La banca prevé vender 3.000 millones de deuda en tres meses

La firma de recobro KRUK espera adquirir carteras por 1.000 millones hasta diciembre

El objetivo de esta gestora de recobro es duplicar su plantilla y sus activos este año

Un cliente contratando un crédito
Un cliente contratando un crédito

La firma polaca de gestión de cobro de deuda KRUK ha decidido apostar fuerte por el mercado español ante las destacadas perspectivas de crecimiento en este negocio. De momento, acaba de anunciar su fusión con Espand (adquirida en diciembre) y la compra de una cartera de deuda de Caja España Duero, filial de Unicaja, por valor de 286 millones de euros.

Pero su objetivo es hacerse con alrededor de una tercera parte como mínimo de las carteras de deuda de créditos al consumo que pondrá a la venta la banca española en este último trimestre del año, según ha explica Ana Suárez, directora de ventas y servicios de KRUK España.

Las entidades financieras tienen previsto desprenderse entre octubre y diciembre de carteras por valor total de más de 3.000 millones de euros, según apunta Suárez. De momento, KRUK cuenta con una cartera de deuda de 819 millones de euros, aunque su objetivo es, como mínimo, duplicar esta cifra a finales de este año. “Aunque la competencia es muy agresiva en el mercado español en este negocio donde operan más de 800 firmas de recobro queremos adquirir una tercera parte del valor de las carteras que salgan a la venta hasta diciembre ”, explica Ana Suárez, quien matiza que “solo unas cinco compañías son verdaderamente significativas y compiten entre sí. El resto son muy pequeñas”.

Esta firma de origen polaco también ha duplicado en dos años su plantilla al pasar de los 100 empleados a los 200 actuales, y espera cerrar el ejercicio con 230.

KRUK, que llegó a España en 2015, se distingue por contar con una estrategia distinta a la del resto de las firmas de recobro. En su caso, negocia con los clientes endeudados las fechas y condiciones adecuadas para que realicen los pagos, teniendo en cuenta la situación económica actual de cada uno de ellos, gracias a un asesoramiento y contacto personal, explican desde esta compañía fundada en Polonia en 1998. Su apuesta por España se fundamenta en la necesidad de la banca en vender sus carteras de deuda, algo que llevan haciendo con intensidad desde hace cuatro años y a raíz de la crisis financiera. De momento, KRUK espera que durante los tres próximos años las ventas de deuda por parte de las entidades financieras se mantengan en niveles similares a la de 2016 y 2017.

“Los bancos buscan la externalización de esta operativa. No quieren retener a su personal en intentar recuperar parte de estos créditos al consumo fallidos. Prefieren destinar todos los efectivos posibles en realizar actividades comerciales como la venta de productos bancarios”, añade Suárez. KRUK lleva invertidos este año 125 millones de euros, la mayoría de ellos en España. Además cuenta con una línea de financiación extra de 250 millones, que también puede utilizar en compras en el país, “pero no tenemos problemas para ampliar los presupuestos para invertir si encontramos oportunidades”, señala la directiva. En el primer semestre del año este grupo ha obtenido unos beneficios netos de 51 millones de euros en el primer semestre. Para completar su estrategia ha reforzado su estructura directiva en España

Otras claves

La compañía acaba de incorporar a un nuevo director general en España, Bartosz Kolek, y ha fichado a Ana Suárez, responsable de ventas de Gescobro, otra de las principales firmas en el sector en gestión de recobros.

”El enfoque emocional de la persona endeudada respecto a su acreedor es un factor muy importante para saldar la deuda”, explica Bartosz Kolek.

Normas
Entra en El País para participar