ING acelera la busca de socios en cajeros ante los cambios del acuerdo con Popular

El holandés quiere ampliar su pacto con Bankia

Los pequeños bancos esperan que la firma que preside Botín les dé otras alternativas

banco popular
Un hombre sacando dinero de un cajero de Popular

Santander ultima el nuevo escenario que estará vigente el próximo año sobre las comisiones que aplicará Popular a los clientes de ING y de otros bancos pequeños cuando saquen dinero de los cajeros automáticos de la ahora filial del gigante que preside Ana Botín. Ante este nuevo escenario que pasa por el cobro de comisiones, ING también pretende cerrar antes de finales de año otros pactos.

Una de las principales alternativas que persigue el banco de origen holandés es ampliar su acuerdo con Bankia. Los clientes de ING no pagan comisiones al banco que preside José Ignacio Goirigolzarri siempre que saquen más de 90 euros de sus cajeros. El objetivo es bajar este mínimo para que sus usuarios no tengan que abonar por este servicio.

Varias fuentes financieras aseguran que Santander ha comunicado al banco naranja que romperá el actual pacto firmado en septiembre de 2015 entre Popular e ING, al que meses después se unieron otras pequeñas entidades para que sus clientes pudieran retirar efectivo de sus cajeros sin coste alguno ante la falta de terminales de este grupo de instituciones. Aunque no se descarta que se llegue a otro pacto alternativo.

La compra de Popular por parte de Santander el pasado 7 de junio revolucionó no solo el mapa financiero del país, sino el de otros sectores dependientes de la banca, como es el caso de las tarjetas de pago y el de los cajeros. Supuso la reapertura de la guerra de las comisiones de los cajeros cerrada inicialmente tras la aprobación por parte del Gobierno a finales de 2015 de un decreto que regula sus tarifas.

El acuerdo firmado entre Popular e ING, Bankinter, Banca March, Deutsche Bank, Evo Banco, y el grupo Caja Rural, Cajamar y Laboral Kutxa tiene aún unos meses de vigencia, hasta finales del presente ejercicio, apuntan fuentes financieras, quienes añaden que no será hasta entonces cuando Santander aplique las nuevas tarifas que regirán en los cajeros de Popular, y que ascienden a 2.400 terminales.

Pese a ello, todas las pequeñas entidades han comenzado a buscar soluciones a la espera de posibles alternativas que les pueda ofrecer Santander.

El consejero delegado de Santander, José Antonio Álvarez, declaró en la rueda de prensa de los resultados correspondientes al primer semestre del año que el banco estaba en negociaciones con la sociedad Euro Automatic Cash (EAC), participada en un 50% por Popular y un 50% por Crédit Mutuel, que es al final la dueña de los terminales de la entidad que ahora preside Rodrigo Echenique. El objetivo es cerrar la compra del 50% que posee la firma francesa y así Santander poder disponer de esta red de cajeros libremente, aseguran otras fuentes.

Álvarez también señaló en la rueda de prensa que el proyecto de Santander con Popular es “ir a la marca única”. Estas declaraciones han sido interpretadas por el sector como una clara afirmación de que al adoptar la red de Popular la marca Santander, sus cajeros aplicarán las mismas comisiones.

Ahora el gigante bancario español cobra 1,85 euros a los no clientes por sacar efectivo de sus terminales. Además, no mantiene acuerdos con otras entidades. La misma estrategia siguen BBVA y CaixaBank, esta última la impulsora del cobro de las comisiones en los cajeros. Los tres grandes, con 23.585 máquinas (sin Popular), cobran entre 1,85 a 2 euros a los no clientes por extraer efectivo de sus terminales.

Fuentes oficiales de ING aseguran que en la actualidad no hay cambios sobre la oferta que tenemos en cajeros”. Recuerdan que el banco cuenta con acuerdos para que sus clientes puedan extraer efectivo en más de 44.000 cajeros (Popular, Targobank y Banca March gratis para cualquier importe y as partir de 90 euros en Bankia y Bankinter). A los que se suman los 3.500 puntos de extracción disponibles a través de Twyp Cash (sus clientes pueden sacar dinero de los supermercado Dia, y gasolineras de Shell y Galp). El consejero delegado de ING en España, César González-Bueno, explicó en junio que romper el acuerdo de Popular “supondría restringir la competencia”. La CNMC analiza el efecto de la venta de Popular en el uso de cajeros.

La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, explicó en julio que están buscando “alternativas que igualen o mejoren” el acuerdo con Popular. “Somos conscientes del problema que aparece con la desaparición de Popular y tenemos determinación de conseguir el mismo número de cajeros”, subrayó .

Por otra parte, accionistas minoritarios e institucionales de Banco Popular, representados por el despacho Cremades y Asociados, están explorando la posibilidad de pedir responsabilidad patrimonial al Estado por la resolución de la entidad y su posterior venta a Santander. El bufete podría reclamar una indemnización del Estado para sus representados.

Repatriación de dividendos de Estados Unidos

Santander Holdings USA, la filial en Estados Unidos de Banco Santander, podrá repartir dividendos sin autorización previa de la Reserva Federal (Fed) de EE UU, después de que el consejo del organismo que preside Janet Yellen haya dado por concluido un acuerdo que obligaba a la entidad a contar con el beneplácito de este supervisor para efectuar repartos de capital.

La decisión se produce después de que Santander Holdings USA aprobase los test de estrés de la Reserva Federal en junio. En estas pruebas de resistencia, su filial norteamericana obtuvo un ratio CET1 en el escenario más estresado del 12,4%, frente al 4,5% exigido para superar el examen. Ante ello, la Fed no puso objeciones al plan de repartos de capital previstos para 2017 que presentó Santander, por lo que el consejo de administración de la filial de EE UU aprobó un dividendo de 5 millones de dólares (4,23 millones de euros) para Santander y una amortización del saldo restante del 7,908% de la compañía en valores fiduciarios preferentes, entre otros repartos de capital.

 “Hemos fortalecido mucho nuestro negocio en Estados Unidos en los últimos años y, aunque sabemos que queda trabajo por hacer, el anuncio de la Reserva Federal es una clara demostración del progreso que hemos logrado”, ha comentado la presidenta de Santander, Ana Botín.

Normas