franquicia piscinas

La franquicia de piscinas que no para de crecer

Un modelo de negocio sencillo, pero que no para de crecer en otros países

Cuando una persona decide emprender un negocio hoy día parece que lo único que funciona son los proyectos relacionados con las nuevas tecnologías o internet. Sin embargo, existen modelos de negocio de otras áreas que tienen mucho éxito y lo mantienen con los años.

Una franquicia de piscinas con once años de éxito

Es el caso de Goldfish. En el año 2000 Jenny McCuiston, una de las fundadoras, se dio cuenta de la demanda que había de una buena instrucción de natación para niños. Comenzó a instruir ella misma durante el verano, y veía cómo las peticiones aumentaban más cada año.

A finales de 2004, junto a su marido Chris, comenzaron a investigar la industria de aprender a nadar. Se formaron y desarrollaron su plan de negocio. A principios de 2005 crearon Goldfish, un modelo de enseñanza de natación para niños, diseñado para que los niños forjen su personalidad y descubran su amor por este deporte. Según aseguran los fundadores, lo que quieren impulsar va más allá de lo típico, es pasión.

Poco a poco Goldfish empezó a crecer, a tener más ubicaciones, a dar más clases, a ofrecer nuevos servicios hasta el punto que, según informan desde entrepreneurs.com, once años después de su creación, Goldfish cuenta hoy con más de 40 franquicias, atienden a 70.000 estudiantes y tienen el objetivo de estar en 200 ubicaciones en 2024. Ha recibido varios premios, tanto como franquicia, como modelo de negocio.

Por tanto, hay veces que le secreto del éxito de un negocio radica en descubrir la demanda que existe en determinados sectores, y no en centrarse únicamente en las últimas tecnologías.

Normas
Entra en EL PAÍS