Santander logra 58.000 millones de demanda en su ampliación y el apoyo de BlackRock

La operación se ha saldado con una demanda de 8,2 veces

El 99,25% de las nuevas acciones quedaron cubiertas en el periodo de suscripción preferente

Evolución en Bolsa de Santander en la era de Ana Botín Ampliar foto

Santander ha cerrado con absoluto éxito la ampliación de capital con la que asumirá la compra de Popular. Ha logrado una demanda de 8,2 veces el importe colocado. En total, la cuantía solicitada en acciones ha ascendido a 58.000 millones de euros, cuando la ampliación ha sido de 7.072 millones de euros, gracias a la venta de 1.458 millones de acciones nuevas que comenzarán a cotizar el próximo lunes 31 de julio.

“La respuesta del mercado, tanto nacional como internacional, ha sido espectacular. La operación supone un testimonio sobre la confianza en Santander y en su equipo gestor”, señala Javier Martínez-Piqueras, head of Equity Capital Markets para EMEA en UBS Investment Bank, coordinador global de la operación junto a Citi. Ambas entidades aseguraban cada una el 20%. El propio Santander también era coordinador, aunque obviamente no garante.

La ampliación se ha hecho a 4,85 euros por acción, y para acceder a ese precio con descuento se necesitaban 10 derechos. El precio suponía una rebaja del 17,75% respecto a la cotización a cierre del 3 de julio. A los accionistas les fue entregado un derecho por cada título el pasado 10 de julio.

Fuentes conocedoras de la operación indican que además de inversores de Reino Unido, Europa y Estados Unidos, han entrado institucionales de Asia y Oriente Medio. BlackRock, el mayor accionista de Santander con el 6,081% del capital, elevó su participación en pleno desarrollo de la ampliación desde el 5,07% anterior y ha acudido a la operación, destacan fuentes conocedoras de la transacción. También están todos los grandes inversores que cualquier entidad querría tener en su accionariado, explican desde un banco de inversión.

SANTANDER 3,88 0,15%

Santander da un paso más en el proceso de absorción de Banco Popular, anunciado el 7 de junio. Entonces, el banco que presidía Emilio Saracho fue resuelto por las autoridades europeas y adquirido por la entidad cántabra por un euro. El 3 de julio, esta anunció los detalles de la operación con la que esperaba captar al menos 7.000 millones de euros.

Durante el plazo preferente se suscribió el 99,25% de las nuevas acciones. En este tiempo, se solicitaron 10.634 millones de títulos adicionales por parte de los ya accionistas y se han asignado 10,8 millones en la segunda vuelta, un 0,741% del aumento del capital. Por cada uno de estos títulos se pagarán exclusivamente 4,85 euros, pues los afortunados a los que se los han adjudicado no han necesitado los 10 derechos para acceder a ese precio. No se ejecutará un periodo de asignación discrecional en el que los colocadores hubieran tenido la capacidad de vender los títulos a cualquier inversor.

Las acciones de Santander cerraron el miércoles a 5,87 euros, lo que supone un alza del 1,78% respecto al cierre del 6 de junio, el día antes de anunciarse la resolución y compra de Popular. La capitalización del banco que preside Ana Botín subirá a unos 93.000 millones de euros, a un paso de los 104.780 millones que vale Inditex.

El descuento ha sido el más reducido en una ampliación con derechos en España desde 2004, la de mayor tamaño desde 2008 –también realizada por Santander– y la de más de 1.000 millones que menos rebaja ha supuesto en el sector bancario europeo desde 2012 (como las realizadas por Unicredit, Credit Suisse y Deutsche Bank), relatan fuentes financieras. La última macroampliación con derechos en España fue la ejecutada por Telefónica en abril de 2015 por 3.000 millones, y entonces la demanda superó a duras penas los 11.000 millones de euros. Santander amplió capital por última vez en enero de 2015. Esa vez, fue sin derechos de suscripción preferente y se destinó solo a inversores institucionales.

La ratio de capital de máxima calidad de Santander a cierre de junio era del 10,7%, un porcentaje que no variará de forma significativa tras la absorción de Popular si se tiene en cuenta el actual refuerzo de fondos propios.

“La adquisición de Popular es una oportunidad única para impulsar nuestra estrategia en España y Portugal. Estamos muy satisfechos con el éxito de esta ampliación de capital y con el respaldo que hemos recibido por parte del mercado. Este resultado es un reconocimiento al sentido estratégico y financiero de la operación, además de ser un voto de confianza en Banco Santander, España y Europa”, comentado Jose García Cantera, director financiero del Santander.

Normas