Eysa: en pleno proceso expansivo y de diversificación

Axesor le otorga un rating BB y tendencia estable gracias al flujo fijo de ingresos

Eysa

Eysa (Estacionamientos y Servicios SA) es una empresa especializada en servicios de movilidad urbana cuya actividad principal es el estacionamiento regulado en superficie, que representó el 67,94% de la facturación en 2016.

La compañía cuenta con un posicionamiento sólido en el segmento del estacionamiento regulado, con una tendencia estable, ya que sus contratos suelen ser de larga duración, al ser mayoritariamente de carácter público. En este sentido, una de las características es la alta concentración con el Ayuntamiento de Madrid, que representó el 29% de la facturación en 2016.

Ante esta situación, la compañía ya ha emprendido algunas acciones con el objetivo de diversificar su negocio. De este modo, cabe destacar la gestión de una concesión en México, que fue adjudicada en 2014; nuevos proyectos de negocio internacionales, especialmente en Francia y en otros países latinoamericanos, como Perú, Brasil y Colombia; su activa participación en los nuevos concursos que se van convocando a nivel municipal (ya está presente en 120 ciudades) y el salto a nuevos negocios, como el acuerdo con el grupo francés PSA para crear Emov, un servicio de carsharing que opera en Madrid con una flota de coches eléctricos. Axesor otorga a la compañía un rating de BB con tendencia estable.

La compañía impulsa su diversificación con proyectos en Francia, México, Brasil y Colombia

En todo caso, la compañía mantiene una apuesta decidida por la actividad de estacionamiento regulado en superficie, frente a otras líneas de actividad que también lleva a cabo, como los parkings subterráneos, los servicios de retirada y depósito de vehículos y otros servicios de movilidad, como la gestión de tributos y sanciones de tráfico.

El mercado del estacionamiento regulado se encuentra, en nuestra opinión, en pleno desarrollo, impulsado por la situación de déficit que atraviesan muchos municipios de España, lo que les lleva a, por un lado, aumentar el espacio regulado para incrementar los ingresos y, por otro, a privatizar la gestión para ahorrar costes. Al cierre de 2016, Eysa gestionaba 174.766 plazas en superficie, que suponen el 26% de las plazas de aparcamiento on-street de gestión privada en España.

El volumen de plazas gestionadas (on-street y off-street) se situaba al cierre de 2016 en 181.796 plazas, un aumento del 12,9% respecto a 2015, poniendo de manifiesto una tendencia creciente. El nivel de endeudamiento es elevado, pero la capacidad de solvencia es adecuada. En 2016, el valor del ratio DFN/ebitda era de 4,2x, manteniéndose en un rango elevado, pero por debajo del nivel de 5,29x registrado en 2015. Los niveles actuales, aun siendo altos, no suponen un desequilibrio financiero para Eysa, gracias a su situación de solvencia, la adecuada cobertura de gastos financieros y al calendario de pagos asociado al bono emitido en 2014, que no contempla desembolsos del principal hasta su vencimiento, en 2021.

De hecho, nuestra previsión es que el ratio DFN/ebitda vaya bajando, gracias al incremento esperado en facturación y beneficios, y a la expectativa de una progresiva reducción del endeudamiento. Por otra parte, el flujo de explotación es positivo (pasó de 8,18 millones en 2015 a 9,6 millones en 2016) y se ve favorecido por los efectos beneficiosos sobre la gestión de los cobros derivados de la propia naturaleza del negocio.

Y es que aproximadamente el 46% de las concesiones de Eysa en la vía pública operan bajo un modelo de ingresos por autoliquidación: Eysa percibe los cobros directamente de los usuarios, ingresando después a los ayuntamientos la participación municipal de las tasas, prefijada en el momento de otorgarse la concesión, siendo así el ciclo del circulante favorable a la compañía. La recurrencia de ingresos y la estabilidad de la actividad están garantizadas a medio plazo, ya que las concesiones suelen tener una duración mínima de ocho años, mientras que las de aparcamientos subterráneos oscilan entre los 30 y los 50 años.

En definitiva, Eysa presenta capacidad suficiente para atender sus compromisos de pago a corto plazo con los activos líquidos disponibles.

Normas