Telefónica España encabeza el móvil de contrato en Europa con Fusión

Supera a sus rivales en Reino Unido, Alemania, Italia o Francia

Las filiales en España de Orange y Vodafone, en los primeros puestos

Una usuaria hace una foto con su teléfono móvil.
Una usuaria hace una foto con su teléfono móvil.

Las grandes telecos españolas se han situado en los últimos tiempos a la cabeza del segmento del móvil de contrato. Por empresas, Telefónica España encabezaría el ranking entre los antiguos monopolios y las principales operadoras de los grandes países.

Así, al cierre del primer del primer semestre, la teleco contaba con 15,28 millones de clientes de contrato (ganó 381.000 líneas en el primer semestre), cifra que supone casi un 88,5% del total de la cartera de accesos móviles. De hecho, Telefónica apenas cuenta con dos millones de clientes de prepago en España, 329.000 menos que a final de 2016.

La operadora estaría superando levemente a Telenor en Noruega, donde la penetración del contrato móvil es del 88,4% del total de accesos celulares, y solo quedaría por detrás de Telia, en un país pequeño como Finlandia, donde la cuota del postpago es del 90%.

La evolución de las operadoras españolas en este ámbito es consecuencia de la generalización de las ofertas convergentes fijo-móvil, que han llevado a los usuarios a concentrar en un único contrato todos los servicios de telecos familiares, incluidas las líneas adicionales, que anteriormente se vinculaban más con los teléfonos de tarjeta. La teleco destacó que la penetración de la oferta convergente Movistar Fusión alcanza el 77% del contrato móvil. A mediados de 2012, antes de la llegada al mercado de Movistar Fusión, el contrato móvil suponía el 74% del total de accesos celulares.

La posición de Telefónica España contrasta con el de Telefónica Deutschland, donde el prepago sigue siendo mayoritario, y el contrato solo supone el 46,25% del total de los accesos móviles. En Reino Unido, Telefónica O2 cuenta con una cuota de penetración del postpago del 62,5%, también lejos del mercado español.

Las grandes operadoras con presencia en España también ocupan una posición destacada en el ranking. Al cierre de junio, Vodafone España encabezaba de forma clara el contrato móvil dentro del grupo británico, con un ratio de penetración del 80,3%, muy por delante del resto de países. Así, la cuota del postpago de Vodafone en Reino Unido es del 69,3%, República Checa del 68,8%, Australia del 64,6%, Hungría del 61,5% y Alemania del 54,8%. Vodafone Italia, por ejemplo, apenas tiene un 19,6% de clientes móviles de contrato.

En Orange, la división española cuenta con un ratio de penetración del contrato móvil del 80,8%, muy por encima del 69% de la media del resto de divisiones europeas (entre las que figuran Bélgica o Polonia), al margen del mercado galo. En este caso, Orange Francia tendría un ratio del 84,7%, lo que sitúa a la compañía entre los primeros puestos del ranking del Viejo Continente.

En Alemania, Deutsche Telekom, la mayor operadora europea, cuenta con un ratio de clientes de contrato móvil del 59,7%. La compañía, incluso, vio como el contrato perdía posiciones frente al prepago durante el primer semestre del año.

En el resto de países europeos donde tiene presencia Deutsche Telekom (Grecia, Polonia, Hungría, Austria, República Checa, Croacia, Eslovaquia y Rumanía), el contrato supone algo más del 52% del total de las líneas móviles.

En Reino Unido, Everything Everywhere (EE), filial de BT, contaba a final del primer semestre con 17,001 millones de líneas de postpago, que suponen el 72,23% del total de accesos móviles.

En Holanda, KPN tenía 3,67 millones de clientes de móvil de contrato a final de junio, cifra que supone casi el 70% de los accesos celulares. En una línea similar, Swisscom cuenta con un ratio de penetración del contrato móvil de un 69,3% de su base total de accesos. A su vez, Telia tiene un ratio de penetración del contrato móvil del 77% en Suecia.

Un segmento en máximos históricos

La implantación del móvil de contrato no ha dejado de crecer en los últimos años gracias a las ofertas convergentes. Según las estadísticas de la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia (CNMC), al cierre de junio, el postpago sumaba más de 39,50 millones de líneas, que suponían casi el 77% del total, máximo histórico de toda la serie histórica elaborada por las autoridades reguladoras.

En este sentido, a principios de 2012, antes de la implantación de las citadas ofertas convergentes, el contrato móvil rondaba el 60% del total del mercado español. Por el contrario, el prepago no ha dejado de caer y ya solo hay 11,89 millones de líneas. En 2007, antes del agravamiento de la crisis, en España había cerca de 21 millones de móviles de tarjeta.

Normas