Galán descarta la participación de Iberdrola en una fusión con energéticas europeas Ampliar foto

Galán descarta la participación de Iberdrola en una fusión con energéticas europeas

El Ebitda de la eléctrica se sitúa en 3.751,8 millones, con una caída del 3,6%

Fuerte disminución de la producción hidroeléctrica (-52%), y caída de otras renovables (-3%)

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, aseguró ayer que no está entre los objetivos del grupo participar en un posible proceso de consolidación en el sector energético europeo, abierto ante los rumores de fusiones entre Gas Natural y la portuguesa EDP o de empresas alemanas.

En una conferencia con analistas para presentar las cuentas semestrales de la compañía, que se han saldado con un beneficio neto de 1.518 millones de euros, un 36% más que en igual periodo de 2017, aseguró que Iberdrola “analizará” las oportunidades que puedan surgir en todas las áreas”, pero, sobre una posible fusión, “ahora mismo no hay nada sobre la mesa”.

Entre los proyectos instalados,en construcción o comprometidos el 90% de las inversiones previstas en su plan estratégico 2016-2020, lo que equivale a alrededor de 22.000 millones los 25.000 millones previstos. Las inversiones entre enero y junio crecieron un 35%, hasta 2.512,5 millones. Iberdrola tiene actualmente en construcción más de 6.300 MW renovables y de generación contratada, y prevé la entrada en funcionamiento de 1.350 MW de capacidad adicionales antes de fin de año.

El ebitda del grupo energético, que sumó unas ventas de 15.169 millones, se ha ido recuperando a lo largo del año, hasta 3.7528 millones en el conjunto del semestre, un 3,6% menos, frente al descenso del 8,2% de los tres primeros meses. Más del 80% de ese beneficio procede de negocios regulados o con contratos de venta de energía a largo plazo.
La actividad en redes “ha tenido un comportamiento especialmente positivo en EE UU”, según Iberdrola, mientras se ha visto afectado negativamente el negocio liberalizado en Reino Unido y el descenso de la generación hidroeléctrica y eólico en España.

En lo que respecta a españa, 2017 está siendo un “año difícil” por las condiciones climáticas, que han hecho descender la producción eólica e hidráulica. Pese a ello, según Galán, Iberdrola es una compañía “muy resiliente” gracias a su diversificación geográfica. “Vamos a compensar un negocio con otro este año tan difícil y esperamos que la previsión de crecimiento de beneficio [un 5%] se puedan cumplir”.

La filial del grupo en Estados Unidos, Avangrid, que cotiza en la Bolsa de Nueva York y en la que Iberdrola controla el 81,5%, registró un beneficio neto de 359 millones de dólares hasta junio, un 14% más. Según indica la compañía en una nota de prensa, “gracias a la positiva evolución de su cotización a lo largo del año, la rentabilidad para el accionista de esta filial es superior al 21%, duplicando ladel índice de referencia S&P 500 Utilities. Los buenos resultados de Avangrid permitirán un dividendo en tercer trimestre un dividendode 0,432 dólares por título, que se abonarán el 2 de octubre.

Respecto a la fusión recientemente anunciada de sus participadas brasileñas Elektro y Neoenergia, Galán subrayó que se sigue avanzando, tras la aprobación obtenida por la autoridad de la Competencia del país (CADE), y que se prevé contar con las dos autorizaciones administrativas pendientes en agosto. En las cuentas del tercer trimestre, el grupo consolidaría ya su negocio en Brasil.

Además, Iberdrola ya está dando los pasos para la futura salida a Bolsa de la compañía integrada, que dará lugar a la mayor empresa eléctrica de Brasil, en la que el grupo español tendrá un 52,45%.

Galán no quiso desvelar si participará en la próxima subasta de renovables, que se celebra el miércoles que viene. En la celbrada en mayo, Iberdrola acudió pero no logró adjudicarse ni un megavatio. “Ya tenemos una gran cartera en España y analizamos todas las oportunidades”, indicó.

En cuanto a la entrada en el mercado italiano de venta de electricidad de pequeños consumidores, que acaba de ser liberalizado, Iberdrola prevé conseguir entre uno y dos millones de clientes a finales de esta década, hasta alcanzar una cuota de entre el 5% y 7%.
El margen bruto se situó en 6.851 millones en el primer semestre, un 1,1% superior al del mismo plazo de 2016 y el flujo de caja operativo ascendió a 3.275,2 millones, un 1,7% más. Los tributos aumentado un 13%, hasta 1.156,8 millones.

Por negocios, el de redes logró un ebitda de 1.978,3 millones, lo que supone un incremento del 4,4, gracias al negocio internacional, que, por contra cae en españa un 1,6%, hasta 771,1 millones. El área de generación y clientes vio reducir su ebitda casi un 20%, hasta 984 millones.

El del negocio renovable ascendió a 819,6 millones, s, un 2% menos, en un periodo marcado por la baja eolicidad en España, que ha sido compensada en gran medida por el buen comportamiento de Reino Unido y Estados Unidos.

Iberdrola ha ejecutado una nueva edición del programa de dividendo flexible y ha asumido el compromiso de compra por valor de 0,147 euros brutos por derechos, un 18,5% más que el precio comprometido en julio de 2016. Una cantidad que, sumada a los 0,03 euros brutos por acción abonados en efectivo, resulta un importe equivalente a 0,177 euros brutos por acción pagados este mes de julio. Junto a los 0,135 euros brutos abonados el pasado mes de enero y la prima de asistencia a la junta, la remuneración total asciende a 0,137 euros por acción, un 11% más que el año anterior.

Normas
Entra en EL PAÍS