Alantra compra el banco de negocios británico Catalyst

Pagará 15 millones de libras en dinero además del 4,4% de la sociedad

La firma de inversión dará entrada en su capital a 15 socios con 1,6 millones de títulos

Equipo directivo de Alantra.
Equipo directivo de Alantra.

Con permiso del brexit, Alantra acelera su expansión en Reino Unido. En este caso lo hace a través de la compra de Catalyst. Una boutique financiera británica, con 19 años de experiencia en fusiones y adquisiciones (M&A) y deuda, con la que Alantra (hasta hace un año denominada N+1) espera dar un paso definitivo para liderar la banca de inversión en compañías de tamaño mediano o mid-market.

La operación, pendiente del visto bueno del regulador británico, supondrá el pago de más de 30 millones de euros. Estarán repartidos casi a partes iguales en efectivo y acciones. Alantra desembolsará 15 millones de libras (17 millones de euros) en dinero contante y sonante.

Por otro lado, la firma de inversión dará entrada en su capital a 15 socios de Catalyst con 1,6 millones de títulos, siempre y cuando lo apruebe su junta de accionistas. Dado que la acción cerró el viernes a 11,98 euros por unidad, se embolsarán por esta vía unos 19 millones de euros. Pero el 16,7% de esas acciones no se entregará de forma inmediata, sino que quedan pendientes para próximas entregas. Los futuros accionistas han acordado además un compromiso de permanencia (lock-up, en la jerga) de seis años y no tendrán derecho al pago de dividendo que abonará Alantra. La firma ha anunciado que dedicará todo el beneficio neto del primer semestre, 16,5 millones de euros, a retribuir a sus accionistas antes del cierre de esta operación.

Tras la firma del acuerdo, Alantra cuenta con un equipo de más de 120 trabajadores en las islas británicas. Catalyst aporta 22 profesionales y tres oficinas repartidas por el país: Londres, Birmingham y Nottingham. En los últimos cinco años ha cerrado más de cien transacciones (la mayoría del lado del vendedor) por un importe total de 5.600 millones. A todo ello se suma la plantilla con la que ya contaba Alantra en el país, a través de su participación mayoritaria en N+1 Singer, centrada en la asesoría a pymes.
No solo en la plantilla, la compra de Catalyst tendrá también un impacto en las cuentas de Alantra. En el primer semestre fiscal de Catalyst, finalizado en septiembre, obtuvo unos ingresos de 9,5 millones de euros. Alantra facturó en sus primeros seis meses del año 58,7 millones de euros.

“Reino Unido es el mercado de fusiones y adquisiciones más importante de Europa, en el que desde hace años buscábamos potenciar nuestra presencia tanto en esta área como en deuda”, comentó este fin de semana Santiago Eguidazu, presidente ejecutivo de Alantra, en la presentación del acuerdo. Con esta operación y las recientes aperturas en Austria y Bélgica, la entidad se establece en 21 países y una treintena de ciudades de Europa, América y Asia. En España han abierto en el último ejercicio oficinas en A Coruña y Sevilla, que se unen a las de Madrid, Barcelona, Bilbao y Zaragoza.

Sin embargo, no es ni en España ni en Europa ni en el Reino Unido donde el primer ejecutivo de Alantra pone el acento para continuar con su expansión. “Nuestra primera prioridad debe ser convertirnos en una compañía fuerte en banca de inversión en Estados Unidos. Asia vendrá después”, aseguró Eguidazu, y puso el acento en desarrollar en el gigante norteamericano “una plataforma similar a la europea” para desembarcar en el primer mercado en M&A, deuda y finanzas privadas.

Para ello, Alantra está dando los primeros pasos al otro lado del Atlántico. Espera inaugurar en los próximos meses su sede en Nueva York, que se sumará a las oficinas con las que ya cuenta en Boston. Es más, Eguidazu adelantó que la empresa trabaja con socios en el país y vaticinó “una nueva refundación” para crecer en Estados Unidos.

Pese a ello, el presidente de Alantra defendió que las futuras expansiones deben basarse en el equilibrio entre sus negocios de banca privada –donde reclamó más especialización– y la gestión de activos.

“Hoy estamos en tiempos excelentes, pero cuando lleguen tiempos difíciles estaremos muy felices de haber logrado esa combinación. Eso nos hizo fuertes en la crisis y nos permitió avanzar después”, explicó, y calificó su modelo de crecimiento como “ecológico”.
Otra de las áreas donde Eguidazu ve mayores posibilidades de crecimiento es en la gestión de carteras de créditos adjudicados, donde reclama su posición como líderes del sur de Europa. Por tanto, afirmó que la estrategia para el grupo está en crecer en este segmento hasta llegar a ser globales, para lo que no descarta el crecimiento vía compras. Por otro lado, apostó también por reforzar su equipo de mercado de capitales en Madrid a imagen de los que tiene en Londres.

Posición destacada en las últimas OPV en España

Durante el primer semestre de 2017, la división de Alantra en banca de inversión ha asesorado 76 operaciones: 50 fusiones y adquisiciones, 12 en mercado de capitales, 7 en carteras, 4 en asesoría estratégica y 3 en deuda.

España. En los últimos meses destaca el trabajo de Alantra en dos de las salidas a Bolsa más exitosas de 2017: Neinor y Unicaja. Antes, asesoró la venta de Pachá a Trilantic por 300 millones. Y en la actualidad cuenta con un papel destacado tanto en la venta de la cartera inmobiliaria de Liberbank como en su ampliación de capital.

 Extranjero. La principal operación de Alantra en los últimos 12 meses más allá de las fronteras españolas es la opa lanzada por Johnson & Johnson sobre la biotecnológica suiza Actelion. Pero también la venta de Q-Park a KKR por 3.000 millones o la compra de la ginebra Bulldog por el grupo italiano Campari.

Normas