Entrevista
Fathallah Sijilmassi, secretario general de la Unión Por el Mediterráneo.
Fathallah Sijilmassi, secretario general de la Unión Por el Mediterráneo.

Fathallah Sijilmassi: “Tenemos 900 millones para pymes energéticas en África”

El secretario general de la UPM ve oportunidades para las empresas españolas en la región

Energía y desarrollo urbano son dos de los sectores más importantes

El diplomático marroquí Fathallah Sijilmassi cumple cinco años como secretario general de la Unión por el Mediterráneo (UPM), una organización que une a medio centenar de países europeos y del sur del Mediterráneo, con el fin de reforzar las relaciones en la región y mejorar el desarrollo en el norte de África. Sijilmassi pretende acelerar el funcionamiento de la organización y llama a las empresas a participar en ello.

¿Cuáles son los objetivos de la UPM?

Lo mas importante es desarrollar la cooperación regional en el Mediterráneo. Los retos y los desafíos son todos regionales, incluyendo a muchos países. Temas como inmigración irregular, terrorismo, radicalización, etc. Tenemos una metodología de trabajo basada en tres pilares de acción. Por un lado, la dimensión política. Hay que consolidar la voluntad de los 43 gobiernos dentro de la UPM. En este pilar hay conferencias ministeriales en sectores estratégicos como energía, desarrollo urbano, medio ambiente... Basado en esto está el segundo pilar, que son las plataformas abiertas a la colaboración regional, como sociedad civil, universidades o think tanks, para que las acciones políticas se conviertan en acciones tangibles. El tercer pilar son los proyectos regionales. Ahora que hemos visto que la metodología está bien estructurada, hemos decidido pasar a una nueva fase de amplificación y aceleración. Estamos en una nueva fase, de consolidación de lo logrado y para acelerar y dar más eco a la organización.

Se ha referido en otras ocasiones al Mediterráneo como oportunidad, ¿también para las empresas?

Para la UPM es importante tener una ambición equilibrada sobre lo que debemos hacer. Hay una agenda negativa que es la inmigración, el extremismo, pero hay también una agenda positiva. Se conoce mucho la primera, pero no se habla mucho la agenda positiva que es más necesaria que nunca. Hay oportunidades para jóvenes, mujeres, empresas, el desarrollo sostenible. Esta apuesta da solución a la agenda negativa. En esto hay muchas oportunidades para las empresas españolas. Se hacen ya muchas cosas, pero se puede hacer más porque hay oportunidades no solo en los países del Mediterráneo sino también en la capacidad de desarrollar actividades en el África Subsahariana, también a través del Mediterráneo.

¿Cuál debe ser el papel de las compañías europeas?

Hay muchas cosas por hacer. Juegan un papel muy importante en el comercio o en las inversiones para promover sectores estratégicos, como la energía. Es el caso de las interconexiones o los intercambios. Las empresas españolas pueden jugar un papel muy importante en las energías renovables en África. No se puede hablar de estrategia global sin el papel activo y fundamental de las empresas en sectores como el transporte, medio ambiente, energía, desarrollo urbano… Por eso, las empresas son para nosotros interlocutores importantes. Queremos trabajar mas estrechamente con ellas e impulsar iniciativas para que tengamos una dinámica en la que todos ganemos.

En el anuario de la UPM se muestra que el sector privado tiene todavía poco peso en los proyectos de la organización, ¿han pecado las empresas europeas de vivir de espaldas al sur del Mediterráneo?

Bueno, yo creo ya se hace mucho pero que siempre se puede hacer más. Las actividades de la UPM no se puede limitar solo a los proyectos, es solo un lado de todo lo que hacemos. Lo que es importante también es que nuestra actividad genera oportunidades donde las empresas pueden participar, creando colaboraciones, joint ventures entre empresas de un lado y otro del Mediterráneo. Nosotros en este sentido tenemos un papel de impulso, sin intervenir directamente en las decisiones empresariales. Lo que hacemos es abrir puertas y ayudamos a resolver obstáculos cuando los haya. Lo mas importante es siempre el resultado, ya encontraremos la manera de alcanzarlo.

¿Cuáles son los sectores con más oportunidades?

Con la organización participamos en muchos proyectos que abren posibilidades de participar a las empresas. En desarrollo urbano, por ejemplo tenemos un proyecto importante en un barrio de Egipto en el que viven dos millones de personas. El plan incluye proyectos de parques, edificios, escuelas, hospitales... Es obvio que hay oportunidades. Nuestra actividad abre dinámicas y tenemos que trasladárselo a las empresas. Otros trabajos en los que participamos son los de la descontaminación de un lago en Túnez con un presupuesto de 91 millones. Hay oportunidades en el proyecto mismo pero también en el desarrollo que va a tener la región tras esta mejora.

¿No les muestran las empresas inquietud por la situación del país?

Claro, pero si nos expresan estas inquietudes podremos buscar soluciones. Tienen que ser conscientes que las oportunidades en la región se abren para todo el mundo. Por ello se ve en África cada vez más presencia de China, India, Brasil, Turquía o Corea. Es ya una realidad. Lo más importante es cómo países que tienen una proximidad geográfica pueden hacer para reforzar su posición. No basta con expresar inquietudes, hay que ser más proactivo e ir donde hay oportunidades. Negocio es beneficio pero también es riesgo. Hay problemas de inseguridad jurídica, claro, pero al mismo tiempo no se puede ver todo el Mediterráneo como un conjunto. Se debe entrar en detalle por país y por sectores identificar oportunidades. No se puede esperar hasta la eternidad hasta que se resuelvan los problemas.

Estos beneficios repercutirán entonces también en la agenda negativa de la que hablaba

Claro, pero también en la competitividad de las empresas mismas. Una empresa no invierte en un país para una utilidad pública, eso le corresponde a los Gobiernos. La empresa invierte para ganar competitividad y es importante mirar a las cosas con este ángulo. Es bueno para la empresa y hay impacto positivo, por eso creo que hay grandes oportunidades en África.

¿Qué hace la UPM para atraer a las empresas?

Colaboramos en la organización de foros. Por ejemplo haremos uno en El Cairo especializado en energía y en España hay muchas empresas que tienen mucho interés como Enagás, Repsol, etc. Multiplicaremos este tipo de actos. Además vamos a aumentar los contactos directos con las empresas sobre el terreno. Y, por último, trabajamos también en conectar a las empresas con las instituciones financieras internacionales. Por ejemplo, trabajamos en un programa con el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo con un proyecto de casi 900 millones para pymes en energías renovables y, más específicamente, en eficiencia energética en países como Marruecos, Túnez, Egipto y Mauritania.

Normas
Entra en EL PAÍS