El auditor expresa "incertidumbre" sobre la viabilidad de Duro Felguera

La empresa cierra la primera mitad de año con 1,9 millones de euros en rojo

La banca ofrece una prórroga hasta el 15 de enero para negociar la deuda

Empresa en dificultades
Sede de Duro Felguera en Madrid.

La auditora de las cuentas de Duro Felguera, EY, vuelve a expresar dudas sobre el futuro de la compañía. Al cierre del primer semestre la ingeniería con raíces asturianas presenta unas pérdidas de 3 millones, que bajan a 1,9 millones de euros después de intereses minoritarios. Esta última cifra empeora desde los 1,8 millones de hace un año. Las ventas han caído un 4,5%, hasta los 319 millones, y el ebitda se desploma un 51%, hasta 7,8 millones.

En pleno proceso de negociación de deuda y abierta a la entrada de inversores, Duro Felguera ha sido capaz de disparar su contratación un 90% respecto a la primera mitad de 2016, sumando contratos por 413 millones, para una cartera total de 2.264 millones.

Sin embargo, EY señala en un párrafo de énfasis "la existencia de una incertidumbre material que puede generar dudas significativas sobre la capacidad del grupo para continuar como empresa en funcionamiento, de forma que pueda realizar sus activos y liquidar sus pasivos". Una afirmación que recuerda a pasadas auditorías en Isolux o Abengoa.

Duro Felguera ha sido capaz de disparar su contratación un 90% respecto a la primera mitad de 2016, sumando contratos por 413 millones

El informe de auditoría resalta el incremento del riesgo de liquidez y del propio endeudamiento del grupo. Duro Felguera firmó un acuerdo de espera (standstill) con sus bancos acreedores (Bankia, BBVA, Caixabank, Sabadell y Santander) el pasado 3 de julio, cuando tenía 20,7 millones de deuda vencida y no atendida. La conclusión de esta tregua estaba marcada mañana 30 de septiembre, pero la ingeniería que preside Ángel del Valle ha obtenido un nuevo aplazamiento firmado por Santander, La Caixa y Sabadell.

El pacto alcanza hasta el 15 de enero de 2018, periodo durante el que se seguirán negociando créditos por 295 millones. Pero la banca ha supeditado este balón de oxígeno a que Bankia y BBVA se adhieran antes del 6 de octubre, y que Banco Cooperativo Español y Liberbank hagan lo propio antes del día 26.

Retraso en el arranque de proyectos

Duro Felguera ha explicado a través de un comunicado que la caída en sus ingresos se debe al retraso en el inicio de distintos contratos en cartera. En cuanto a la rebaja en el ebitda, los argumentos son que se ha producido un ajuste de márgenes en la división de Servicios; se acusa una menor actividad en el área de Mining & Handling; afectan los tipos de cambio y los propios costes de reestructuración.

La empresa dispone de una tesorería bruta de 122 millones y una deuda neta de 229 millones. En el informe presentando ante la CNMV la compañía resalta que ha amortizado deuda financiera entre enero y junio por 25,8 millones.

Se espera que el 'standstill' otorgado por Bankia, BBVA, Caixabank, Sabadell y Santander se amplíe hasta el 15 de enero. Las tres últimas ya han aceptado con condiciones

Rothschild está trabajando en la búsqueda de un "inversor estratégico" que reflote la compañía. Dos de las firmas que han estudiado a fondo el balance y los activos, Acciona y Elecnor, han descartado la adquisición.

La entrada de un socio de la relevancia de Acciona sería un espaldarazo para el grupo que lidera Ángel del Valle. La familia política de este último, Álvarez Arrojo, juega el papel de primer accionista de Duro Felguera con el 24% del capital. Los otros partícipes de referencia son Inversiones Río Magdalena, instrumental de la familia leonesa Arias, con un 10%, y la familia vizcaina Ybarra Careaga, que cuenta con un 5% utilizando su sociedad Onchena. Otro 10% figura como autocartera y el capital flotante tiene un peso del 50%.

Normas