Las empresas de drones no cotizadas captan más de 1.300 millones desde 2012

El 65% de todos los fondos ha ido a parar a firmas de EE UU, como 3D Robotics

Sobresalen también las chinas DJI Innovations y Yuneec, y la canadiense Aeryon Labs

Optimus, un dron fabricado por Airobotics, una empresa israelí
Optimus, un dron fabricado por Airobotics, una empresa israelí

El fenómeno de los drones sigue tomando impulso al calor de los avances tecnológicos y a los múltiples usos que se les está dando a estos aviones no tripulados. Se espera que el mercado de los drones comerciales (excluyendo los de uso militar) genere un negocio de 23.000 millones de dólares anuales en 2022, muy lejos de los 6.000 millones que mueve actualmente, según publica , según publica Business Insider.

En este contexto, muchos fabricantes de drones están recibiendo fuertes inyecciones de capital. Aunque la mayoría de los principales actores de esta industria son empresas cotizadas (AeroVironment, Ambarella, Boeing, GoPro, Lockheed Martin o Northrop Grumman, entre otras), un informe de CBInsights revela que, desde 2012, las compañías de drones no cotizadas han recaudado más de 1.600 millones de dólares (1.360 millones de euros) en más de 300 operaciones. Una cifra que sitúa a los aviones no tripulados como la segunda subcategoría del llamado internet industrial de las cosas que más financiación están atrayendo, casi el 20% del total. Entre estas compañías, destacan 3D Robotics, Airware y RedZone Robotics, con base en EEUU. Las tres ocupan posiciones líderes en su país, pero han encontrado trabas para internacionalizarse, debido al complejo entorno regulatorio internacional en torno a los drones.

El mismo informe revela que las empresas estadounidenses son las que más fondos han recibido, en torno al 65% del total, mientras China ocupa la segunda plaza, con un 5%. Le siguen Australia, Canadá y Reino Unido, con un 4%, y Francia, con un 3%.

CBInsights destaca el caso de 3D Robotics, que ha cerrado dos rondas de financiación (de 50 y 53 millones en 2015 y 2017, respectivamente), en las que participaron los fondos Smart Money Foundry Group y True Ventures, entre otros.

Las dos mayores rondas de inversión fuera de los EEUU fueron para los fabricantes chinos DJI Innovations y Yuneec. El primero cerró una ronda serie B de 75 millones de Accel Partners, que valoró la compañía en entre 8.000 y 10.000 millones. Antes, había logrado captar otros 30 millones, de Sequoia Capital. En cuanto a Yuneec, líder mundial en aviación eléctrica, ha conseguido 60 millones de Intel Capital.

Otra firma china también reseñable es Zero Zero Robotics, pues es la que más capital semilla ha captado, casi 25 millones. En total, las empresas chinas de drones no cotizadas han levantado casi 262 millones desde 2015.

El informe citado, que resalta a 25 startups fuera de EEUU que han captado más de un millón de fondos desde 2015 (ninguna española), destaca a cuatro empresas israelíes (Airobotics, Dronomy, Flytres y vHive) que han captado casi 37 millones (solo la primera se llevó más de 28 millones).

 

Daimle y Snap apuestan por el negocio

El grupo automovilístico Daimler, junto con la firma tecnológica Lukasz Gadowski y otros inversores, van a invertir 25 millones de euros en la compañía alemana Volocopte, para crear un dron-taxi. La joven empresa quiere construir taxis aéreos eléctricos de despegue vertical que pueden volar sin la ayuda de los humanos para el transporte de personas y mercancías.

Snap, propietaria de Snapchat, también quiere apostar por los drones para tomar selfis. La red social, que sufre una fuerte caída en Bolsa, quiere afianzar su futuro y ve en los pequeños aviones no tripulados una oportunidad de negocio, igual que ocurrió con sus Spectacles, las gafas de sol que graban vídeo. Según The Information, negocia la compra de la firma china Zero Zero Robotics.

Normas