Fomento elige a Marcos Peña como árbitro para resolver el conflicto de El Prat

El presidente del CES ya actuó como mediador en el caso de los estibadores

El laudo marcará un acuerdo salarial vinculante para ambas partes y pondrá fin a la huelga

Marcos Peña.
Marcos Peña.


El ministerio de Fomento propuso el viernes al presidente del Consejo Económico y Social, Marcos Peña como candidato para el arbitraje obligatorio del conflicto en el que se encuentran la empresa Eulen y sus trabajadores de los controles de seguridad de pasajeros en el aeropuerto de El Prat.

El Gobierno designó al mediador después de que el pasado jueves, trabajadores y comité de huelga de Eulen no llegasen a ningún acuerdo con la directiva de la empresa para proponer un candidato que hiciese de mediador.

El arbitraje obligatorio quedó establecido el pasado 16 de agosto tras el fracaso de las negociaciones entre la empresa de seguridad Eulen y sus trabajadores de El Prat y la mediación de la Generalitat. El Ejecutivo acordó en la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros establecer el laudo para poner “solución a la convocatoria de huelga de 24 horas indefinida” que dio comienzo el pasado lunes.

Peña, es licenciado en Derecho, inspector de trabajo y catedrático de Derecho del Trabajo. Antes de asumir la presidencia en el CES, desempeñó funciones durante su carrera que le competen en temas sindicales y en negociaciones colectivas.

El candidato elegido para el arbitraje ya actuó, en el mes de febrero, como mediador en la negociación entre patronal y sindicatos en el conflicto de la estiba sobre la reforma del sector. Además, el acuerdo de mediación que propuso, fue recogido en el desarrollo reglamentario del real decreto ley de reforma del sector y se aprobó en mayo por el Congreso de los Diputados.

Durante su trayectoria como secretario general de empleo también intervino en las negociaciones que el Ministerio de Empleo mantuvo con los sindicatos para el Pacto Social, en el que se alcanzaron acuerdos en materia de convenios y en la derogación de las ordenanzas laborales.
El actual presidente del CES asimismo tuvo que hacer frente a la huelga general del 27 de enero de 1994 y al paro del 11 de mayo del mismo año, cuando el Gobierno de Felipe González aprobó las empresas privadas de colocación. Además, fue mediador de conflictos en empresas como Izar, donde consiguió acordar el convenio colectivo de 2003 y 2004, tras seis meses de ruptura de negociaciones entre las partes.

En este contexto, el árbitro elegido dictará, de forma independiente, una decisión que habrá de resolver las cuestiones que se hayan suscitado en el planteamiento y desarrollo de la huelga. Para ello, contará con diez días desde su nombramiento como árbitro.

Tanto la empresa de seguridad Eulen como el comité de huelga, tienen hasta este sábado para reclamar el candidato. Sin embargo, todo queda reducido a una posible reclamación de los trabajadores y el comité, ya que según fuentes de la directiva de la compañía, se acepta la propuesta de nombramiento por parte del Gobierno y no se realizará ninguna alegación.

Con el laudo, se abre una nueva fase en la que se marcará un acuerdo salarial que será vinculante para ambas partes y, a partir de ese momento, la huelga indefinida quedará oficialmente anulada y todos los trabajadores de Eulen volverán a sus puestos de trabajo, algo que ya está ocurriendo tras la suspensión temporal de los paros en el aeropuerto después del atentado del jueves en La Rambla de Barcelona.

El arbitraje obligatorio que realice Marcos Peña, también pondrá fin a la presencia de la Guardia Civil en los controles de acceso de pasajeros, ya que el refuerzo llevado a cabo en esta zona suponía una medida transitoria para evitar el colapso en las colas en los arcos de seguridad.

En este caso, el procedimiento del laudo no se interrumpirá a pesar de la suspensión de la huelga indefinida que se lleva a cabo desde el pasado lunes en el aeropuerto de Barcelona-El Prat por el atentado ocurrido en la ciudad condal y en el que, a parte de los servicios mínimos establecidos, los trabajadores de Eulen decidieron acudir a sus puestos de trabajo.

Suspendida la huelga en Santiago

El sindicato de UGT Suspendió el viernes la huelga parcial de seguridad convocada por los vigilantes de la empresa Prosegur del aeropuerto de Santiago de Compostela a partir del 20 de agosto tras el atentado de Barcelona, a pesar de que en la reunión del pasado jueves con la directiva de Prosegur no se llegó a ningún acuerdo.

UGT. El sindicato señaló que ante la situación derivada del atentado terrorista en Barcelona “todos los equipos de seguridad deben estar funcionando al completo” dado el “estado de alerta en el que se encuentra el país”. Ante esta nueva situación, los paros se suspenden hasta el póximo viernes.

Sin garantía. En la reunión del pasado jueves, la empresa de seguridad ofertó constituir una comisión negociadora que se dedique a tratar los temas objeto de convocatoria de la huelga como son la ampliación a un máximo de cuatro horas los refuerzos o la negociación de tres dias de vacaciones de libre disposición a partir de 2018. Sin embargo, UGT criticó que Prosegur no garantiza el abono de aparcamiento que soporta el personal, y que resulta “irrenunciable” para los trabajadores.

Normas