Los notarios proponen crear un sello notarial que inyecte seguridad jurídica al comercio electrónico

También apuestan por crear la figura de un “albacea digital”

Isidoro Calvo, coordinador del Congreso; José Manuel García Collantes, presidente del Consejo de los Notarios de la UE; Rafael Catalá, ministro de Justicia; Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia; Francisco Javier Gómez Gálligo, director general de los Registros y del Notariado; José Ángel Martínez Sanchiz, presidente del Consejo General del Notariado.
Isidoro Calvo, coordinador del Congreso; José Manuel García Collantes, presidente del Consejo de los Notarios de la UE; Rafael Catalá, ministro de Justicia; Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia; Francisco Javier Gómez Gálligo, director general de los Registros y del Notariado; José Ángel Martínez Sanchiz, presidente del Consejo General del Notariado.
Santiago de Compostela

El comercio electrónico necesita más seguridad jurídica. Así lo aseguraron ayer los notarios europeos reunidos en Santiago de Compostela, que defendieron la necesidad de establecer un marco claro y seguro de derechos de los consumidores si se quiere potenciar las transacciones digitales. El presidente del Consejo de los Notariados de la UE, José Manuel García Collantes, defendió en el 4º Congreso de los Notarios de Europa que los notarios tienen los conocimientos jurídicos necesarios para jugar un papel clave en este proceso y aportar al mundo online la misma seguridad que en el mundo físico.

En este contexto, presentaron dos iniciativas. La primera, a propuesta de los notarios españoles, es la creación de un sello de calidad, un “sello de conformidad notarial” que certificaría que las empresas que ofrecen servicios por internet incluyen condiciones de contratación en sus webs conformes a la normativa comunitaria de protección del consumidor. “Este sello daría mucha tranquilidad al consumidor, pero también otorgaría a las empresas un plus de confianza”, aseguró José Carmelo Llopis, notario y uno de los coordinadores del congreso.

La segunda propuesta, que llega de la mano de los notarios de los Países Bajos, tiene que ver con la creación de una especie de DNI de identidad digital, un certificado electrónico que emitiría el notariado europeo y que garantizaría que el consumidor es quien dice ser. “Esto permitiría a las empresas saber a quién están ofreciendo un servicio por internet, evitando por ejemplo que vendan a un menor un producto o servicio solo apto para mayores de edad. Además, siempre se haría salvaguardando la privacidad de los datos de la persona”, subrayó Llopis.

Este aclaró que tanto el sello como el certificado electrónico serán voluntarios. Parten de un supuesto de autocontrol y autoseguridad, pero “estamos convencidos de que la utilización de ambos recursos elevaría la reputación online de las empresas y animaría a las personas a contratar más servicios digitales”. “En el momento que cuatro empresas grandes te obliguen a presentar un certificado de identidad de este tipo, el resto les seguirán”, remarcó Llopis.

El sello de conformidad notarial aparecería tanto en la web de la empresa como en la web del notariado correspondiente, de tal manera que cualquier persona pueda consultarla y comprobar si una empresa ha sido visada por un notario.

Durante el congreso, el papel de los notarios fue destacado por el ministro de Justicia, Rafael Catalá, que señaló que “no puede existir una Europa fuerte sin un notariado de calidad que facilite la contratación transfronteriza”. En la misma línea Tiina Astola, directora general de Justicia y Consumidores de la CE, también subrayó la importancia de los notarios en la construcción de un espacio jurídico, pero advirtió que la labor de los notarios se enfrenta a un cambio importante con la llegada masiva del comercio electrónico, “ya que han de asumir su papel para analizar y mejorar el contenido de este tipo de contratos”.

Durante el congreso también se ha hablado mucho de herencia digital y de blockchain, del papel que puede jugar esta tecnología en la labor del notario. No se descartó que pueda aplicarse a proyectos como el citado de identidad digital. “Ya hay empresas apostando por ello”, dijeron.

Respecto a la herencia digital, un aspecto sobre el que los notarios reciben cada vez más consultas, admitieron que es algo que urge regular, pero que no es fácil, debido a que muchos de los grandes prestadores de los servicios digitales son ajenos a la Unión Europea.

Los notarios quisieron dejar claro que existe un problema al respecto y que hay que determinar cuánto antes qué pasa con las cuentas digitales de una persona cuando fallece o qué pasa con sus criptomonedas. “Imagínense la herencia digital de un escritor que tiene sus obras en la nube, o de una persona que compró bitcoins cuando valían poco y ahora tiene un capital”.

Ante esta situación, el notariado maltés ha propuesto en el congreso una regulación supranacional (Europea, en este caso) para permitir que exista una persona designada por otra antes de fallecer que le legitime frente a todos los servicios de la red. “Se trata de crear una figura de albacea, de heredero digital o responsable al que se le atribuyan estas facultades sobre el patrimonio digital de alguien”, detallaron.

Dicho patrimonio incluiría todo aquello que esté en formato digital y que exista cuando la persona fallece. “Hablamos del dinero que puede haber en monederos electrónicos, de colecciones de música, de fotografías, de cuentas en Facebook o Instagram… Se trata de ver cómo se legitima a alguien ante Facebook para decirle que borre una cuenta o a Google para que puedas acceder al monedero electrónico de una persona fallecida, y que le hagan caso. Que le permitan borrar cuentas de correo electrónico o acceder a una cuenta”.

Se espera que todas estas propuestas salgan aprobadas en el congreso, que concluye este sábado, para presentárselas a las autoridades europeas.

Asimetrías informativas y costes derivados

Los notarios advirtieron durante el congreso que el mundo digital tiene cada vez más peso en la economía y la sociedad y que es muy cambiante. “Surgen continuamente nuevas circunstancias, como el comercio móvil, o contraprestaciones hasta ahora desconocidas, como el pago de servicios con los datos del consumidor, algo que antes no pasaba”. Ante este nuevo escenario, los notarios quieren convertirse en los garantes de la legalidad dentro del sistema digital. “Queremos poner nuestro grano de arena para que los consumidores tengan una mayor sensación de seguridad, porque según todos los estudios la desconfianza es la que está frenando un avance más rápido del comercio electrónico. La gente no se fía porque no sabe muchas veces quién está detrás de una web, qué pasa si no le llega el producto que ha pedido o qué ocurre si le llega mal”.

Según los notarios, en el ámbito digital hay hoy “asimetrías informativas” (el comprador, por ejemplo, no sabe a quién compra ni el vendedor a quien vende) que provocan inseguridad jurídica y costes económicos. “Nuestra participación, como terceros de confianza, reduciría este problema”.

La eurodiputada Pilar del Castillo aseguró en una entrevista con Efe y CincoDías que la confianza y la seguridad en el mundo digital no tienen por qué estar reñidos con los intereses de la industria europea del big data o con la expansión del comercio electrónico en la UE.

“La confianza y seguridad son dos aspectos fundamentales para que los ciudadanos de los países europeos se sientan más estimulados a utilizar los medios digitales en varios aspectos de su vida, entre otros, obviamente, en el comercio electrónico”, añadió Del Castillo, que es miembro de la Comisión de Industria, Investigación y Energía el Parlamento Europeo.

Normas