante su comparecencia en la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados.
El Ministro de Fomento Iñigo de la Serna(c), durante su comparecencia en la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados. EFE

La iniciativa del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, de explicar ayer en el Congreso el futuro Plan Extraordinario de Inversión en Carreteras (PIC) se tornó una oportunidad para que los grupos de la oposición trasladaran sus quejas. Hubo unanimidad al criticar la falta de información sobre los proyectos y muchos destacaron la ausencia de debate sobre el modelo elegido, el pago por disponibilidad, para atraer al capital privado. 

Se trata de un programa, incluido en el Plan Junker, que correrá paralelo al de la inversión presupuestaria y recogerá actuaciones en obra nueva y mejora de carreteras por un total de 5.000 millones, sin cómputo en déficit. El ramillete de proyectos, que De la Serna no pudo anticipar aún, deben cumplir condiciones como formar parte de la red transeuropea de transportes, superar los análisis de viabilidad económica y presentar un alto grado de maduración en la vía de tramitación para ser licitados lo antes posible. Los portavoces coincidieron al demandar que la elección de las obras salga de una ronda de contactos con las comunidades autónomas, agentes sociales y el debate parlamentario.

Anticipando que tiene las puertas abiertas a sugerencias, el titular de Fomento aseguró que las condiciones del plan suponen un corsé para la selección de los proyectos. Anticipó que las actuaciones deben ser licitadas y adjudicadas entre 2018 y 2019, y que cada una de esas obras superará los 100 millones de presupuesto.Se prevé que el plan sea financiado en un 40% por el BEI, otro tanto lo debería aportar la banca y un 20% será puesto por las adjudicatarias.

“La abundante liquidez en el mercado y los tipos de interés hacen que este sea el momento ideal para lanzar el plan. Hoy podemos hacer obras por la mitad del coste de hace cinco años y esas actuaciones no supondrán un sobrecoste respecto a la habitual vía de ejecución presupuestaria”, destacó el ministro ante los portavoces de la oposición en la comisión de Fomento del Congreso.

Según cálculos oficiales, el PIC creará hasta 189.000 puestos de trabajo (150.000 empleos durante la fase de construcción) y se espera un retorno fiscal de 2.500 millones. Las adjudicatarias tendrán 30 años de plazo de explotación, en el que se incluyen la redacción del proyecto y la fase de construcción. Los diputado de Ciudadanos y PSOE, Fernando Navarro y César Ramos, fueron especialmente críticos con la traslación del coste de las infraestructuras a futuras generaciones.

De la Serna subrayó como ventajoso el pago mensual de un canon a las adjudicatarias en función del estado de las carreteras. Esa factura respondería al examen de variables como la siniestralidad, estado del firme, drenajes, atención a los conductores, señalización y un largo etcétera.

El ministro se refirió al reparto de riesgos con los concesionarios y destacó que el sector privado se ocupará de financiar y construir las carreteras, asumiendo potenciales desviaciones presupuestarias. Además, las constructoras deben mantener en perfecto estado las carreteras. Y es precisamente esa transferencia de riesgos la que permite, tal y como ha avalado la Comisión Nacional de Cuentas, evitar el cómputo en déficit de las inversiones en el momento de su disposición.

Una acción para revitalizar la construcción

El ministro de Fomento señaló ayer a la construcción como el último sector productivo en salir de la crisis, por lo que parte del Plan Extraordinario de Inversión en Carreteras (PIC) busca su revitalización. De la Serna también habló de la vertebración del territorio y de atender al canal de transporte para el 92% del tráfico de pasajeros y el 94% de la carga.

De la Serna fue interpelado en distintas ocasiones sobre el futuro de las autopistas de próximo vencimiento y la posibilidad de que se aplique el pago por uso en las autovías. El ministro volvió a rechazar la prórroga de las concesiones de próximo vencimiento y aseguró que “no es el momento” de aplicar peajes en las carreteras gratuitas.

Normas