Barajas y Eulen negociarán una vez se resuelva el conflicto en El Prat

El comité de empresa está "a la espera" de ver cómo se resuelven los procesos abiertos para trasmitir las reivindicaciones de la plantilla

Facturación en el Aeropuerto de Barajas, área controlada por Eulen.
Facturación en el Aeropuerto de Barajas, área controlada por Eulen.

Trabajadores de seguridad del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas han mantenido ya un primer encuentro con la dirección de Eulen, con la que ha acordado negociar los puntos organizativos que reivindica la plantilla, y postergar sus exigencias económicas a después de que se resuelva el conflicto con los trabajadores que la empresa mantiene en el aeropuerto de El Prat, en Barcelona, con el dictamen del laudo obligatorio.

La primera reunión tuvo lugar este jueves, y del acta de la misma se desprende que el comité de empresa de Eulen en Madrid ha aplazado sus peticiones económicas "hasta que terminen las negociaciones con la patronal sobre la creación de la figura profesional de vigilante aeroportuario" y "hasta que se conozca la resolución definitiva del conflicto de los vigilantes de seguridad de El Prat".

En Barcelona, el conflicto de Eulen afecta al personal que atiende los arcos de seguridad en las terminales, un contrato que en Barajas recae en otra compañía, Prosegur. En Madrid, Eulen es la responsable de la vigilancia en el resto de las terminales y de las mesas de facturación, según han explicado fuentes sindicales. Ya la semana pasada, el comité emitió un comunicado solidarizándose con trabajadores de El Prat.

En un comunicado, el comité de empresa ha explicado que han aplazado estas reivindicaciones "a la espera de ver cómo se resuelven los procesos abiertos, todo ello con el objetivo de evitar que todo lo tratado en cuanto a lo económico no sirva de nada en un futuro". Asimismo, ha recordado que se va a abrir un diálogo entre Gobierno, patronal y sindicatos; y en El Prat se espera un laudo arbitral.

La creación de una categoría especial para vigilante aeroportuario es una de las demandas históricas del colectivo y ya fue uno de los motivos que llevó al sindicato ATES de la plantilla de Prosegur --empleados en los arcos de seguridad--, a convocar paros parciales en Barajas el mes pasado. El conflicto se ha postergado a expensas de que en noviembre haya una respuesta por parte de la compañía.

El comité de empresa y la dirección de Eulen han aprobado constituirse en una comisión negociadora y ya han convocado una próxima reunión para el 6 de septiembre. Entre los puntos organizativos que ya sí se van a tratar se detallan el fomento de la formación en la plantilla, la difusión de informes y órdenes de puestos, más descansos y relevos, o actualizar
evaluación de riesgos.

Normas