7 fotos

Así han evolucionado los mercados 30 años después del lunes negro

  • 130 años de una fecha grabada a fuego Corría el 19 de octubre de 1987. Las hombreras, el pelo cardado y los yuppies poblaban Wall Street. Alan Greenspan acababa de jurar su cargo como presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos (se mantendría en el cargo casi 20 años). Y Ronald Reagan apuraba su último año y medio en la Casa Blanca. Los mercados iban viento en popa. Los tres índices principales de EE UU (en España el Ibex era aún un proyecto) no hacían más que subir y revalidaban jornada tras jornada sus máximos. Sin embargo, un cisne negro (aquellos eventos impredecibles que tumban la Bolsa de un día para otro) hizo que el Dow Jones perdiese de un día para otro un 22,6%. Un cataclismo mayor que el del crack del 29 y solo reservado para las grandes hecatombes bursátiles como el 11-S, la quiebra de Lehman Brothers o el brexit. Hoy, el Dow Jones se sacude los miedos y revalida sus máximos día tras día hasta rozar los 23.000 puntos.
  • 2La Bolsa pulveriza máximos 30 años después de aquella fecha aciaga las sesiones se cuentan en Wall Street por récords que conquista. El Dow Jones tiene en su haber tres cifras redondas en menos de un año (los 20.000, los 21.000 y los 22.000 puntos) y apunta a la cuarta. Desde 1987 ha subido un 1.077%. El S&P 500 (ver en la imagen) se revaloriza un 900% en este tiempo y el Nasdaq, un 226%. Por el camino han tropezado al menos dos veces. La primera, la burbuja de las puntocom, le costó al S&P perder casi 1.000 puntos en menos de dos años. Mayor fue el debacle de las hipotecas subprime. Llevó al Dow Jones a tardar seis años en recuperar los niveles precrisis y al S&P a marcar mínimos de una década.
  • 3Europa celebra los estímulos del BCE El Dax (en la imagen) ha sido el índice europeo que, sea o no por casualidad, ha celebrado con mayor alegría el 30 aniversario del lunes negro. El índice ha batido nuevos récords y ha tocado los 13.000 puntos. Los mercados europeos se encuentran dopados por una política monetaria nunca vista con los tipos de interés en el histórico 0%. Ahora se barruntan cuando el BCE decidirá que es su final. Menos vertical ha sido la evolución del FTSE británico, que sube desde entonces un 246%. Por entonces, estaba próximo la formación el CAC 40 para el 31 de diciembre del 1987. Hubo que esperar hasta 1992 para que las Bolsas españolas y e italianas contaran con sus índices de referencia.
  • 4El dólar cotiza a un nivel similar El 19 de septiembre de 1987 un marco alemán se intercambiaba por 1,14 dólares. 30 años más tarde su heredero natural (el euro) se intercambia por unos cuatro centavos de dólar más. Por el medio, la otrora moneda alemana ha convergido con el resto de divisas de la zona euro (como la peseta española, la lira italiana o el franco galo) en una moneda única, no exentas de envites provocados por la crisis de deuda soberana de los países del sur. Los que peor resistieron a la crisis. Ahora, la divisa norteamericana gana un poco de oxígeno después de que el euro marcase máximos de dos años y medio este verano. Le ayuda la previsible nueva subida de los tipos de interés en EE UU.
  • 5Los tipos buscan la normalización Desde el lunes negro se han sucedido en la presidencia de la FED tres banqueros: el incombustible Alan Greenspan, Ben Bernanke y Janet Yellen. Y el organismo se prepara para un cuarto para el año que viene. Poco después el tipo de interés máximo se situó en el 9,8% y el mínimo un cuartil por debajo. A diferencia de en Europa, en Estados Unidos cuentan con dos indicadores para el precio del dinero. La política expansiva de principios de los noventa contrasta con el mínimo histórico del 0% en el que se instalaron los tipos durante siete años.En la actualidad Yellen se encuentra ante la hazaña de normalizar la política monetaria con la que salió al rescate de la economía tras la crisis de 2009. En el último año ha subido el precio del dinero tres veces y el mercado espera que lo haga una cuarta.
  • 6El Brent lucha por lograr el equilibrio entre oferta y demanda En 1987, el petróleo luchaba por recuperarse de la crisis de los años 70. Cotizaba entonces en los 15 dólares por barril y aún cayó por debajo a finales de los 90. Unas cifras que contrastan con los mínimos que marcó en 2008 (por encima de los 140 dólares). Ahora lucha por asentarse en un término medio, los 60 dólares, gracias a que los últimos recortes pactados por la OPEP han surtido su efecto y roza el equilibrio entre demanda y oferta.